Nuevo acuerdo con el FMI y tensión social
Oct-02-18, por Rosendo Fraga
 

El viaje a los EE.UU. y el nuevo acuerdo con el FMI, han sido los temas centrales en la gestión del presidente Macri en la semana que pasó. El apoyo de la Administración Trump ha sido decisivo para que el organismo internacional aceptara el nuevo acuerdo, que incrementa la asistencia en 7.000 millones de dólares y adelanta para 2019 los fondos asignados para 2020. Países como Alemania, Francia y Holanda tenían una actitud más reticente, por eso la importancia del apoyo estadounidense, que tendrá que concretarse en la reunión del Directorio que aprobará el acuerdo a fin de octubre. 

Pese a ello, Macri no tuvo una entrevista con Trump. En el ámbito de la Asamblea de las Naciones Unidas, los encuentros bilaterales con otros presidentes estuvieron limitados a España, Cuba, Albania y una reunión conjunta con los Presidentes del Mercosur. El discurso de Macri ante la Asamblea de la UN buscó la convergencia con EE.UU., tanto en el cuestionamiento a Irán en el ámbito global y a Venezuela en el regional. 

Respecto al acuerdo con el FMI, cabe recordar que tres cada cuatro en Argentina tienen opinión negativa sobre el mismo  y que aún en los votantes de Cambiemos, más de la mitad tiene la misma posición. En política exterior, Macri busca potenciar los réditos del G20, tratando de transformar en visitas de "jefes de estado" las de Trump, Xi, Putin, Modi y Macron.  

La renuncia del Presidente del Banco Central, fue un impacto político negativo para el gobierno, más allá de si estuvo conversada o no con la Casa Rosada. Tuvo efecto negativo sobre el esfuerzo que realizaba el Presidente para reconstruir credibilidad económica, reuniéndose con inversores y medios periodísticos. Varios de ellos, como el Financial Times criticaron duramente la oportunidad de la renuncia. En la comitiva presidencial que estaba en los EE.UU. fue un impacto y el Presidente tuvo una larga conversación telefónica con Luis Caputo. 

Lo positivo para el gobierno, es que ahora queda una conducción económica unificada, con el Ministro de Hacienda y Finanzas, Nicoilás Dujovne,  y el Presidente del Banco Central, Guido Sandleris, trabajando en la misma linea y en forma coordinada. Al comenzar setiembre Macri pensaba desplazar al primero y fortalecer al segundo, pero terminó siendo al revés, lo que evidencia una conducción errática. Apenas renunció Caputo, un fiscal federal, Federico Delgado, pidió se lo investigue por tráfico de influencias, negociaciones incompatibles y defraudación a la administración. 

Más allá de lo que suceda con esta causa, evidencia que el futuro judicial de los funcionarios de esta Administración no será fácil. Pero la pregunta es si los mercados durante esta semana, darán una respuesta positiva o no al cambio en la conducción del Banco Central y la puesta en marcha del nuevo acuerdo con el FMI. 

Mientras tanto la conducción nacional de Cambiemos se reunió para retomar la iniciativa, con Vidal, Larreta y Peña, pero sin Macri, Carrió, Sanz ni Monzó. Se ratificó el apoyo a la reelección de Macri, anunciada por el Presidente a comienzos de la semana pasada desde los EE.UU.. Se dispuso comenzar a organizar la campaña electoral uno año antes de las elecciones, siendo Peña el jefe de ella, como ha sucedido en los comicios anteriores. Si bien ha perdido influencia en el control de la gestión de gobierno, sigue siendo la figura clave para Macri en lo político-electoral y el 3 de octubre estará en Diputados para informar sobre la gestión de gobierno, en una reunión que no será fácil. (La del mes pasado fue la primera suspendida desde que asumió el gobierno). La asunción hoy del nuevo Presidente de la Corte (Rosenkrantz) es para el gobierno un dato positivo, que le permite limitar riesgos en el máximo tribunal. 

El cuarto paro general durante el gobierno de Macri que tuvo lugar mientras el Presidente estaba en los EE.UU., es el más fuerte que ha tenido este gobierno. Mostró una convergencia sindical y social total. Los gremios peronistas "dialoguistas" que están en las CGT pararon 24 horas; los gremios peronistas "duros" liderados por Moyano y el sindicalismo combativo representados por las tres fracciones de la CTA, pararon 36 horas y realizaron una movilización en el centro de Buenos Aires. 

Los Movimientos Sociales acompañaron la protesta de los gremios más duros, marchando y organizando ollas populares. Los partidos de izquierda también lo hicieron, sumando cortes en distintas rutas y avenidas en las principales ciudades del país. Los hechos de violencia fueron sólo dos (Bombas Molotov contra una mutual de Gendarmería e incendio de un ómnibus en Mendoza). No está claro cómo seguirá el "plan de lucha", pero las protestas continuarán ya desde esta semana: el lunes tiene lugar la "Marcha Federal" del gremio de Vialidad; el martes, un paro nacional de los cuatro gremios ferroviarios, el jueves la marcha de los gremios industriales hacia el Ministerio de la Producción y durante toda la semana, el acampe de la CTA frente al Congreso. El nuevo acuerdo social implicará un costo social más fuerte en términos de pobreza y desempleo. La pregunta es si el gobierno podrá contener el conflicto social, cuando la inflación en las próximas semanas sea alta.   

Durante la semana que pasó, el Peronismo anti-K dio señales de ponerse en marcha para reorganizarse políticamente. La "foto" de Schiaretti, Urtubey, Massa y Pichetto intentó ser el punto de partida de este movimiento. Pero al mismo tiempo, la "foto" del Ministro del Interior, Rogelio Frigerio, con los gobernadores de La Rioja, Catamarca, Tucumán, Santiago y San Juan mostró otra vertiente del Peronismo Anti-K que por ahora no está dispuesta a subordinarse a la primera. En cuanto a las negociaciones por el presupuesto, el Ministro del Interior ha logrado que 15 de los 22 gobernadores que el año pasado firmaron el "Pacto Fiscal", acepten modificarlo, condición necesaria para el acuerdo entorno al presupuesto. Logrando 5 más, quedaría resuelto el problema. 

El Kirchnerismo se encuentra a la defensiva, los dirigentes de la Cámpora comenzaron a declarar en la causa de los "Cuadernos" y esta semana se reinicia el juicio por enriquecimiento ilícito a  Jaime y De Vido. Al mismo tiempo avanzan las investigaciones sobre el caso Odebrecht y las coimas pagadas por el soterramiento del Ferrocarril Sarmiento, en la que está implicada una empresa que ha pertenecido a la familia Macri (Iecsa). El próximo fin de semana se realiza la peregrinación juvenil a Luján de la que participarán cientos de miles de jóvenes como lo hacen anualmente. Ello sucede cuando la Iglesia Católica está teniendo un rol más relevante en el diálogo entre sindicatos, empresarios y gobierno y la distribución de alimentos.