¿Argentina tiene políticos viejos?
Jul-08-19, por Rosendo Fraga
 
 

Que la Argentina tenga un promedio de edad en sus políticos alto respecto a otros países, creo que es una circunstancia, no un fenómeno estructural. Uruguay en la región ha renovado sus candidatos presidenciales en las tres fuerzas principales. En cambio Chile, Brasil, México y Bolivia, tienen presidentes de más edad. En Europa hoy, Francia, Italia y España tienen líderes relativamente jóvenes. Alemania y el Reino Unido en cambio no. En este último país, hace poco tiempo en cambio los tuvo jóvenes (Blair y Cameron). 

Uruguay acaba de renovar su dirigencia política y el presidente colombiano es relativamente joven. El de Paraguay también. No hay un patrón general. 

La Argentina ha tenido por lo general Presidentes superando los 50 o 60, pero acompañados de presencia juvenil importante. Con Alfonsín fue la Coordinadora, En el Peronismo la Renovación en los años ochenta. Menem tuvo ministros muy jóvenes, como Beliz. De la Rua tuvo un Ministro de Educación joven, como Andrés Delich. Con el Kirchnerismo, la Cámpora fue una irrupción joven. Algo similar sucedió inicialmente con el Macrismo, que logró el concurso de jóvenes para sus cuadros políticos. Vidal es un ejemplo de juventud relativa en éste último gobierno. 

No hay jóvenes sub 35 a cargo del gobierno en casi en ningún país. Una excepción en los últimos años fue el primer ministro de Austria. Pero no hay ningún jefe de gobierno en el continente menor a 35 y tampoco en Europa, salvo el caso mencionado. Trudeau es un hombre joven, pero supera esa edad y Trump es un hombre de edad. En el Asia, ni Xi, ni Modi, ni Abe son jóvenes. En Argentina, hubieron sólo dos presidentes subcuarenta: Roca y Avellaneda. Pareciera que la edad para el liderazgo político comienza a los cuarenta en todo el mundo. Quizás porque para gobernar la gente requiere experiencia y cierta madurez. Pero eso no es sólo en la política. 

La Argentina es moderna en algunos casos y más conservadora en otros. La innovación no esta ausente en el fenómeno de los emprendedores en los distintos ámbitos. El país tiene un desarrollo destacado en el mundo de las empresas de Internet. Hay empresarios jóvenes destacados, al igual que científicos y periodistas. 

En realidad, hay más referencias al pasado en los líderes políticos extranjeros que en Argentina. El PRO es un partido "a-histórico". Macri nunca habla de la historia, ni en los discursos escritos. Elude estar presente en los actos de conmemoración de San Martín, Belgrano, Sarmiento etc. Todo lo contrario de Macron, que celebra el pasado: las dos guerras mundiales, Napoleón, etc. Sánchez, pone prioridad en cambiar el lugar de los restos de Franco. La historia está más presente en el Kirchnerismo, pero la utiliza como herramienta política del presente.