Navegador



Balance 
Militar de
América
del Sur 2017
:

Presentación
Prólogo
Comentario
Adelanto
Adquisición

Buscador

Investigaciones sobre Defensa

        RESEÑAS

Los 70: la década que siempre vuelve

La distancia temporal que puede marcar la diferencia entre historia y periodismo de investigación no es objetiva. En este libro el autor ha sabido  combinar ambas capacidades.

677875___n.jpg

  

Reseñas anteriores:

Parar la pelota. 

Perón íntimo

Julio Argentino Roca. Un lugar incómodo en el pensamiento nacional 

 

Suscripción a newsletter

Si desea recibir nuestro newsletter, por favor ingrese sus datos.
 
Inicio

Deterioro social en América Latina PDF Imprimir E-Mail
Abr-27-21, por Rosendo Fraga
 
 

El segundo año de Covid-19 profundizará el papel de América Latina como la región del mundo más afectada en términos de desigualdad, pobreza, inseguridad y crecimiento económico. La desigualdad se confirma como fenómeno global por los efectos económicos y sociales del Coronavirus. Por un lado, el hecho de que los multimillonarios cuyas fortunas superan los 1.000 millones de dólares se han incrementado tanto en cantidad como en riqueza. 

Estimaciones en base a las cotizaciones de Wall Street han demostrado que las grandes fortunas han incrementado su valor en un 57% en el primer año de la pandemia. Lo han hecho por el excepcional incremento del valor bursátil de las grandes empresas tecnológicas, pero también por la recuperación de los valores en Wall Street de los demás sectores. Esta situación se ha dado también en Latinoamérica con sus características particulares. 

Por otro lado, la educación ha visto aumentar la desigualdad en forma sin precedentes. La digitalización del sistema educativo para permitir el desarrollo de clases virtuales, ha profundizado la brecha entre los alumnos de las clases medias y altas y los de las bajas. Los primeros tienen acceso pleno a las plataformas tecnológicas y una asistencia superior de sus padres para el aprendizaje no presencial. En cambio, los sectores de la región que se encuentran en la indigencia y pobreza extrema, llegan a tener un celular compartido por toda la familia, que en estos casos son de varios hijos, y no pueden tener la asistencia de los padres por su bajo nivel educativo. El golpe que ha significado la recesión económica para las actividades informales ha influido directamente en la caída de los sectores más vulnerables de las sociedades de la región. 

El Fondo Monetario Internacional informó que 19 millones de personas cayeron en la pobreza durante el último año en América Latina. En promedio se incrementó 5% respecto a los niveles anteriores a la crisis del Covid-19. Lo informó Alejandro Werner, director del Departamento del Hemisferio Occidental de dicho organismo internacional. Si bien en el segundo semestre de 2020 la economía se recuperó, lo hizo por debajo del promedio mundial. La caída del 7% del PBI que sufrió América Latina en 2020 fue la más alta del mundo y se encuentra muy por encima de la del promedio global, que fue del 3%. El pronóstico para 2021 no genera demasiada esperanza: se estima una recuperación regional de entre 4 y 6%, con lo cual se estará por debajo de los niveles de actividad económica pre-pandemia. En cuanto al empleo, hubo una recuperación en el segundo semestre respecto a la gran caída inicial registrada en el segundo trimestre. Pero se recuperaron 2 de cada 3 empleos perdidos, es decir que un tercio todavía no lo ha hecho. Según Werner, el desempleo impactó mayormente en trabajadores con menores ingresos, nivel educativo más bajo y sin recursos suficientes para enfrentar un periodo largo sin trabajo. Pero la informalidad es el problema que causó mayor daño social. América Latina tiene la mitad de sus puestos de trabajo informales en promedio. En estos casos, el cese de la relación laboral es inmediato frente a la contracción económica. Esto es lo que produjo el aumento del desempleo, la pobreza y la desigualdad. Con mayores niveles de formalidad, esto sin duda se atenuaría. 

América Latina ya fue entre 2015 y 2020 la región del mundo cuya economía cayó más. Brasil y México han crecido muy poco. Venezuela ha tenido una caída y un nivel de incremento de su inflación sin precedentes y un aumento de pobreza y emigración similar. Argentina, por su parte, se ha encontrado entre el estancamiento y la recesión. Estas cuatro economías son las tres cuartas partes de la región y explican los malos resultados de América Latina, agravados por la pandemia. Los bajos precios de los commodities registrados en la segunda mitad de la década pasada explican en parte los malos resultados de América Latina. 

África, Medio Oriente y el sur y este de Asia se vieron afectados por la misma causa, pero sin que la caída económica haya sido tan marcada. La recuperación del precio de los commodities, especialmente los agroalimentarios, juega a favor de la región, pero no está claro en qué medida lo podrá aprovechar. Minería y energía también muestran una perspectiva positiva, aunque de menor rango. África es la región del mundo con más pobreza, pero va descontando la distancia respecto a América Latina, porque la segunda década de este siglo ha crecido más económicamente. Además, las dos economías de la región consideradas exitosas, hoy tienen una perspectiva más difícil: Perú se encamina a la segunda vuelta de una elección en la cual ganaría un candidato de izquierda enfrentado con los mercados (Pedro Castillo), mientras que Chile va a una elección incierta tras un año y medio de protestas violentas en las calles. 

La inseguridad es un problema regional importante y es uno de los factores que contribuye al incremento de la migración, que es un conflicto creciente. Su tasa de homicidios -exceptuando los países que están en guerra- es la más alta del mundo. Sucede otro tanto con las organizaciones del crimen organizado, en las cuales el tráfico de drogas tiene un rol decisivo. Incluso organizaciones como las "maras" salvadoreñas operan en los Estados Unidos. Los primeros meses de Biden en el poder han hecho evidente que no le resultará fácil lidiar con este problema. Los migrantes del "triángulo norte" de América Central (Guatemala, El Salvador y Honduras) incrementan su tránsito a través de México y Estados Unidos y se acumulan en la frontera. 

Venezuela en el último lustro ha visto cómo entre 4 y 5 millones de su población -podría llegar a ser 1 de cada 6 sobre la población total- ha emigrado en primer lugar a Colombia, en segundo a Brasil y el resto a América Latina como destinos principales. Este problema contribuye al recrudecimiento de la violencia en la frontera colombiano-venezolana. Los efectos negativos que deja la pandemia en materia de economía, desigualdad y pobreza contribuyen al incremento de las condiciones que favorecen el aumento del crimen organizado y todas sus implicancias.

 
Documentos del CENM
¡nuevo!

Una visión de largo plazo:
Análisis del documento “Tendencias globales 2035” del Consejo de Inteligencia de los EEUU

ACTUALIDAD

      ELECCIONES 2019

SITIOS WEB RELACIONADOS !! (NUEVO) 

WEB ACADEMIA NACIONAL DE CIENCIAS MORALES Y POLÍTICAS

     WEB SITIO "ROCA HOY"      

  

SECCIONES

ARGENTINA

BOLIVIA
BRASIL

CHILE

COLOMBIA
COYUNTURA
CUBA
DEFENSA
EL SALVADOR
EVOLUCION SOCIOPOLITICA
HONDURAS
IBEROAMERICA
INTERNACIONAL
LAS AMERICAS
LATINOAMERICA

MEXICO

MUNDO
NICARAGUA
OPINION PUBLICA
PARAGUAY

PERU

URUGUAY

VENEZUELA

Opinion Publica Indicadores de opinion publica de Argentina Indicadores de opinion publica de Argentina Indicadores de opinion publica de America Latina

Archivo historico banner_cp.jpg


Indicadores