Navegador



Balance 
Militar de
América
del Sur 2017
:

Presentación
Prólogo
Comentario
Adelanto
Adquisición

Buscador

Investigaciones sobre Defensa

        RESEÑAS

Los 70: la década que siempre vuelve

La distancia temporal que puede marcar la diferencia entre historia y periodismo de investigación no es objetiva. En este libro el autor ha sabido  combinar ambas capacidades.

677875___n.jpg

  

Reseñas anteriores:

Parar la pelota. 

Perón íntimo

Julio Argentino Roca. Un lugar incómodo en el pensamiento nacional 

 

Suscripción a newsletter

Si desea recibir nuestro newsletter, por favor ingrese sus datos.
 
Inicio

Crisis de los populismos en la región PDF Imprimir E-Mail
Abr-13-21, por Rosendo Fraga
 
 

Las tres elecciones que tuvieron lugar en América del Sur el domingo 11 de abril -la segunda vuelta de la presidencial en Ecuador, la primera para elegir presidente en Perú y la segunda vuelta de las regionales en Bolivia- permiten extraer varias conclusiones. 

La primera es la interpretación de si el populismo regional ha avanzado o no. Desde el triunfo de la fórmula Fernández-Fernández en Argentina en octubre de 2019, varios resultados electorales plantean la interpretación de que se está revirtiendo el giro hacia el centro derecha regional que tuvo lugar entre 2015 y 2019 a partir del triunfo de Mauricio Macri en Argentina. La victoria del candidato de centroderecha Guillermo Lasso en Ecuador por varios puntos sobre el candidato apoyado por el ex presidente Rafael Correa, Andrés Araúz, parece decir que el giro al populismo ha tenido una interrupción. 

La elección peruana, con el primer lugar obtenido por el sindicalista docente Pedro Castillo -que obtuvo menos de la quinta parte de los votos- deja un candidato de centroizquierda para la segunda vuelta que competirá contra Keiko Fujimori, expresión de la derecha populista. Es un panorama incierto, dado el alto fraccionamiento del sistema de partidos peruano. Pero en estos términos, se plantea como una elección entre izquierda y derecha. 

La segunda vuelta de la elección regional boliviana -se realizó en cuatro de las nueve gobernaciones donde no había habido ganador en primera vuelta- muestra que a diferencia de la elección presidencial, en la cual el triunfo del partido de Evo Morales se dio en 6 de las 9 gobernaciones, ahora la oposición ganó las 4 en disputa, con lo cual queda gobernando en 6 de los 9 departamentos, incluyendo Santa Cruz de la Sierra, que seguirá gobernado por Luis Fernando Camacho, quien lideró la insurrección contra Evo Morales. 

En segundo lugar, se confirmó la transformación que han tenido los sistemas de partidos en los últimos años. Que el ganador de la primera vuelta peruana lo haya hecho con el 16% de los votos, muestra un fraccionamiento excepcional para una elección presidencial. Ya en la última elección legislativa, el partido con más votos había obtenido el 10%. Perú, con cuatro presidentes en el último periodo presidencial, ha tenido dificultades de gobernabilidad y tendrá que desarrollar la capacidad de generar coaliciones políticas estables. 

En cambio la política ecuatoriana, si bien no responde a la estructura partidaria vigente a principios del siglo XXI, adquiere una racionalidad política en función de la discutible opción de populismo-antipopulismo. Pero cabe señalar que Lenín Moreno, el presidente que termina y que apoyó al ganador Guillermo Lasso, fue vicepresidente del ex presidente Rafael Correa, que sostuvo al que salió segundo, Andrés Araúz. Algo similar ocurre en Bolivia. El sistema de partidos es muy diferente al de hace dos décadas, pero su interpretación encaja en la opción del apoyo o rechazo al populismo. 

En tercer lugar, estos tres países son los que tienen mayor porcentaje de población indígena de los diez iberoamericanos en América del Sur. En Perú, la alta dispersión electoral en los resultados de la primera vuelta muestra que el factor indígena no ha tenido peso electoral: no ha habido un voto masivo de esta población detrás de un candidato. En el caso de Ecuador sí lo hubo, ya que el segundo lugar de la primera vuelta se disputó entre Guillermo Lasso (que ganó finalmente la segunda) y el líder ecologista-indigenista Yaku Pérez, con 19,74% y 19,39% respectivamente. Pero los votantes de la fuerza que quedó en tercer lugar optaron mayoritariamente por el candidato de centroderecha. En Bolivia, el voto indígena se mantiene fiel al liderazgo de Evo Morales, pero su partido ha tenido escisiones que han generado líderes indigenistas opositores. 

Por último, cabe analizar el factor de la previsibilidad electoral. El primer lugar de Castillo en Perú fue sorpresivo, pero hubo una dispersión electoral inédita que refleja su 16% entre 18 candidatos. El triunfo de Lasso en Ecuador fue sorpresivo respecto a lo que se esperaba dos semanas antes de la elección, pero no tanto por lo que pudiera percibirse una semana antes de la misma. En Bolivia no hubo sorpresas, manteniéndose las tendencias políticas territoriales que han dominado la política en los últimos años. 

 
Documentos del CENM
¡nuevo!

Una visión de largo plazo:
Análisis del documento “Tendencias globales 2035” del Consejo de Inteligencia de los EEUU

ACTUALIDAD

      ELECCIONES 2019

SITIOS WEB RELACIONADOS !! (NUEVO) 

WEB ACADEMIA NACIONAL DE CIENCIAS MORALES Y POLÍTICAS

     WEB SITIO "ROCA HOY"      

  

SECCIONES

ARGENTINA

BOLIVIA
BRASIL

CHILE

COLOMBIA
COYUNTURA
CUBA
DEFENSA
EL SALVADOR
EVOLUCION SOCIOPOLITICA
HONDURAS
IBEROAMERICA
INTERNACIONAL
LAS AMERICAS
LATINOAMERICA

MEXICO

MUNDO
NICARAGUA
OPINION PUBLICA
PARAGUAY

PERU

URUGUAY

VENEZUELA

Opinion Publica Indicadores de opinion publica de Argentina Indicadores de opinion publica de Argentina Indicadores de opinion publica de America Latina

Archivo historico banner_cp.jpg


Indicadores