Las fuerzas de paz y la Política Exterior
Ago-18-16 - por Rosendo Fraga

Durante la reciente visita a la Argentina, el Secretario General de las Naciones Unidas, Ban Ky Moon, en la exposición que realizara ante el Consejo Argentino de las Relaciones Internacionales (CARI) señaló la importancia del país en cuanto a su participación en las fuerzas multinacionales de paz.

Destacó incluso, que un General argentino, Pérez Aquino, h sido elegido para dirigir el equipo de observadores militares que supervisará el cumplimiento de los acuerdos de paz entre el gobierno de Colombia y las FARC, el que ya ha comenzado a desplegarse.

Por su parte el Presidente Mauricio Macri, en su discurso del día del Ejército, planteó que las tres misiones de las Fuerzas Armadas son: ser instrumento de la política exterior, la defensa del medio ambiente y la lucha contra el terrorismo.

En la primera misión, la participación en las fuerzas de paz, ha sido quizás el rol más relevante.

La afirmación del Ban Ky Moon, es consecuencia de lo que se llama "política  de estado": la continuidad a través del tiempo, pese a los cambios de gobierno, de una política gubernamental.

La participación argentina en este tipo de fuerzas, comienza casi desde el inicio de las Naciones Unidas. En los primeros observadores fueron desplegados en el año 1948, hace casi siete décadas.

Desde dicho año y hasta 1991, fueron enviados 148 observadores para participar en distintas misiones.

Ese año, fue la primera vez que se decide enviar una unidad completa del Ejército, para participar en fuerza de paz de la UN como tal, resolviéndose mandar un Batallón a los Balcanes, concretamente a Croacia. Con relevos semestrales, se mantuvo esta misión hasta 1995.

Son años en los cuales se registra el record de efectivos del Ejército empeñados en fuerzas de paz: en 1994 llegan a 2343, incluyendo todas las misiones y no sólo Croacia. Entre dicho año y 2015, la mínima  participación en términos de efectivos, tuvo lugar en el último año, con sólo 350 efectivos. Esta tendencia comenzó a revertirse en el año en curso, ya participarán 417.

En total, han estado en estas misiones 26.336 efectivos, 436 de ellos personal femenino.

Las más relevantes por la cantidad de personal fueron el mencionado Batallón que se desplegó en Croacia entre 1991 y 1996 (UNPROFOR), el Equipo de Combate en Eslavonia Occidental entre 1996 y 1997 (UNTAES), la Fuerza de Tareas Argentina en Chipre (UNFICYP), que ya lleva casi un cuarto de siglo, desplegada desde 1993 hasta hoy, la Compañía de Ingenieros en Kuwait de 1993 a 2002, (UNIKOM), donde también estuvo una Compañía Logística entre 1999 y 2002, y una Compañía de Ingenieros en Kosovo (KFOR) de 2000 a 2006. A ello se agrega un Batallón conjunto en Haití (MINUSTAN), que estuvo entre 2004 y 2014.

El despliegue en 2016, muestra que hay efectivos en Europa, donde continúa los efectivos en Chipre, en Asia donde hay observadores en Israel y África, en el Sahara Occidental. En América, hay personal militar en Haití, instructores en Brasil y también en Chile, formando parte de la Fuerza binacional argentino-chilena "Cruz del Sur". Pero lo más relevante regionalmente es la misión de observadores para la verificación del acuerdo de paz con las FARC en Colombia que se mencionó, que ya ha desplegado 6 efectivos y están llegando otros 57.

La realidad es que la proliferación de conflictos en los últimos años, ha  hecho que la UN requiera y valore cada vez más esta participación de sus países miembros de las Fuerzas de Paz y ello será una tendencia creciente.

La política exterior argentina que busca reinsertar al país en el plano internacional, reestableciendo relaciones con el mundo desarrollado sin alterarlas con las potencias emergentes, teniendo un mayor protagonismo en organizaciones internacionales, va a generar una mayor participación militar en las Fuerzas de Paz en los próximos años.