Casi la mitad del electorado no optó por Cambiemos ni por el kirchnerismo
Ago-14-17 - por Rosendo Fraga

Indiscutiblemente la llamada “grieta” que protagonizan Cambiemos y el Kirchnerismo, domina la política argentina.

Lo interesante de las primarias obligatorias de ayer, es que casi la mitad del electorado no votó por ninguna de estas dos fuerzas. 

Cambiemos -incluidos los distritos donde no compitió con este nombre- totaliza en el ámbito nacional más de un tercio de los votos y se acercó al 40%. 

A su vez el Kirchnerismo, con Unión Ciudadana en la Provincia de Buenos Aires, Unión Porteña en la Capital, los oficialismos locales en San Luis y Santa Cruz y minorías que se presentan con diversas denominaciones (Frente Grande, FPV etc.) reúne aproximadamente algo más de un tercio del caudal nacional de Cambiemos. 

La suma de ambos, estaría superando la mitad del electorado. 

El resto ha optado por diversas expresiones políticas, la mayoría de ellas de origen peronista no kirchnerista, además de un conjunto de fuerzas locales. 

Ello implica que la “polarización” y la “grieta” tienen menor extensión que la percibida en general por la política. 

La provincia de Buenos Aires, ha mostrado otra paradoja. Más allá del ajustadísimo resultado, cerca de dos tercios optaron por los tres candidatos de origen peronista (Cristina, Massa y Randazzo). 

Sin probabilidad de que en octubre se altere sustancialmente el resultado nacional  en función del cual Cambiemos se impone por más de dos voto a uno frente al Kirchnerismo en el ámbito nacional, aunque casi la mitad del electorado haya optado por otras alternativas, el resultado bonaerense, tiene un efecto especial. 

Es que siendo este distrito casi 40% de los votos del país, es donde Cristina Kirchner tiene su mayor caudal tanto en votos como en porcentaje. El ajustadísimo resultado bonaerense, atenuó el efecto de la ola nacional a favor de Cambiemos, que parecía darse hasta la medianoche del 13 de agosto.