A un mes de las PASO y a cien días de la elección
Jul-11-17 - por Rosendo Fraga

A un mes de las PASO, éstas adquieren relevancia como antecedente de una elección importante, como será la del 22 de octubre. Como sucedió en 2013 -la única elección de medio mandato realizada con este tipo de primarias- al no haber competencia en ninguna de las principales fuerzas en pugna en la provincia de Buenos Aires, lo que suceda el 13 de agosto opera como una suerte de “primera vuelta”, transformándose la elección en una suerte de “segunda vuelta”. La campaña electoral comienza legalmente el 14 de julio y esta disposición legal ha sido violada por todos los candidatos. Lo que empieza ese día en realidad es el uso de los espacios mediáticos que el estado otorga a las distintas listas. El antecedente de 2013 es claro: en las primarias las dos fuerzas principales sumaron 65%, en la elección en cambio llegaron al 76%. La ventaja del primero (en ese caso fue Massa) que fue de 5 puntos en las PASO, en la elección se elevó a 12. Las demás fuerzas sufrieron merma de votos a favor de los dos primeros. En el caso que Cristina gane por un voto en las PASO pueden producirse dos efectos diferentes. El “ganador”, puede hacer que en octubre sume votos provenientes de los otros dos candidatos de origen peronista (Massa y Randazzo). Pero también puede darse el efecto “temor”, por el cual el voto anti-kirchnerista se concentre en Cambiemos. Pero si ella gana por un voto el 13 de agosto, crecerá fuertemente la incertidumbre, tanto en lo político como en lo económico. Es que se afianzará la idea de que ella “puede ganar”. 

A cien días de las elecciones de octubre, el escenario más probable es que gane Cambiemos la provincia de Buenos Aires, sin que pueda descartarse que lo haga Cristina. Se han difundido 6 encuestas desde el cierre de listas que fue el 24 de junio. En 2 de ellas, Cristina gana y en las otras 4 hay empate, porque la diferencia a favor de ella o Bullrich  es menor a dos puntos. En cuanto a posibilidades, podría estimarse que Cambiemos tiene 60% de chances de ganar la provincia de Buenos Aires. A su favor juegan dos factores: tiene el gobierno nacional y el provincial, ventaja importante para ganar una elección en Argentina y el voto peronista en la provincia de Buenos Aires va dividido en tres. A Cristina puede adjudicársele 30% de posibilidades de ganarla. Tiene a su favor la situación social negativa en el conurbano bonaerense -donde están dos cada tres votos de la provincia- la que parece evolucionar negativamente. Como ejemplo, la venta de autos importados en junio aumentó 80% y en cambio la de frutas y verduras en el Mercado Central -donde se abastecen los almacenes de los suburbios- cayó 40%. Si hay reactivación, ella no está llegando a los sectores de menores ingresos. Al mismo tiempo, la oferta electoral anti-kirchnerista, también esta dividida en tres (Bullrich, Massa y Randazzo). A Massa puede adjudicársele 10% de chances de salir primero. Sólo en 2 de las 6 encuestas mencionadas, el electorado bonaerense aparece dividido en tres tercios, aunque siempre con 1PAIS (la alianza de Massa y Stolbizer) en tercer lugar. 

Mientras tanto la campaña electoral anticipada ha derivado en una fuerte lucha política. El oficialismo nacional se concentra en dos ejes: la corrupción del Kirchnerismo y la seguridad pública. El pedido de desafuero y detención del ex Ministro de Planificación e Infraestructura, realizado por el Fiscal Stornelli y por ahora negado por el Juez Rodríguez, forma parte de este campo de batalla. Un acuerdo entre Cambiemos y Massa, más algunos diputados de fuerzas provinciales, es suficiente para votar el desafuero -o expulsarlo-  si el juez lo pide. De Vido contra-ataca y desafía diciendo que de los 109.000 millones de dólares en obras que adjudicó, el grupo Macri (incluye en el mismo a Calcaterra) fue el tercer beneficiario por cantidad de contratos y desafía a que algún funcionario de este grupo diga si pagó coimas o se las pidieron. Si el desafuero de De Vido no avanza rápidamente, puede perder impulso y diluirse. En materia de inseguridad, la estrategia de Cambiemos es desplegar todo el personal uniformado posible en las esquinas del conurbano y mostrar actividad frente a la droga.  Con Cristina, la estrategia es “no responderle para no agrandarla”. Ella por su parte, busca explotar la difícil situación social del conurbano, mostrando casos testimoniales y no cifras. Los sindicatos kirchneristas y movimientos sociales convocaron una marcha para el 7 de agosto con motivo de San Cayetano y ella pidió se suspenda, porque cree puede ser utilizada en su contra en la campaña. Massa y Stolbizer por su parte se distribuyen funciones. El primero golpea sobre la situación económico-social, la segunda sobre la corrupción del Kirchnerismo. Randazzo por su parte, hace campaña desde una posición crítica hacia la ex Presidente. 

La Cumbre del G20, ha puesto de manifiesto cuál es el lugar que ocupa Argentina en el contexto global y el desafío de ser sede el año próximo. Dos semanas atrás, el gobierno anunció que Macri se reuniría en esta Cumbre con Merkel, May, Macron y el Presidente de Sudáfrica (Zuma). La primera canceló el encuentro una semana antes por las obligaciones de su rol como anfitrión; May lo hizo un día antes por problemas de agenda y Macron hizo otro tanto, limitándose el encuentro a un breve diálogo en un pasillo. Pero el Presidente argentino se vio con los jefes de gobierno de la India, Turquía, Indonesia, Sudáfrica y Singapur (este último participaba en carácter de invitado). Salvo la primera, los demás son países “medianos” como Argentina. Los presidentes de México y Corea del Sur se vieron con Trump, el primero por el muro y el segundo por la crisis de Corea del Norte. Cabe señalar que los jefes de gobierno de Indonesia, Singapur y Vietnam (éste último no estaba en Hamburgo) en mayo en Beijing invitaron al Presidente argentino a visitar sus países. Esto evidencia que Argentina debe dar prioridad a la relación con países medianos en su política exterior, frente a los cuales tiene real capacidad de negociación y más espíritu de cooperación. La Cumbre de Hamburgo puso en evidencia que los servicios de inteligencia alemanes, concentrados en el riesgo del terrorismo fundamentalista islámico, subestimaron a los grupos violentos de ideología anarquista, que hirieron 160 policías en los disturbios. Argentina tendrá en julio del año próximo un desafío de seguridad sin precedentes, al ser sede de esta Cumbre, que requerirá un drástico replanteo de la política de seguridad local.   

En conclusión: a un mes de las PASO, estas adquieren significación como una suerte de “primera vuelta” para las elecciones de octubre, que operan en consecuencia como “segunda vuelta”; a cien días de las elecciones de octubre es más probable que Cambiemos gane la provincia de Buenos Aires, pero a Cristina hay que adjudicarle 30% de posibilidades de hacerlo; mientras tanto la campaña electoral ha derivado en una fuerte lucha política, donde el tema corrupción está en el centro de la escena, aunque no está claro cuánto puede influir en el voto de Cristina y la Cumbre del G20 ha puesto en evidencia que el espacio de Argentina está en los países medianos y la dimensión del desafío que implica ser sede este encuentro el año próximo.