Macri consagra su estatura política
Oct-23-17 - por Rosendo Fraga

El triunfo de Cambiemos como una sólida primera minoría, define la estatura política de Macri como líder. 

Desde la perspectiva de la sociedad, confirma que por lo general, la sociedad argentina extiende su confianza para los líderes que llegan a la Presidencia al frente de movimientos políticos, en la elección que tiene lugar dos años después de la presidencial. 

Fue así con Alfonsín en 1985, Menem en 1991, Kirchner en 2003 y ahora con Macri en 2017. Sólo De la Rua fue derrotado en la primera elección tras llegar al poder, en 2001. 

La comparación, muestra que Alfonsín, Menem y Kirchner, ganaron con economías creciendo en plenitud, en cambio Macri lo hace con una recuperación incipiente. Políticamente, es la primera vez que gana la elección siguiente a la presidencial un Presidente que no proviene de las fuerzas políticas tradicionales de la Argentina, que son el Peronismo y el Radicalismo. 

Mirando hacia adelante, cabe recordar que Alfonsín tuvo su primera derrota en la tercera elección (1987), Menem recién en la quinta (1997) y Kirchner en la cuarta (2007), cuando ya gobernaba Cristina. 

Que suceda con Macri ahora, es un tema abierto, pero cabe recordar que desde el restablecimiento de la democracia en 1983, en las siete elecciones presidenciales realizadas desde entonces, en seis, la previa a la presidencial anticipó lo que sucedería en la presidencial siguiente. 

Puesto en estos términos, el triunfo de Macri en esta elección lo ratifica como un líder político relevante, como han sido con sus matices y diferencias Alfonsín, Menem y Kirchner. 

Pero en una mirada histórica larga, esta elección consolida a Cambiemos como fuerza política nueva con vocación mayoritaria y esto ha sucedido sólo dos veces en el siglo XX, con el Radicalismo al comenzar y con el Peronismo al promediarlo.