Crece la influencia de Cristina
Nov-19-20, por Rosendo Fraga
 
 

El tema del manejo del poder entre el presidente y la vicepresidenta sigue siendo central en la política argentina. La designación del intendente de Avellaneda, Jorge Ferraresi -quizás el más próximo a Cristina del Gran Buenos Aires y un público adherente a Nicolás Maduro-, como ministro de Vivienda y Hábitat, evidencia que el primer cambio de funcionarios desde la carta que hizo pública Cristina el 26 de octubre ha sido su avance en un área relevante en la política social. 

La ex ministra María Eugenia Bielsa estaba considerada una funcionaria de Alberto, no de Cristina. Ya a fines de octubre había perdido el control de los planes para el desarrollo de los asentamientos que tomó el sector de Juan Grabois. No será el último cambio en esta dirección. La figura más cuestionada en el entorno del presidente en el ámbito del kirchnerismo es el Jefe de Gabinete, Santiago Cafiero. Hay quienes piensan que Aníbal Fernández podría reemplazarlo. Políticamente, la decisión de postergar del 20 de diciembre al 20 de marzo -90 días- la designación del presidente del PJ hace que la aspiración de los "albertistas" de que el presidente de la Nación ocupe ese cargo ha tenido una dilación. 

Pero la ofensiva política de Cristina también alcanza al presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Massa. La decisión de la presidenta del Senado de rechazar el proyecto de Presupuesto que Alberto quería tener sancionado la semana que terminó como muestra de compromiso con el Fondo Monetario, no solamente lo debilitó a él, sino también a Sergio Massa como presidente de la Cámara por un error de procedimiento imperdonable, pero que también plantea discusiones sobre el manejo personal del presidente de la Cámara. 

La Justicia es otro ámbito en el cual pugnan los intereses de Cristina y Alberto. El Kirchnerismo ha hecho propio el proyecto del senador Edgardo Weretilneck, que propone -ya tiene despacho de Comisión- bajar de 48 a 37 (de dos tercios a mayoría simple) la cantidad de senadores necesarios para designar al Procurador General de la Nación. Pero este proyecto agrega algo que no contiene el presentado por el senador Parrilli: simplifica la remoción de los fiscales federales, otro objetivo del kirchnerismo. 

Presidencia ha insistido en que el juez Daniel Rafecas es su candidato para el cargo, pero éste ha dicho públicamente que no aceptará si se decide mediante mayoría simple. Esta semana se conocerán las propuestas de la comisión de juristas designada por el Ejecutivo para elevar reformas. Propone, como el kirchnerismo, que se baje a mayoría simple la cantidad de votos en el Senado para designar al procurador y también que se amplíe la cantidad de miembros de la Corte: esta es la dirección en la que se mueve el kirchnerismo con precisión. 

A ello hay que agregar que los concursos que se abren con el fallo de la Corte que repuso sólo transitoriamente a dos jueces que había nombrado el gobierno de Macri, abre la posibilidad de cubrir ahora 36 vacantes en la justicia nacional en momentos que el kirchnerismo controla la Comisión de Acuerdos del Senado, tiene mayoría en esta Cámara y mayoría simple en el Consejo de la Magistratura. Algunos sostienen que aproximándose el cumplimiento de un año de gobierno (10 de diciembre) son pocas las causas que afectan a la vicepresidente que se han cerrado. Pero en las causas de la obra pública, el dólar futuro, los testimonios de los arrepentidos en la causa de los cuadernos y otras, se esperan decisiones favorables a ella. 

El ajuste que se ve obligado a realizar el Gobierno para acordar con el Fondo Monetario es motivo de divergencias en el oficialismo. La evidencia es el reclamo presentado por el bloque de senadores del Frente de Todos al Fondo Monetario para que explique la relación entre el préstamo que acordó con el gobierno de Macri y la intención de apoyarlo electoralmente. 

En la reunión de la misión del FMI con el ministro del Interior, Wado de Pedro, le señalaron que la mayor preocupación política del organismo respecto a la Argentina es la influencia de la vicepresidenta en las decisiones; quien es en términos políticos la voz de Cristina en el Gabinete -el mismo De Pedro- respondió que era una "demonización". Pero el cambio de sistema de actualización de las jubilaciones, el aumento de tarifas y la suspensión del IFE son las tres medidas de mayor importancia y que generan más resistencia. 

Los movimientos sociales opositores ya iniciaron un plan de lucha para impedir los cambios con una concentración en la Plaza de Mayo el sábado 14 de noviembre y los movimientos oficialistas se han pronunciado y han anticipado medidas de protesta. Por su parte, la CGT rechazó la medida del Gobierno, anticipó protestas y reclamó una reunión con el presidente. Para atenuar el efecto negativo de estas medidas, el Gobierno prorrogó hasta marzo la suspensión de los despidos sin causa y el pago de la doble indemnización, dirigida a calmar a la CGT. Hacia los movimientos sociales se plantea un pago doble de la Asignación Universal por Hijo y del Plan Alimentar. 

Esta situación tiene lugar cuando el INDEC ha informado que la inflación de octubre fue de 3,8%, la de alimentos y bebidas 4,8% y la de la canasta básica alimentaria -que determina la línea de pobreza e indigencia- fue de 6%. La perspectiva es un incremento de la inflación en noviembre y diciembre, y esto desde ya exacerba los reclamos. 

Política exterior, pandemia y aborto completan el escenario político. Con la llegada de Biden al poder, el gobierno argentino pretende un rol de mediador en los conflictos regionales. Pero en los hechos los acercamientos a China y Rusia, la articulación y la firma de la "Carta de La Paz" entre los gobiernos populistas de la región y la izquierda europea -que ha liderado- lo ponen en uno de los dos polos políticos de la región y no en una posición intermedia. 

Mientras se busca acelerar la vacunación contra el Covid-19 como política central para contener la infección -lo que en el mundo no se sabe cuándo podrá hacerse en forma masiva-, la situación de los indicadores de Argentina sigue siendo muy mala. En cantidad de fallecidos Argentina está en 10° lugar del mundo y en muertos cada 100.000 habitantes en el 6°, aunque en Europa se han incrementado los casos en el contexto de la segunda ola de infección. En cuanto a los infectados, el país es el 8° en cantidad a nivel mundial y es el primero en cantidad de infectados cada 100.000 habitantes de Latinoamérica, con 2932. 

Por otra parte, el presidente quiere lograr la legalización del aborto antes de fin de año, pero ya la vicepresidenta le había hecho saber que en el Senado no había mayoría para lograrlo. Sigue sin haber comunicación directa entre los dos miembros de la fórmula presidencial, la que se mediatiza a través del presidente del bloque de Diputados oficialistas, Máximo Kirchner.