Navegador



Balance 
Militar de
América
del Sur 2017
:

Presentación
Prólogo
Comentario
Adelanto
Adquisición

Buscador

Investigaciones sobre Defensa

        RESEÑAS

Los valores del Martín Fierro 

La tragedia de los rugbiers de Villa Gesell que bien puede calificarse como "homicidio en banda", es cuestionada por nuestro poema nacional.

Martin_fierro_1894_1.jpg

 

Reseñas anteriores:

Parar la pelota. 

Perón íntimo

Julio Argentino Roca. Un lugar incómodo en el pensamiento nacional 

 

Suscripción a newsletter

Si desea recibir nuestro newsletter, por favor ingrese sus datos.
 
Inicio arrow Análisis arrow Latinoamérica arrow EEUU delega en Brasil la mayor crisis regional

EEUU delega en Brasil la mayor crisis regional PDF Imprimir E-Mail

Oct-07-10 - por Rosendo Fraga

EEUU enfrenta la mayor crisis en su relación con América Latina desde la caída del muro. Por un lado, surge la presencia militar en la región de una potencia extra-continental como es Rusia, que ahora no sólo tiene como punto de apoyo a Cuba (como sucedía durante la guerra fría) sino a Venezuela, un país importante en América del Sur y a través de ella logra el apoyo de varios países de América del Sur y de América Central. Por otro lado, la crisis que ha estallado en Bolivia originó la expulsión del embajador de Washington en este país; lo mismo sucedió en Venezuela y el placet del nuevo embajador en Honduras ha sido demorado. La convergencia de una crisis regional prevista como la boliviana, con una imprevista como la presencia militar rusa, junto con el hecho de que EEUU vive la crisis financiera más grave desde el año 1929, crean una situación en la cual la influencia regional de Washington es la más baja en varias décadas. Además, la administración Bush es la que termina con menos aprobación desde que hay encuestas en los EEUU y a pocas semanas de elecciones presidenciales todavía inciertas, el vacío de poder mundial y regional es muy grande.  

Es posible que Rusia esté aprovechando esta situación para desplegar una presencia militar en la región, que hasta hace pocas semanas hubiera sido impensable. El mayor buque de la Armada rusa, el Pedro el Grande, navega hacia el Caribe para participar en la segunda semana de noviembre de ejercicios navales con la armada venezolana. Para los analistas navales norteamericanos, se trata de un buque con tecnología obsoleta y es así. Pero su envío implica que Moscú ha decidido darle prioridad política a su presencia militar en América Latina, como respuesta a la extensión de la OTAN a las ex repúblicas de la URSS y el despliegue del escudo antimisiles en Europa Central. Putin, por su parte, ha dicho que América Latina tiene una relevancia propia en el escenario mundial, negando que la importancia estratégica de la región derive sólo del conflicto entre Rusia y los EEUU, como sucedió en la guerra fría. Chávez, que acaba de firmar un acuerdo de cooperación nuclear con Moscú que le permitirá construir su primera central, ha propuesto frente a la crisis financiera una alianza de Rusia, China, Irán, Bielorusia y Venezuela, para articular una coalición económica alternativa a la de EEUU. Bolivia ha decidido sustituir la cooperación antidroga con EEUU por la que ofrece Rusia -incluida la entrega de 5 helicópteros- y la Presidente argentina decidió la semana pasada visitar Moscú el próximo mes de diciembre. Si bien la bolsa y los bancos rusos sufren o más que los norteamericanos y la baja en los precios de la energía disminuyen el flujo económico hacia Rusia, ello no parece por ahora influir en sus decisiones estratégicas.  

La crisis boliviana sigue dando márgenes para treguas pero no para acuerdos definitivos. Las conversaciones entre Evo Morales y los prefectos autonomistas han llegado a un punto muerto y el presidente boliviano analiza adelantar la elección presidencial, al rechazarse su iniciativa de realizar un nuevo referéndum, esta vez para aprobar la nueva constitución que espera ganar, como lo hizo con el referéndum revocatorio y como lo ha logrado recientemente Correa en Ecuador. Los partidarios de Morales, cercan el Congreso, exigiendo que sancione la nueva Constitución. Chávez sigue respaldando a Morales, política, económica y militarmente -lo que ha generado una reacción nacionalista adversa en los militares bolivianos-; en Ecuador el conflicto del presidente Correa con la región más rica de Guayaquil se profundiza con cierta analogía a lo que sucede en Bolivia y en Perú, el presidente Alan García sigue perdiendo popularidad, enfrenta crecientes protestas y debiendo renunciar su ministro de energía por una denuncia de corrupción. En Colombia, el presidente Uribe parece encaminarse a una reforma constitucional que, sin imponer un tercer mandato consecutivo, le permita volver al poder dejando un mandato intermedio, como lo establecen las constituciones de Brasil y Argentina. La crisis boliviana contiene a la vez un conflicto ideológico derecha-izquierda, un enfrentamiento étnico, la pugna por los recursos energéticos y una fractura territorial, pero los EEUU -acosados por diversos problemas- no intervendrán y dejarán a Brasil el hacerlo como potencia regional.  

A su vez Brasil comienza a sufrir los efectos de la crisis financiera internacional en momentos que intenta moderar tanto la crisis boliviana como la alianza militar de Venezuela con Rusia. El gobierno de Lula -quien sigue siendo el presidente con mayor popularidad en la historia de su país- ha comenzando a devaluar y anunció un rescate de 18.000 millones para los bancos, mientras que baja drásticamente la bolsa brasileña, mostrando que el país sufrirá los efectos de la crisis financiera internacional. En momentos que EEUU se repliega de América del Sur, la presencia militar de Rusia promovida por Venezuela no coincide con el interés de Brasil de consolidarse como la potencia estratégica no sólo de América del Sur, sino también de Atlántico Sur, objetivo al cual apunta el proyecto del submarino nuclear. Este es el motivo por el cual Brasil reclamó contra la reactivación de la IV Flota de los EEUU, destinada a actuar en la región. En función de su rol como líder regional, en los primeros días de octubre, Lula reunió el mismo día en Brasilia a Chávez, Correa y Morales, para mantener reuniones bilaterales por separado. Moderar la presencia militar de Rusia en América Latina, atenuar la ofensiva ecuatoriana sobre empresas brasileñas y evitar el desborde de la crisis boliviana son sus objetivos inmediatos. Las elecciones municipales realizadas el domingo 5 de octubre mostraron que la popularidad del Presidente fue suficiente para que el PT ganara en un tercio de las comunas, pese a lo cual se realizará una segunda vuelta en las tres ciudades más importantes del país: San Pablo, Río de Janeiro y Bello Horizonte.  

En conclusión: EEUU enfrenta la crisis política más grave en su relación con América Latina desde la caída del muro, al combinarse la presencia militar rusa en la región con los efectos de la crisis boliviana, y delega de hecho en Brasil la responsabilidad de ésta.

 
Documentos del CENM
¡nuevo!

Una visión de largo plazo:
Análisis del documento “Tendencias globales 2035” del Consejo de Inteligencia de los EEUU

ACTUALIDAD

      ELECCIONES 2019

SITIOS WEB RELACIONADOS !! (NUEVO) 

WEB ACADEMIA NACIONAL DE CIENCIAS MORALES Y POLÍTICAS

     WEB SITIO "ROCA HOY"      

  

SECCIONES

ARGENTINA

BOLIVIA
BRASIL

CHILE

COLOMBIA
COYUNTURA
CUBA
DEFENSA
EL SALVADOR
EVOLUCION SOCIOPOLITICA
HONDURAS
IBEROAMERICA
INTERNACIONAL
LAS AMERICAS
LATINOAMERICA

MEXICO

MUNDO
NICARAGUA
OPINION PUBLICA
PARAGUAY

PERU

URUGUAY

VENEZUELA

Opinion Publica Indicadores de opinion publica de Argentina Indicadores de opinion publica de Argentina Indicadores de opinion publica de America Latina

Archivo historico banner_cp.jpg


Indicadores