Argentina: ¿dilema estratégico entre EEUU y China?
Jul-07-19, por Rosendo Fraga
 

La base satelital china instalada en Neuquén, no fue una política de Argentina, sino una propuesta del gobierno chino aceptada por el gobierno argentino. Posiblemente, los funcionarios que tuvieron un rol más relevante en aceptar la propuesta fueron el Canciller Héctor Timmerman y el Secretario Legal y Técnico de la Presidencia, Carlos Zaninni. Pero la Presidenta Cristina Kirchner, tuvo un rol. En la última asamblea anual de la UN que asistió en 2015, sólo se reunió con dos presidentes: el de China en el ámbito global y el de Venezuela en el regional. 

El gobierno no esperaba una reacción relevante por parte de EEUU. La relación bilateral con la Administración Obama en su segundo mandato no era buena. Especialmente, después que funcionarios argentinos, secuestraran un avión militar estadounidense, que había traído personal y equipos para dar un curso a las fuerzas de seguridad federales. 

EEUU no reaccionó frente a la base satelital en el gobierno de Obama, quizás por la falta de diálogo con el argentino en ese momento. Recién con la Administración Trump, el tema comenzó a integrar la agenda bilateral.  

La Administración Macri no ha tenido iniciativas en el campo estratégico. La construcción de centrales eléctricas con China y la de una central nuclear con Rusia no fueron abandonadas, pero si demoradas. En cambio la inversión de empresas de EEUU en Vaca Muerta fue acelerada, en petróleo y gas. 

Además del mencionado canciller Timmerman, influyó el Secretario General de la Presidencia (Zannini). En alguna medida, también el Ministro de Infraestructura (De Vido). 

El asesor más importante de Macri en política exterior, es el Secretario de Asuntos Globales de la Jefatura de Gabinete, Fulvio Pompeo. Luego el Canciller Jorge Faurié. 

No hay ninguna competencia relevante entre Rusia y China en Argentina. Si tienen algún conflicto lo evitan. Como sucede en el resto del mundo, ambos tienen interés en limitar la influencia de EEUU, sobre todo en sus respectivos entornos geopolíticos. 

En esta elección Trump, Bolsonaro, Duque, Piñera y la ya ex Directora Ejecutiva del FMI (Lagarde), han apoyado públicamente la reelección de Macri y manifestado que es importante evitar el retorno del populismo en Argentina, con alusión a la fórmula Fernández-Fernández.