Brasil prepara su frontera ante la intensificación de la Guerra Civil Colombiana

1. Declaraciones del ministro de Defensa del Brasil

Geraldo Quintáo, ministro de Defensa de Brasil, acaba de formular (el 20 de agosto 2000) declaraciones a la prensa brasileña, relativas a que el gobierno de Fernando Henrique Cardoso llevará a cabo una serie de actividades tendientes a preparar su frontera occidental, ante la intensificación que registra la Guerra Civil Colombiana y las consecuencias que se originen de la aplicación del Plan Colombia por parte de los Estados Unidos para asistir al gobierno colombiano.

El Ministro Quintáo ha declarada que Brasil "está preocupado pero sin pánico" por eventuales movimientos de la guerrilla colombiana y narcotraficantes que puedan afectar el territorio brasileño. Ello surge del análisis de la probable evolución que ya ha comenzado a registrarse en la guerra civil colombiana, con una inocultable intensificación de las operaciones de las partes en lucha, que son más de dos como también lo indican las palabras del ministro Quintáo al mencionar tanto a la guerrilla como al narcotráfico.

Tanto los jefes guerrilleros como las autoridades militares colombianas están expresando sin reservas lo que se avecina. El general Fernando Tapias, comandante del Ejército Colombiano ha dicho taxativamente: "Que quede claro: habrá paz, pero antes habrá guerra". A su vez, Raúl Reyes de las FARC ha expresado al respecto: "Tendrán el peor conflicto que este país haya visto".

2. La frontera colombiano - brasileña

Tiene una extensión de 1.644 kilómetros y se inserta en la vasta zona geográfica influenciada por el gigantesco Río Amazonas. Al Norte de la misma aparece el confín venezolano – brasileño y al sur, la triple frontera donde se unen Colombia y Brasil al igual que Perú.

La geografía es difícil. La infraestructura caminera es muy pobre tanto en Colombia, como en Brasil y Perú. La gran vía terrestre por excelencia no es otra que el agua de los ríos que la surcan en todas direcciones. Abundan pistas de aterrizaje clandestinas utilizadas para el contrabando y el narcotráfico, por la sencilla razón que es más fácil despejar una pista para aeronaves ligeras que construir un kilómetro de camino. Las condiciones climáticas son las características de la Amazonia, al igual que la vegetación.


Mapa 1

Manaos, con más de un millón de habitantes, es la principal ciudad brasileña de la región amazónica. No solo por su dimensión poblacional sino por el desarrollo alcanzado en los más diversos aspectos. Es el corazón y el centro nervioso de la Amazonia brasileña.

No es una casualidad que en ella se asienten dos comandos estratégicos (uno del EB y otro de la FAB): el Comando Militar de la Amazonia (Ejército) y el Comando Aéreo Regional (COMAR) VII (Fuerza Aérea) y una importante Base Naval Fluvial (perteneciente al Distrito Naval VI).

La triple frontera, en el lugar donde a caballo del Amazonas se unen Brasil, Colombia y Perú (enunciados alfabéticamente) es sin la menor duda, un punto donde las fricciones pueden volverse más importantes.

Debe recordarse que fue en la zona de Leticia donde se desarrollaron sucesivas acciones que enfrentaron militarmente a Colombia y Perú en 1911 y una vez más desde septiembre de 1932 a mayo de 1933, aceptando la propuesta de la Liga de las Naciones y llegando a la firma de un acuerdo que resolvió la disputa fronteriza mediante la firma del Protocolo de Río de Janeiro el 27 de septiembre de 1935, que otorgó a Colombia la mayor parte de la zona cuestionada. La simple observancia del trazado que tiene allí la frontera habla por sí sola de la presencia de un acuerdo difícil de partes.

3. El despliegue militar de paz de Brasil en la frontera con Colombia

Las tres Fuerzas Armadas de Brasil mantienen una activa presencia en la Amazonia.

3.1. Ejército (EB)

El Comando Militar de la Amazonia, con su sede en Manaos, es uno de los ocho comandos estratégicos del EB existentes en tiempos de paz desde hace un período prolongado.

Cuenta normalmente con tres brigadas de infantería de selva (infantería ligera), las que se despliegan en términos generales una a lo largo de la frontera con Venezuela (Brigada 1 de Selva – puesto comando en Boa Vista, donde hay una base aérea de la FAB), otra en la frontera con Colombia (Brigada 16 de Selva – puesto comando en Tefe) y la tercera en la frontera con Perú (Brigada 23 de Selva – puesto comando en Maraba). Adicionalmente operan en la zona nunca menos de dos agrupaciones de ingenieros de construcciones (dos o más batallones cada una de ellas) y cuyo emplazamiento depende de los caminos u otras obras en que estén empeñados. En proximidades de Manaos se alzan las instalaciones del justamente célebre y reputado Centro de Operaciones en la Selva y Acciones de Comando (COSAC), al que concurren anualmente cientos de jóvenes oficiales y suboficiales de Brasil y de muchos otros países para entrenarse en la guerra en la selva, de la mano de instructores brasileños, algunos de los cuales son de los mejores que hay en el mundo para el combate en la selva.

Existe la capacidad adicional de comando y control y apoyo logístico para efectivos mayores que puedan llegar desde otros lugares de Brasil. Tal y como ya se ha ejercitado en diversas oportunidades con otras brigadas provenientes de la región Central y Sur del país. Estas grandes unidades fueron prioritariamente redesplegadas por aire, es decir con pocos vehículos, lo que no es de extrañar dadas las características que ya se han señalado respecto a esta región geográfica, con pocos y malos caminos y gran dependencia del transporte fluvial y aéreo.

Estos efectivos de paz son una fuerza terrestre que puede resultar insuficiente para proteger adecuadamente una región geográfica de las características y dimensiones de la que constituye su zona de responsabilidad. Más aún frente a una emergencia como la que origina la guerra civil colombiana y su colateral del narcotráfico.

Las características del enemigo a enfrentar, el ambiente geográfico y las políticas de estado a servir requieren refuerzos con un muy elevado pie de adiestramiento táctico (en especial para la noche tal cual lo enfatiza el justamente reputado general colombiano Don Alvaro Valencia Tovar) y elevada moral que les permita mantenerse operando lapsos prolongados y soportar severas condiciones de vida. La movilidad helitransportada es un requisito "sine qua non". El apoyo logístico de estas tropas será difícil para quienes deban ejecutarlo.

La Fuerza de Acción Rápida del Ejército de Brasil es un agrupamiento que por la calidad de su personal y medios parece haber sido concebida para situaciones de este tipo.

4. Fuerza Aérea (FAB)

El COMAR VI también tiene su asiento en Manaos donde existe una importante base aérea. Pero también opera otras base en la región en Boa Vista (donde además tiene su asiento el comando de la Brigada 1 de Selva del EB). Estas son instalaciones permanentes.

La existencia de dos bases aéreas no implica una limitación a los eventuales aeródromos de despliegue ya que como se ha dicho, en toda la Amazonia hay numerosas instalaciones de este tipo por las características del sistema de transporte en la región.


Mapa 2

La dotación normal de aeronaves de los escuadrones del COMAR VI incluyen reactores de ataque AT-26 "¨Xavante", turbohélices "Tucano" en su versión AT-27 y en el futuro cercano los ALX una vez que comiencen a entrar en servicio. Adicionalmente se encuentra la presencia habitual de aeronaves de enlace, transporte liviano ("Bandeirantes"), observación y helicópteros en la categoría de los "Esquilo" y algunos UH-1H.

La base aérea de Manaos especialmente no tiene limitaciones para operar con ninguno de los tipos de aeronaves existentes en las dotaciones de la FAB y cuenta con un sistema de vigilancia electrónica que le permite controlar un vasto espacio aéreo. Especialmente cuando se lo complementa con radares móviles a desplegar según necesidades.

El principal problema operacional que enfrenta el COMAR VI es el movimiento clandestino de aeronaves que partiendo de pistas, igualmente clandestinas, emplazadas en Surinam transportarían armas y municiones hasta Colombia de donde regresarían cargadas con droga para ser transportada por mar y/o aire hacia Europa (prioritariamente) y también Estados Unidos (en menor medida). Ya se han registrado interceptaciones de este tipo de vuelo ejecutados por aeronaves de la FAB.

5. Armada (AB)

Manaos es la principal base naval desde la cual medios fluviales e infantes de marina (Fusileros Navales) brasileños contribuyen al control de la Amazonia.

En el Sexto Distrito naval opera una cantidad variable de embarcaciones fluviales de diverso tipo, entre las cuales se incluyen los siguientes tipos principales (habiendo ocasiones en las cuales pueden no estar todos presentes en forma simultánea en la Flotilla del Amazonas)

Tres patrulleros Clase "Roraima" (340 Ton. porte bruto, motores diesel, 14 nudos velocidad máxima, 1 cañón Bofors 40 mm., 2 morteros 81 mm., 6 ametralladoras 12,7 mm.)

Dos patrulleros Clase "Pedro Teixeira" (690 Ton. porte bruto, motores diesel, 16 nudos velocidad máxima, 1 cañón Bofors 40 mm., 2 morteros 81 mm., 6 ametralladoras 12,7 mm., 1 helicóptero Bell 206 Sea Ranger, 2 barcazas de desembarco EDPV artilladas). Normalmente en el Amazonas.

Un patrullero Clase "Parnaiba" (380 Ton. porte bruto, motores diesel, 12 nudos velocidad máxima, 2 cañones automáticos FMC 127 mm., 2 cañones Bofors 40 mm., 2 morteros 81 mm., 6 ametralladoras 12,7 mm., 1 helicóptero Bell 206 Sea Ranger. 2 barcazas de desembarco medianas EDM artilladas). Estos buques están habitualmente en el Amazonas.

Los Fusileros Navales (infantería de marina) por lo regular mantienen elementos de seguridad de instalaciones en Manaos.

Los elementos de los Fusileros Navales que forman su División Anfibia y el Comando de Refuerzo poseen características que los hacen especialmente aptos para ser utilizados en este tipo de teatro de operaciones.

6. Policía Federal Brasileña (PFB)

La PFB mantiene delegaciones en todas las localidades fronterizas y en muchas de las principales ciudades del interior. Este es un elemento vital para el conflicto contra el narcotráfico, además de un buen auxiliar para las tareas de inteligencia contra el eventual accionar guerrillero en las zonas fronterizas.

Las características tan particulares que tiene el nuevo conflicto que se enfrenta, harán de la PFB una pieza de significativa importancia.

Sus integrantes mantienen una eficaz e inteligente relación con las Fuerzas Armadas, lo cual tiende a facilitar su integración táctica en no pocos casos.

7. Policías Estaduales

Brasil es un país con constitución federal (República Federativa de Brasil) y como tal cada estado posee una fuerza policial con considerable grado de autonomía. Es lo que en Brasil se conoce con el nombre de Policía Militar y llevan a continuación la designación del respectivo estado. En el caso de la frontera con Colombia, está la Policía Militar (estadual) de Amazonas. Su principal aporte sería sin duda su conocimiento de la zona y su población habitual.

8. Incidentes Fronterizos Recientes

El episodio más grave fue el que se origina en el ataque de las FARC a Mitú (localidad colombiana muy cercana a la frontera). En el contraataque de las fuerzas legales los colombianos utilizaron una pista de aterrizaje brasileña para evacuar bajas, traer refuerzos, reabastecer sus tropas y rearmar sus aeronaves con las cuales se atacaba a los guerrilleros. El trámite diplomático, si es que lo hubo, fue más que abreviado y dio lugar a un intercambio de notas de reclamo entre ambas cancillerías.

Pero mucho más importante que eso fue para Itamaraty, el ver que Mitú era una señal de lo que se aproximaba.

Las interceptaciones de aeronaves que ejecutaban vuelos clandestinos dentro del espacio aéreo brasileño han tenido lectura similar: el tiempo que viene será más difícil y peligroso y por ende hay que estar preparado.

9. Comando de Administración de Crisis en Tabatinga

Tabatinga es una ciudad del Estado de Amazonas que tiene a muy corta distancia Leticia (Colombia) y Mariscal Ramón Castilla (Perú). Todos ellos sobre el gran río homónimo.


Mapa 3

Allí planea instalar el gobierno de Fernando Henrique Cardoso un Comando de Administración de Crisis constituido (según informaciones periodísticas) por representantes de los ministerios de Defensa y Relaciones Exteriores conformando el nivel político del mismo y personal del EB, FAB y AB, amen de la PFB y los servicios de inteligencia militares. Sin duda y para que esto funcione habrá que contar con los órganos de comunicaciones que permitan enlazar a este Comando de Administración de Crisis con quienes deban ejecutar las tareas operacionales de todo tipo que se desprenden de la lista de quienes integran dicho comando de crisis.

Brasil comienza así a dar una respuesta integral al problema que plantea la seguridad de su frontera con Colombia. Para que un comando de crisis funcione efectivamente, lo razonable es constituirlo anticipadamente, para que cuando estalle un problema el mismo pueda funcionar con eficiencia.

El emplazamiento elegido también está indicando que se privilegia la posibilidad de hacer rápido contacto físico y personal con autoridades de las otras dos naciones vecinas.

En el momento mismo en que este Comando de Crisis comience a funcionar real y efectivamente, se habrá materializado el paso más importante que pueda dar Brasil para enfrentar la crisis colombiana y sus efectos sobre la frontera común. El anuncio público formulado por el Ministro Quintáo no es sino un aviso que Fernando Henrique Cardoso e Itamaraty han querido transmitir a todos los involucrados en la tragedia colombiana. Y en la misma está involucrada en forma más o menos directa la totalidad de América del Sur. No es una advertencia dirigida sólo a las FARC, el ELN, el EPL, las AUC o los narcos colombianos.

10. Negativa de Brasilia a una intervención multilateral directa en Colombia

Simultáneamente con estas noticias, desde Brasilia se hizo saber, una vez más, que Brasil se opone al concepto de una intervención multilateral directa en Colombia. No es una novedad, como sí lo es el Comando de Crisis.

Es evidente que Brasil prevé riesgo de intentos de penetraciones en su propio territorio y toma medidas para evitarlas y/o que se vuelvan eventualmente muy costosas para quien se atreva a hacerlo.

El tiempo determinará si es solamente eso o si ante una incursión guerrillera en territorio brasileño, donde se produzcan pérdidas de vidas, no se responderá con acciones que se prolonguen del otro lado de la frontera y permitan responder en forma contundente a las guerrillas. Es decir: ejercitar el derecho al "hot pursit" que históricamente reclaman estados afectados por acciones de guerrillas provenientes de países vecinos. Venezuela ya ha estado a un paso de hacerlo no hace demasiado tiempo ante ataques cometidos por bandas guerrilleras colombianas en perjuicio de efectivos de su infantería de marina.

11. Consideraciones finales

A pocos días de la Cumbre de Presidentes Sudamericanos que se reunirá en Brasilia y de la visita del presidente Clinton a Bogotá, el gobierno de Brasil anuncia la adopción de medidas unilaterales de importancia para enfrentar futuras situaciones de crisis en su frontera colombiana.

Brasil actúa en el ejercicio de potestades soberanas y se prepara para utilizar herramientas tales como fuerzas militares modernas en la defensa de los superiores intereses de la nación brasileña. Sigue así políticas de estado invariables desde el Imperio a la fecha.

Carlos R. Doglioli

Ver opiniones

 

CO PYRIGHT 2000-2001 © Nueva Mayoria.com
Todos los derechos reservados