¿Sirven las PASO?
Jun-24-19, por Rosendo Fraga
 

Las Primarias Abiertas Simultáneas y Obligatorias, es un sistema originado en Uruguay, que el gobierno de Duhalde tomó, como iniciativa para revitalizar la representación política,-era el momento de "que se vayan todos",- al hacer participar a todos los votantes del proceso de elección de candidatos. 

El próximo domingo 30 de junio, se realizan en dicho país, cuya elección presidencial coincide con al Argentina tanto en primera como en segunda vuelta. 

En las tres primeras fuerzas políticas (Frente Amplio, Partido Blanco y Partido Colorado), compiten para Presidente más de 12 fórmulas. En ninguna, compiten menos de 3. 

Es interesante observar que el mismo sistema, al mismo tiempo en Argentina y Uruguay, genera resultados tan diferentes: competencia nula en el primero (todas las fuerzas van con lista única para Presidente y Vice) y alta en el segundo. 

Nuestro país debe debatir, si continuar o no con este sistema, que tiene ventajas teóricas, pero que en la práctica tiene pocas consecuencias concretas. 

Pero lo que no debe hacerse, es modificar el sistema vigente para esta elección. Alterar las reglas de juego de un proceso electoral en marcha, es un hecho controvertido, que además puede ser un grave precedente hacia el futuro. 

Además, se han presentado más de una lista para legisladores nacionales, gobernadores, legisladores provinciales, intendentes y concejales. Se estaría quitando a estos candidatos la posibilidad de competir, que les corresponde por derecho y además ya ha sido reconocido por la justicia electoral. 

Suspender estas primarias, requiere una ley del Congreso, algo que no será fácil de lograr en este momento, con las fuerzas abocadas a la campaña y desarticulados los mecanismos de negociación vigentes entre oficialismo y oposición hasta hace pocas semanas. 

En conclusión, las PASO son un sistema electoral con ventajas y desventajas, que funciona bien en Uruguay y no tanto en Argentina, que debe ser debatido en cuanto a su utilidad política e institucional, pero esta discusión, debe realizarse en forma desvinculada del proceso electoral en curso.