A menos de tres semanas de la elección
Oct-03-17 - por Rosendo Fraga

A menos de tres semanas de las elecciones, el efecto “ganador” está a favor del oficialismo. Tiene tres factores principales: cuenta con el gobierno nacional y el de la provincia de Buenos Aires, situación que da una ventaja importante, tanto por el manejo de la obra pública, como créditos y subsidios; el Peronismo está dividido y ello beneficia al oficialismo en la decisiva provincia de Buenos Aires y hay mejores noticias sobre la economía, las que si bien no se transforman en hechos en gran parte del conurbano bonaerense -para el INDEC tanto la pobreza como el desempleo siguen estando por encima del promedio nacional- aumentan la esperanza sobre el futuro. La prioridad electoral está en el conurbano. Macri y Vidal han visitado Lomas de Zamora -vuelven a hacerlo esta semana- el segundo municipio en población -Lanús y Quilmes (un municipio gobernador por Cambiemos donde ganó Cristina)- buscando sumar votos de Massa y promover mayor concurrencia a votar como prioridades. Por su parte Cristina estuvo en Esteban Echeverría, Moreno donde visitó un comedor popular y Matanza, pronunciándose contra la división del Municipio. Se definió como peronista y no como kirchnerista y pidió el voto para frenar a Macri. En el equipo de la ex Presidente se plantean como objetivo alcanzar 38% de los votos, sumando 4 puntos de los votantes de Massa y Randazzo. En los sondeos de Cambiemos, Bullrich estaría 6 puntos por encima de Cristina. Pero la estrategia es no instalarlo, para no transformar una victoria por menos en derrota y para seguir incentivando el voto propio.   

Pero la estrategia de Cambiemos también mira el ámbito nacional, donde la división del Peronismo le permite una clara consolidación como primera minoría. La semana pasada Macri estuvo en La Rioja para impulsar sus candidatos en una provincia peronista, en Mendoza para afianzar el triunfo del oficialismo que es gobierno provincial y en San Luis, para consolidar la ventaja obtenida sobre Rodríguez Saa en las PASO. Esta semana irá a Corrientes, que elige gobernador el próximo domingo 8 de octubre. Es una de las cinco provincias que gobierna Cambiemos. El candidato de esta fuerza es radical y la semana pasada recibió las visitas de apoyo del Jefe de Gabinete (Peña) y el Ministro del Interior (Frigerio). Los candidatos del Peronismo -que se presenta con un frente integrado por un sector del radicalismo- sólo recibieron la visita de respaldo del Gobernador de Salta (Urtubey) que da pasos en pos de una candidatura presidencial para 2019. Esta elección de gobernador a dos semanas de la nacional, tiene efecto para crear “clima político”. Macri tiene como referencia la elección legislativa que ganó Alfonsín en 1985. Se plantea como objetivo ganar como entonces en los cinco principales distritos: Buenos Aires, Capital, Córdoba, Santa Fe y Mendoza. Pero difícilmente alcance el de ganar en 21 sobre 24 distritos, que logró entonces la UCR. En este marco, Carrió lanzó la semana pasada la reelección de Macri para 2019 y él mismo reconoció esta posibilidad, anticipada días antes por el Presidente Provisional del Senado (Pinedo).    

A medida que se acerca la elección, el oficialismo busca potenciar el tema corrupción a su favor. En las semanas que restan hasta la elección, los primeros juicios que se desarrollan contra Boudou y De Vido tendrán audiencias públicas semanales. El Fiscal Pollicita ha pedido revisar todas las declaraciones juradas de las ex Presidente entre 2007 y 2015 y se harán  nuevas diligencias en la causa de la “obra pública” donde ha sido acusada de asociación ilícita con Lázaro Baéz. Antes de fin de año, pero después de la elección, sería citada a indagatoria en tres causas: encubrimiento en la causa AMIA, negocios hoteleros y enriquecimiento ilícito. La detención del secretario general de la seccional La Plata del gremio metalúrgico (Medina) es un hecho que justifica ante la opinión pública, la lucha contra las “mafias sindicales”, que el Presidente amplió en sus críticas a empresarios y la estructura estatal. El secretario general del gremio de porteros (Santamaría) -uno de los pocos titulares de gremios que es kirchnerista- está siendo investigado por lavado. Pero Macri se cuidó de aclarar que los sindicalistas mafiosos son “una minoría”. Es que en paralelo avanzan las conversaciones para una reforma laboral negociada y el Comité Central Confederal de la CGT, que se reúne esta semana, postergará sin fecha el paro general, dando lugar a una tregua política con el gobierno. Ello no impedirá esta semana que un sindicato de las CTA (Ate), realicé un paro nacional contra el corte presupuestario en el estado. 

Con el Peronismo dividido y el Kirchnerismo perdiendo poder sobre él mismo, la “oposición dura” se articula entorno al caso Maldonado y busca mantener el protagonismo en la protesta callejera. Al cumplirse los dos meses de la irrupción del caso Maldonado, convergieron en la Plaza de Mayo decenas de miles de manifestantes, de partidos de izquierda, organizaciones de derechos humanos, el Kirchnerismo, movimientos sociales y grupos indigenistas. Hablaron los hermanos de Maldonado - quienes cuestionan al nuevo juez-  acusando al gobierno de encubrir a la Gendarmería a la que adjudican la “desaparición forzada” de su hermano. También se cantaron consignas reclamado la renuncia de la Ministra de Seguridad (Bullrich) por la libertad de Milagro Sala y  por  la Independencia de Cataluña, que ese mismo día había realizado el referéndum. Los mapuches también se consideran “Nación sin estado”.  Hubo también actos y marchas en las principales ciudades del país y en localidades de la Patagonia, donde se registró tensión frente a unidades de Gendarmería. También hubo protestas en media docena de ciudades europeas. Tanto la UN como la OEA, a través de sus estructuras de derechos humanos, están interviniendo en ambos casos. En este marco, el líder del Grupo Quebracho (Esteche) expresó la decepción que existe en esta “oposición dura” con Cristina porque “sigue la orientación de Durán Barba”. La decisión del Papa de no visitar Argentina en 2018, tiene como causa su percepción de que no está en condiciones de atenuar la llamada “grieta” que divide al país entre Cambiemos por un lado y Cristina y la “oposición dura” por otro. Mientras tanto, el titular de la Conferencia Episcopal Argentina (Arancedo) recibió al triunvirato de la CGT más Pablo Moyano, un integrante de la Pastoral Social (Casaretto) se reunió con las dos vertientes de la CTA y ante cientos de miles de jóvenes que peregrinaron al Luján, el Arzobispo de Buenos Aires (Poli), exhortó a la unidad del país tomando el modelo de esta peregrinación. 

En conclusión: el gobierno se acerca a la elección bonaerense con ventaja, contando con los instrumentos del poder nacional y provincial, el Peronismo dividido y mejores noticias sobre la economía; en el ámbito nacional busca extender los triunfos provinciales, al mismo tiempo que se ratifica la intención del Presidente de ir por su reelección en 2019;  las causas de corrupción contra el Kirchnerismo se aceleran en los días previos a la elección pero sin sentencias y la ofensiva contra algunos dirigentes sindicales, no impide que se negocie con la CGT y el caso Maldonado pone en evidencia la existencia de una “oposición dura” que intenta ganar la calle, cuando la Iglesia busca tender puentes en el campo social.