Entre la polarización y la post pandemia
Jul-16-20, por Rosendo Fraga
 
 

El "Banderazo" del 9 de julio marcó una escalada en relación con el que tuvo lugar el 20 de junio. Fue la movilización más importante desde octubre de 2019, cuando finalizó la campaña electoral. Tuvo mayor alcance y se extendió en aproximadamente 70 localidades del país, con epicentro en Ciudad de Buenos Aires, Rosario y Córdoba. Participaron sectores medios cansados de la Cuarentena; el campo que se siente amenazado por la sombra del conflicto de 2008; pequeños empresarios y comerciantes asfixiados por el cese de la actividad económica; se sumaron reclamos contra la corrupción K y el ala "dura" de la oposición política. (El Presidente de la UCR Alfredo Cornejo, coincidió con este sector). Incentivó y trato de aprovechar pero no lideró ni convocó. Solo en el norte de Santa Fe, tuvo lugar una marcha a favor de la intervención a la empresa Vicentin, que desafió a la que tuvo lugar en defensa de ella. 

El mismo día, el Presidente montó en Olivos un acto para retomar el discurso de "unidad nacional". Gobernadores, CGT, UIA, SRA, ADEBA, CAC, etc. Pero la frase voy "a terminar con los odiadores seriales", terminó generando el efecto contrario: profundizar la polarización. El término es utilizado en las usinas de los sectores más "duros" del Kirchnerismo. Lo que es peor, a fines de 2017, Maduro en Venezuela sancionó la  "ley contra el odio" y la "intolerancia en todas sus formas de expresión". Conciente o no, el Presidente tomó un término de la política más "dura" del Chavismo. Tras ello, buscando recuperar el "centro" político, el Presidente convocó a una teleconferencia a las fuerzas políticas opositoras. 

El PRO tomó su decisión buscando evitar las divisiones internas. Alberto Fernández buscó así retomar la postura dialoguista, mientras que el Ministro de Defensa Sergio Rossi, sostuvo que "Alberto es el jefe del espacio". Las declaraciones del Ministro de Defensa Agustín Rossi, afirmando "Alberto es el jefe del espacio", pueden indicar la intención de reactivar el "Albertismo".  

Hoy lunes 13, se reúnen el Gobernador de Buenos Aires, Axel Kicillof y el Jefe de Gobierno porteño Horacio Rodríguez Larreta, para definir cómo continúa la Cuarentena. En el mundo, la OMS informa que el pico de contagios y muertes no ha llegado en los totales mundiales, pese a lo cual las restricciones van siendo finalizadas, por la presión social y económica. Lo mismo está sucediendo en Argentina. 

El Ministro de Salud, Gines González García ha dicho el 11 de julio, que el "pico" de la Pandemia en Ciudad de Buenos Aires, llegará "entre una y dos semanas" y que en el conurbano "entre tres y cuatro". Pese a ello es probable que el 17 de julio, Larreta avance ya hacia una mayor flexibilización, mientras que Kicillof enfrenta reclamos y presiones encontradas en el Conurbano. Algunos intendentes reclaman "abrir" y otros piden lo contrario. Posiblemente, se ve obligado a cierta flexibilización, pero menor que en el distrito porteño. Al mismo tiempo, comienza a percibir que el costo económico de la Cuarentena se está haciendo insostenible, no sólo en lo económico sino también en lo social. 

La división de la oposición política por un lado la debilita pero por otro le da más protagonismo. El ex presidente Mauricio Macri, reapareció en los últimos días con un doble propósito: reasumir el liderazgo partidario que se ve amenazado por los sectores "dialoguistas" y "politizar" la ofensiva judicial que se cierne sobre él, en la cual la causa del "espionaje ilegal" es relevante en términos políticos. La decisión de constituir una junta de 9 integrantes para controlar el rol de Patricia Bullrich como Presidente del partido, puso en evidencia que Macri logró imponerse a Larreta y María Eugenia Vidal, por estrecho margen: ellos tendrá 4 de los integrantes y el ex Presidente 5. Esta conducción se reúne hoy por primera vez, en un encuentro que se anticipa como "tenso". 

A su vez el Kirchnerismo aprovecha la circunstancia para "polarizar" con Macri, buscando transformarlo en la expresión más relevante de la oposición, mientras se propone dialogar y eventualmente  cooptar al ala "dialoguista" de la oposición representada por Larreta y Vidal. El entorno del Presidente coincidió con esta estrategia K, a través del jefe de gabinete Santiago Cafiero y el vocero presidencial, Juan José Biondi, quienes se refirieron a los "odiadores", acusando a Macri de "inútil". 

La causa del "espionaje ilegal" avanza con el cambio de juez, quien esta semana ha citado a declaración indagatoria al ex jefe de la AFI del gobierno anterior, Gustavo Arribas y a su ex número dos, Silvia Majdalani. Varios de los agentes procesados, les adjudican las órdenes por las operaciones de espionaje sobre figuras de la oposición, el oficialismo y la familia de Macri. Mientras esto sucede, el oficialismo ha logrado controlar los efectos políticos de homicidio de  Fabián Gutiérrez ex Secretario de la Vicepresidenta. 

El gobierno está anunciando la elaboración y próximo anuncio de un programa Post Pandemia, para poner en marcha en el último cuatrimestre del año. Se definen ejes económicos, como construcción,  obra pública, consumo, industria, etc. Hasta ahora son conceptos sin un plan concreto, pero el gobierno sigue pensando en un plan "keynessiano", sin prioridad en el equilibrio fiscal. En cuanto a la situación social, una funcionaria relevante del área económica como es Cecilia Todesca, ha reconocido que pobreza y desempleo aumentarán inevitablemente en el segundo semestre. Otros sectores del oficialismo, ponen el énfasis en el control de los daños sociales que implica el Ingreso Familiar Extraordinario (IFE) cuya tercera cuota se empieza a pagar el 17 de julio, el mismo día que se inicia la nueva etapa de la Cuarentena. Calculan que este subsidio, ha evitado el aumento en 6 puntos de la pobreza y 3 en la indigencia. 

El programa de la Post Pandemia, también incluiría un capítulo político, con una iniciativa conflictiva: el aumento de la cantidad de miembros de la Corte, la que podría llevarse de 5 a 9. Es una iniciativa del ala "dura" del Kirchnerismo, impulsada por Eugenio Zaffaroni. De concretarse, va a generar un fuerte rechazo en medios judiciales y en la oposición política, empresaria, mediática, etc. El gobierno tendría la mayoría simple en el Congreso para aprobar el aumento, pero enfrenta dificultades para alcanzar los dos tercios del Senado necesarios para designar los nuevos magistrados. 

En cuanto a la deuda, es claro que el fondo Black Rock -al que la Casa Rosada apuesta a "flexibilizar" mediante gestiones de la Administración Trump que no parecen fácil de concretar- tiene como referencia no obtener menos que en el reciente acuerdo cerrado con Ecuador. Prevé que la crisis económica que genera la Pandemia provocará dificultades de pago para gran parte del mundo emergente y los acuerdos que se cierren ahora serán el piso a partir del cual buscarán negociar los deudores.