El tema clave es el político: quien ejerce el poder
Mar-09-20, por Rosendo Fraga
 
 

El Presidente en su discurso ante la Asamblea Legislativa, fue firme en el fondo y posiblemente suave en las formas. Ratificó sus iniciativas, como los aumentos de suma fija para jubilados y asalariados, defendió la reforma judicial, explicó su posición respecto al aborto y planteó su enfoque sobre la deuda externa. Pero al mismo tiempo, evitó agresiones. Buscó un punto intermedio. 

El tema corrupción estuvo ausente en el discurso. Optó por la falta de honestidad en el lenguaje al criticar la política. Las reformas planteadas facilitarán la posición del Kirchnerismo en la justicia. Pero la jugada clave no estuvo en el discurso. Está en la afirmación de Raúl Zaffaroni de que se ampliará la cantidad de miembros de la Corte. De esta forma, no sólo se licua el poder de la justicia federal, sino también el de los miembros de la Suprema Corte. 

Se mostró independiente. (Eludió las referencias de fidelidad al Peronismo y su versión kirchnerista). Pero en la Plaza apareció otra realidad: la política. Las dos vertientes sindicales (CGT y las diferentes versiones de la CTA), el PJ, intendentes del conurbano, el Movimiento Evita, el Movimiento Territorial de Liberación, Unidos y Organizados, etc. 

Pero el discurso no arrojó un resultado sobre quien ejerce realmente el poder. 

La reforma del sistema jubilatoria de jueces y diplomáticos, es un tema que producirá resistencias importantes entre ellos y tendrán eco en sectores de la oposición. Pero más que lo político, en lo judicial estrictamente, tendrá incidencia. La primera denuncia contra el quórum que facilitó Daniel Scioli, ha recaído en la jueza Servini de Cubria,  titular de uno de los juzgados federales, que el gobierno quiere hacerles perder poder no sólo con el cambio de las jubilaciones, sino con el proyecto para obligarlos a compartir las causas con otros juzgados. 

En última instancia, se trata de una discusión de poder. 

Fenómenos y situaciones se repiten, pero nunca son iguales. Si así fuera, sería muy fácil predecir el futuro. La mala relación del peronismo con el campo es histórica. Lo mismo ha sucedido con el Kirchnerismo. Pero la situación es cambiante. Si el Coronavirus trajera como consecuencia un baja importante en el precio de los alimentos que Argentina exporta, ello podría generar un conflicto mayor que el esperado. 

La influencia política de Cristina es importante. El mismo Alberto Fernández dijo que él tomaba las decisiones  pero que "todas" las consultaba con Cristina. Ella no sólo controla el Congreso, sino también posiciones relevantes en el gabinete y en centros de poder neurálgicos. 

El Kirchnerismo tuvo conflictos con el campo, los jueces y los medios. En alguna medida, parece transitarse el mismo camino. 

Al control del Congreso, la influencia creciente en la justicia y la ubicación de figuras claves en posiciones de poder en el Ejecutivo, Cristina agrega su una afición característica del Peronismo: acumular poder. 

En lo que hace a la oposición, sigue está reunida alrededor de Cambiemos. (Ahora Juntos por el Cambio). Pero sin que un sector del Peronismo la acompañe, no tiene posibilidad de incidir en las decisiones. 

En cuanto al Peronismo perdió en 2013, 2015 y 2017 porque estuvo dividido. Ganó en 2019, porque se unió. Por ahora, no se ve que vaya a dividirse. Si el campo obtuvo una victoria en 2009, fue porque una parte del Peronismo lo acompañó. La derrota de la 125 en el Senado lo mostró claramente. 

Ahora, en los próximos meses, la prioridad del Presidente es resolver el tema de la deuda, que es condición necesaria pero no suficiente para encauzar la economía. Paralelamente, tiene que lograr que salarios y jubilaciones no realimenten la inflación. Por último, debe manejar la relación política con Cristina, que es clave para la gobernabilidad. 

La renovación de autoridades del PJ (su Congreso se reunió el 5 en Ferro), posiblemente de pistas más concretas sobre el control del  poder.

Sólo un dirigente (Rossi, el Ministro de Defensa), ha lanzado la candidatura de Alberto. Algunos gobernadores esbozan un intento de promover la reelección de Gioja. En este contexto, la Vicepresidenta aceptó el concepto de lista única. Ella muestra a Capitanich como un candidato, pero no descarta que finalmente se Máximo. 

El balance político de los 90 días de gobierno que se cumplen el martes 10 de marzo, es que ha acumulado más poder la Vicepresidenta que el Presidente, aunque él tenga primacía en la opinión pública y mejor imagen internacional.