Navegador



Balance 
Militar de
América
del Sur 2017
:

Presentación
Prólogo
Comentario
Adelanto
Adquisición

Buscador

Investigaciones sobre Defensa

        RESEÑAS

Los valores del Martín Fierro 

La tragedia de los rugbiers de Villa Gesell que bien puede calificarse como "homicidio en banda", es cuestionada por nuestro poema nacional.

Martin_fierro_1894_1.jpg

 

Reseñas anteriores:

Parar la pelota. 

Perón íntimo

Julio Argentino Roca. Un lugar incómodo en el pensamiento nacional 

 

Suscripción a newsletter

Si desea recibir nuestro newsletter, por favor ingrese sus datos.
 
Inicio

Habrá ballotage y Rousseff parte como favorita PDF Imprimir E-Mail
Oct-04-10 - por Lic. Milagros López Belsué*

Los escándalos de corrupción, manifiestos a través del "voto castigo" contra la candidata oficialista, Dilma Rousseff (PT), han llevado a que el 31 de octubre deba enfrentarse en una segunda vuelta contra el candidato opositor y ex gobernador de San Pablo, José Serra (PSDB), cuando a comienzos de septiembre su triunfo en primera vuelta se daba por sentado. Situación análoga se vivió en 2006, con casos de corrupción que afectaron a Lula y es la segunda vez que Serra llega a un ballotage. 

Resultados electorales de la primera vuelta presidencial (03 de octubre)

Candidato presidencial

% de votos

Dilma Rousseff (PT)

46,90%

José Serra (PSDB)

32,61%

Marina Silva (PV)

19,33%

Otros

1,15%

Fuente: Tribunal Superior Eleitoral do Brasil 

Dilma Rousseff, la elegida del presidente Lula, había comenzado su carrera a la presidencia con sólo un 2% de intención de voto -frente al 38% del principal candidato opositor, el ex gobernador de San Pablo, José Serra (Partido de la Social Democracia Brasileña, PSDB)- y no contaba con la simpatía del oficialista Partido de los Trabajadores (PT). Frente a las elecciones del domingo se encontraba primera en intención de voto, con el 46% de las preferencias, 18 puntos por encima de Serra.  

A principios de septiembre existía una percepción de certeza de que la candidata oficialista triunfaría en primera vuelta. Sin embargo, las acusaciones de corrupción contra el Gobierno, que forzaron hace unas semanas a la renuncia de la jefa de Gabinete de Lula, Erenice Guerra, por acusaciones de haber estado involucrada en un caso de soborno -y que se producen luego de otro escándalo ético por el supuesto acceso ilegal de miembros del PT a registros bancarios privados- dieron a los partidarios de Serra alguna esperanza de forzar a una segunda vuelta electoral, que fue lo que finalmente ocurrió al no haber obtenido Rousseff la mitad más uno de los votos. 

No es la primera vez que una campaña presidencial se ve empeñada por denuncias de corrupción. En 2006, cuando Lula buscaba la reelección, un grupo de militantes del PT fue detenido con documentos forjados en los que se acusaba de corrupción al candidato presidencial del PSDB, Geraldo Alckmin. Ello le restó votos a Lula en la primera vuelta, no logrando superar el 50% de los votos y debiendo disputar una segunda vuelta con Alckmin. Pero en menos de un mes, los electores parecieron olvidar el caso y respaldaron a Lula con un sólido 60% que garantizó su reelección. 

Frente al ballotage del 31 de octubre, los sondeos de opinión pronostican un triunfo de Rousseff, con un 55% de las preferencias, frente al 38% -según un sondeo de Datafolha publicado el 28 de septiembre- o 32% -de acuerdo a una encuesta de Ibope publicada el 10 de dicho mes-. Varios factores explican la preferencia de la candidata oficialista por parte del electorado brasileño.  

En primer lugar, la candidata del PT se ha visto favorecida por la popularidad del presidente Lula, que ronda el 80% -una de las más altas de los líderes de la región- y proyecta una imagen de continuidad de sus políticas. Lula ha hecho constante campaña por su candidata -sus discursos en actos electorales en la campaña de 2010 fueron más que en la de 2006, cuando él mismo se jugaba la presidencia-. 

Asimismo, cuenta con el sustento del Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB), que en octubre del año pasado anunció que la apoyaría -de ahí que Michel Temer, de ese partido y quien se desempeñara como presidente de la Cámara de Diputados, sea el candidato a vicepresidente-. La importancia de esta lianza radica en que el PMDB es un partido de centro con fuerte presencia local, contando con la mayor cantidad de legisladores, municipios, y estados en la política brasileña. 

La personalidad y los errores de campaña del candidato del PSDB también favorecen a Rousseff. Serra, si bien tiene antecedentes de muy buen administrador -gracias a su trabajo como ministro en el Ejecutivo de Fernando Henrique Cardoso (1995-2003) y como diputado, senador, alcalde y gobernador de Sao Paulo-, es una persona poco carismática, muy académico, que no ha sabido transmitir optimismo a sus electores ni conectarse con las clases bajas. Por otro lado, muchos analistas consideran que al presentarse como continuador del lulismo no supo atraer al elector que -en momentos de bonanza económica- preferirá elegir a la continuadora directa de las políticas de Lula. Detrás de esta afirmación subyace el hecho de que el presidente brasileño ha sido el gran protagonista en estas elecciones y los principales candidatos presidenciales son vistos por muchos como actores secundarios que se disputan su legado. 

Por otro lado, el crecimiento socio-económico de Brasil, atribuidos en gran parte a los gobiernos de Lula -que en los hechos fue un continuador de las políticas económicas de Cardoso-, sin duda constituye una ventaja para el oficialismo en este contexto. Una inflación controlada, la tasa de desempleo del 6,7% (mientras que en España es del 20% y en EEUU del 10%), el aumento del poder adquisitivo y la disminución de la pobreza, son factores que los brasileños tienen muy en cuenta a la hora de votar. 

En términos electorales, el domingo, la sorpresa fue la ex ministra de Medio Ambiente de Lula, Marina Silva, del Partido Verde, que quedó en tercer lugar con casi el 19,33% de los votos, un resultado que supera las proyecciones más optimistas de los sondeos y la convierte en un factor a tener en cuenta para la segunda vuelta. Queda por definir qué harán los votantes del partido Verde, muchos de ellos lulistas desencantados con el PT, pero que probablemente no den su voto a sus tradicionales rivales del PSDB. 

Por su parte, al llegar al ballotage, el PSDB ha evitado la que hubiera sido su peor derrota desde 1989, cuando en la primera elección presidencial disputada por el partido, Mario Covas obtuvo el cuarto lugar; mientras que en las dos últimas elecciones presidenciales, en 2002 y 2006, el PSDB perdió contra Lula pero en segunda vuelta. Hace ocho años, justamente José Serra era el rival de Lula. 

Todo parece indicar que, de cara al 31 de octubre, la situación económica y no los casos de corrupción influirán más en el sufragio, y salvo imponderables, Dilma Rousseff -que en este tramo de campaña buscará que su imagen no se vea eclipsada por la de Lula- será electa la primera presidente mujer en la historia de Brasil.  

* Directora de Investigaciones del CENM.

 
Documentos del CENM
¡nuevo!

Una visión de largo plazo:
Análisis del documento “Tendencias globales 2035” del Consejo de Inteligencia de los EEUU

ACTUALIDAD

      ELECCIONES 2019

SITIOS WEB RELACIONADOS !! (NUEVO) 

WEB ACADEMIA NACIONAL DE CIENCIAS MORALES Y POLÍTICAS

     WEB SITIO "ROCA HOY"      

  

SECCIONES

ARGENTINA

BOLIVIA
BRASIL

CHILE

COLOMBIA
COYUNTURA
CUBA
DEFENSA
EL SALVADOR
EVOLUCION SOCIOPOLITICA
HONDURAS
IBEROAMERICA
INTERNACIONAL
LAS AMERICAS
LATINOAMERICA

MEXICO

MUNDO
NICARAGUA
OPINION PUBLICA
PARAGUAY

PERU

URUGUAY

VENEZUELA

Opinion Publica Indicadores de opinion publica de Argentina Indicadores de opinion publica de Argentina Indicadores de opinion publica de America Latina

Archivo historico banner_cp.jpg


Indicadores