Navegador



Balance 
Militar de
América
del Sur 2017
:

Presentación
Prólogo
Comentario
Adelanto
Adquisición

Buscador

Investigaciones sobre Defensa

        RESEÑAS

Los valores del Martín Fierro 

La tragedia de los rugbiers de Villa Gesell que bien puede calificarse como "homicidio en banda", es cuestionada por nuestro poema nacional.

Martin_fierro_1894_1.jpg

 

Reseñas anteriores:

Parar la pelota. 

Perón íntimo

Julio Argentino Roca. Un lugar incómodo en el pensamiento nacional 

 

Suscripción a newsletter

Si desea recibir nuestro newsletter, por favor ingrese sus datos.
 
Inicio

Brasil: Cambios y tendencias hacia el ballottage PDF Imprimir E-Mail
Oct-12-10 - por Rodrigo Mallea

Hubo tres cambios en el escenario electoral brasileño a lo largo del 2010. El primero ocurrió a principios año, donde el opositor José Serra (PSDB) pasó de ser el absoluto favorito en las encuestas a estancarse en el segundo lugar, ultrapasado por la candidata de Lula, Dilma Rousseff (PT); el segundo ocurrió tras la elección presidencial del 3 de octubre, donde a pesar de la sensación generalizada de que Rousseff triunfaría en la primera vuelta no logró el 50% más uno de los votos válidos necesarios para ello, y el tercero, que ocurre actualmente, es la sensación de una segunda vuelta ajustada o abierta entre Serra y Rousseff. 

Para explicar el primer cambio, donde Serra pasó de ser el gran favorito a estancarse en el segundo lugar, debe tenerse en cuenta que la caída en su intención de voto, acompañado por la ascensión de Rousseff, se dio por la conjugación de dos variables: la popularidad de Lula -en torno al 80%- y la identificación de Rousseff como la candidata del actual presidente. Ya en junio alrededor de la mitad de la población (48%) sostenía que votaría en el candidato señalado por Lula, y la identificación de Rousseff como tal estaba en un 73% (cuando en marzo era de 58%).  

Así,  el "voto Lula" parecía una realidad inexorable frente a la que los máximos opositores -Serra y Marina Silva (PV)- nada podían hacer. A ello se sumó la errática campaña de Serra, con una elección improvisada de su candidato para secundarlo en la vicepresidencia (Indio da Costa-DEM), y el fracaso de dar con la fórmula de ser crítico del gobierno sin oponerse abiertamente a Lula, lo que le valió fuertes críticas de sus propios aliados. 

Para explicar el segundo cambio -por qué Rousseff no logró imponerse ante éste escenario- debemos remontarnos al mes de septiembre y los sucesivos escándalos que afectaron al PT: la quiebra del sigilo fiscal de la hija de Serra; el tráfico de influencia de la ministra de la Casa Civil Erenice Guerra; el choque de Lula con los medios de comunicación, y la cuestión del aborto, que se colocó al final de la campaña y no tuvo un impacto tan significativo como se cree.  

La reciente encuesta de Datafolha -el instituto que tuvo el más acertado pronóstico en base a los resultados de la primera vuelta- recientemente dio a conocer unos números interesantes respecto a ésta última cuestión. Sostiene que antes de la elección el caso de la quiebra del sigilo bancario tuvo un conocimiento del 56% del electorado, mientras que el caso de Erenice Guerra tuvo un conocimiento del 48%. El cambio de voto por indicación de autoridades religiosas -que se pronunciaron abiertamente en contra del PT- fue de apenas el 3%. Aquí viene lo más interesante del estudio de Datafolha: el 6% de los entrevistados dijo haber modificado su voto tras haber tomado conocimiento de los escándalos, una cifra nada desestimable si tenemos en cuenta que Rousseff obtuvo el 46,91% de los votos válidos, y quedó a sólo 3,1 puntos de imponerse en primera vuelta.  

Esto no hace más que corroborar un escenario similar al del 2006, donde se pronosticaba un triunfo de Lula en primera vuelta -entonces candidato a la reelección- sobre Geraldo Alckmin (PSDB), y sin embargo no alcanzó la mayoría necesaria para ello. El escándalo de los "aloprados", donde un grupo de individuos allegados al PT buscaron comprar informes falsos para perjudicar la candidatura de Serra en San Pablo, junto al caso del "mensalao", que sacudió al gobierno Lula en el transcurso del 2005 y diezmó a la cúpula del PT, parecen haber jugado un rol destacado para explicar dicho resultado. Sin embargo, una vez dado el mensaje en las urnas, donde Lula obtuvo una diferencia de sólo siete puntos, en ballottage se impuso por un margen de 21,7%. 

Bajo esta óptica, Marina Silva, la candidata del Partido Verde y gran sorpresa de la elección, parece haber sido la candidata que más capitalizó el malestar de los electores de Lula/Rousseff, y que no tienen en Serra a su segunda opción, como es de esperarse. Silva, ex ministra de Medioambiente de Lula e histórica militante del PT, representó en la elección tres banderas: el medioambiente, la ética, y la religión, donde la segunda parece haber tenido una gravitación considerable en el resultado final. Su triunfo en el Distrito Federal tiene un gran simbolismo, no sólo porque es el asiento de la clase política brasileña, sino porque hace sólo ocho meses Brasilia conmemoró sus 50 años con su gobernador arrestado por una decisión del Supremo Tribunal Federal tras un vergonzoso escándalo de corrupción.  

Para una mejor comprensión del mensaje de malestar del electorado hacia la clase política brasileña ante los recurrentes escándalos de corrupción, basta con analizar el caso de Francisco Everardo Oliveira Silva, conocido como Tiririca, un payaso de profesión que no hizo más que burlarse de la clase política en su propaganda electoral y que en la última elección, con 1.353.820 votos, se constituyó en el diputado federal más votado del Brasil, y en el segundo más votado de la historia brasileña. Cabe resaltar que Tiririca fue votado nada menos que en San Pablo, el estado con mayor índice de alfabetización, desarrollo humano, y PBI del Brasil.  

Qué  puede esperarse 

El tercer cambio -de la creencia de un triunfo en primera vuelta a una sensación de elección ajustada en la segunda- lleva a que hoy impere una lógica sensación de "derrota" para el oficialismo, y de euforia para la oposición.  

Aún así, es sumamente difícil para Serra revertir el "voto Lula": no sólo necesita el 80% de los votos de Marina Silva -hoy cuenta con aproximadamente el 50%- sino que también necesita quitarle votos al electorado de Rousseff. El problema para Serra parece ser el mismo que enfrentó antes de la primera vuelta y que tuvo Alckmin en el 2006: las estadísticas contundentes a favor del actual gobierno brasileño. 

Una breve radiografía de la "Clase C" -la "nueva" clase media brasileña y el mayor grupo de consumo de la población en la actualidad- sirve para analizar este último punto: con más de 100 millones de habitantes (la mitad de la población brasileña), el integrante de esta clase -donde el 53% posee una tarjeta de crédito- hoy cuenta con una mayor estabilidad laboral y un ingreso en ascenso en últimos años. El optimismo de esta clase sobre su situación futura, según un reciente relevamiento de IBOPE, indica que el 19% planea comprar un inmueble en los próximos seis meses, y 9,5 millones piensan comprar un auto nuevo o usado en próximos 12 meses. El 84% cree que estará en una situación económica mejor entre los próximos 12 meses, y el 50% dice que sus condiciones económicas ya son mejores que último año.  

Si se estima que el elector con recursos bajos y que hoy recibe el "Bolsa Familia" -el popular programa asistencialista del gobierno Lula que alcanza un cuarto de la población brasileña- votará en su gran mayoría al candidato señalado por el Lula, resta ver cómo votará el elector de la Clase C, teniendo expectativas tan altas, en su mayoría, gracias a la situación actual que le brindó el actual gobierno a lo largo de los últimos ocho años.  

En éste escenario, lo más probable es que en un escenario de dos opciones, el cálculo del elector sea mantener a Rousseff como continuidad de Lula, una vez que dejó un claro mensaje sobre el malestar con los hechos de corrupción en la primera vuelta, al igual que lo hizo en el 2006. De todas formas, en la política nada es inexorable, y menos aún en época electoral. Restará, entonces, observar minuciosamente los episodios que se sucedan en los días que restan hasta los comicios del 31 de octubre.

 
Documentos del CENM
¡nuevo!

Una visión de largo plazo:
Análisis del documento “Tendencias globales 2035” del Consejo de Inteligencia de los EEUU

ACTUALIDAD

      ELECCIONES 2019

SITIOS WEB RELACIONADOS !! (NUEVO) 

WEB ACADEMIA NACIONAL DE CIENCIAS MORALES Y POLÍTICAS

     WEB SITIO "ROCA HOY"      

  

SECCIONES

ARGENTINA

BOLIVIA
BRASIL

CHILE

COLOMBIA
COYUNTURA
CUBA
DEFENSA
EL SALVADOR
EVOLUCION SOCIOPOLITICA
HONDURAS
IBEROAMERICA
INTERNACIONAL
LAS AMERICAS
LATINOAMERICA

MEXICO

MUNDO
NICARAGUA
OPINION PUBLICA
PARAGUAY

PERU

URUGUAY

VENEZUELA

Opinion Publica Indicadores de opinion publica de Argentina Indicadores de opinion publica de Argentina Indicadores de opinion publica de America Latina

Archivo historico banner_cp.jpg


Indicadores