Navegador



Buscador

Investigaciones sobre Defensa

Suscripción a newsletter

Si desea recibir nuestro newsletter, por favor ingrese sus datos.
 
Inicio

El Salvador: ¿quién abandera el cambio? PDF Imprimir E-Mail

Oct-07-08 - por Carlos Chamorro*

Mauricio Funes y Rodrigo Avila, compiten por demostrar que tienen capacidad de cambiar al FMLN y ARENA, respectivamente

Alemán de nacimiento y salvadoreño de adopción, Paolo Luers, es uno de los analistas má agudos y polémicos de la situación política salvadoreña. Con más de veinticinco años de residir en ese pais, desde que se sumó a la lucha guerrillera del FMLN en Radio Venceremos, Luers ha transitado en tiempos de paz por distintos medios de comunicación: Primera Plana, El Faro, hasta convertirse ahora en columnista y enviado especial del Diario de Hoy. A continuación sus observaciones sobre lo que está en juego en las elecciones presidenciales salvadoreñas que se celebran en marzo del próximo año.

Según todas las encuestas, el FMLN está por encima ARENA en las proyecciones presidenciales. ¿Es una tendencia definitiva?

En las últimas semanas la distancia se ha estrechado. Durante meses el FMLN y su candidato llevaban una clara ventaja. Cuando Rodrigo Avila todavía no estaba nombrado como candidato y en la derecha todavía había un pleito fuerte sobre la candidatura, el FMLN llevaba como 20 puntos de diferencia. A partir del nombramiento del candidato, que es el ex jefe de la Policía Nacional Civil se ha logrado nivelar el campo.

¿Además de ARENA y el FMLN que otras fuerzas compiten?

Existe la democracia cristiana y existen dos partidos pequeños de izquierda, Cambio Democrático y el FDR. Ninguno de ellos va a jugar un papel importante en las elecciones presidenciales, tal vez en las de diputados.

Entonces la situación ahora es que ARENA todavía debe nombrar al candidato a la vicepresidencia y presentar su programa y tiene ciertos ases en la manga, yo me atrevo a decir que al final de mes estén iguales en las encuestas, estarán parejos. Y realmente va a empezar la disputa por conquistar a los indecisos. Tengo la impresión que esto va a ser una campaña muy interesante porque tanto la derecha como la izquierda proclaman un cambio en sus propias filas. Rodrigo (Avila) habla de una nueva derecha con compromiso social y Mauricio Funes habla de una izquierda que se salga de los usuales tradiciones ortodoxas y que esté abierta a pactar con la empresa privada, hablar con todas las fuerzas sociales.

Eso proyectaría una campaña con mayores componentes de contenido y de persuasión, porque las campañas en El Salvador se convierten muy polarizadas.

En El Salvador, la tendencia es que cada campaña presidencial se convierte en un referéndum, no solamente sobre el futuro del país sino como que fuera la decisión sobre la civilización, entre libertad y dictadura, entre socialismo y democracia. Se manejan muchos conceptos muy grandes en esta situación yo tengo meses de estar sosteniendo en debates que en estas elecciones va a ganar quien logre proyectar que realmente tiene la capacidad de transformar a su propio campo, uno a su partido de ARENA y el otro al FMLN.

Después de la guerra, ARENA ha dejado de ser un partido muy ideológico y se ha convertido en un partido que a pesar de tradiciones ideológicas logra reinventarse. El primer presidente de ARENA, Cristiani, era el que tuvo que terminar la guerra y negociar la paz. El segundo tuvo que cumplir con los compromisos adquiridos en los acuerdos de paz y éstos dos últimos Paco Flores y Tony Saca han tenido que meterse de fondo en los problemas sociales. El último presidente ha hecho de eso su eje central en la propaganda y tengo la impresión que Rodrigo (Avila) ha entendido que él lo tiene que poner en práctica. Si logra un viraje en la derecha no solamente en su partido, sino en el bloque empresarial, de aceptar la necesidad de una reforma fiscal y de aumentar sustancialmente los gastos sociales en educación, en salud, en medidas estructurales contra la pobreza. Si no logra ésto, él no puede ganar.

Hablemos de la capacidad de renovación del FMLN. Sus candidatos en las últimas elecciones estaban vinculados a la guerra y la tradición guerrillera. Ahora llevan a Mauricio Funes, un periodista que no viene de las filas propiamente del FMLN. ¿Es esta una operación electoral del FMLN o es leida como una voluntad de cambio?

Precisamente esa es la incógnita y de la percepción que la gente tenga de ésto va a depender si él logra convertirse en Presidente. De hecho es mucho más difícil transformar al FMLN que transformar ARENA, porque el FMLN realmente es un partido ideológico con mucha consistencia, con mucha tradición y con militancia incluso muy ideologizada. Ellos han optado por un candidato externo y de cara civil y creo que la dirigencia del FMLN lo ha querido hacer como una medida táctica, ahorita se han dado cuenta que esto no es tan fácil y que en parte se ha hecho realidad, en parte hay una gran expectativa dentro de la militancia o dentro de los simpatizantes del partido en un cambio sustancial y también hay mucha resistencia. El partido ha optado por cerrar filas y no dejar que Mauricio Funes aparte de la campaña presidencial toque al partido, no le han dejado escoger candidatos para diputados, no le han dejado ni siquiera discutir la trayectoria de varios alcaldes o alcaldesas y proponer otras alternativas.

¿Cuánta incidencia tiene Mauricio Funes en el programa que está prometiendo? Entiendo que ya presentó un programa que está hablando con mucho énfasis en la reforma fiscal, de transparencia, de lucha contra la corrupción y de darle un nuevo impulso a la economía salvadoreña que muestra ciertos signos de estancamiento.

Le han dejado cierta libertad en el manejo del programa y le han dejado a él la tarea de representarlo y de explicarlo y le han dejado tomar unas decisiones por ejemplo que tienen mucha trascendencia. El FMLN en las últimas elecciones con Schafik Handal, y todavía en documentos hace un año estaba exigiendo revertir la dolarización, regresar a la moneda nacional y estaba cuestionando entrar a la negociación con el TLC con Centroamérica y EE.UU. Estos dos puntos Mauricio ha dicho que no se van a tocar, él está tratando de darle cierta confianza a la empresa privada que en los términos macro-económicos no se van a dar cambios abruptos. Que si va a tener cambios en la capacidad regulatoria del gobierno, digamos en la fijación de precios, en la gasolina, en los granos básicos, pero no en términos macro-económicos.

Otra parte del programa que tiene que ver con la participación ciudadana, con reforma política, donde hay muchos párrafos que yo me doy cuenta analizando ahorita la situación en Nicaragua, donde hay muchos párrafos que suenan a esa política como lo que está haciendo crisis en Nicaragua con los CPC, ahí si hay influencias que pueden ser contraproducentes para este intento de presentar al FMLN como una fuerza moderada o moderna.

Hablaste de los indecisos, ¿Qué segmento del electorado representan?

El Salvador es un país históricamente muy polarizado. Cada uno de los partidos grandes derecha, izquierda, tiene un voto duro que representa quizás entre el 25 ó 30 % del electorado y el resto que pueden ser entre 40 ó hasta 50% son sectores que no están definidos, no tienen una fidelidad orgánica ni con uno ni con otro. Hay una tendencia fuerte a una alternativa del gobierno, eso es natural, esto trabaja en favor del Frente. Por otra parte, hay miedo a cambios demasiado abruptos y no garantizan la estabilidad del país, esto trabaja a favor de ARENA y sobre todo en un candidato que está aprendiendo realmente a usar un lenguaje también de cambio y de reforma.

Si Rodrigo (Avila) convence que no es la continuidad del último presidente, sino que va a hacer un viraje, y si por otro lado Mauricio (Funes) logra convencer a la gente que esto no es el FMLN de siempre y no es el FSLN de Daniel Ortega, sino una fuerza moderada capaz de gobernar en concertación, el que logre convencer a estos indecisos va a ganar.

¿Se pueden considerar las elecciones de enero, las legistativas y las municipales, como una señal de lo que será el desenlace de las presidenciales de marzo?

Sí y no, en alguna manera yo creo que lo son, todo el mundo espera que la batalla de la Alcaldía de San Salvador sea como la antesala a la batalla de la presidencia. Pero digo que no porque el electorado salvadoreño en los últimos años pero con fechas diferidas donde no estaban en el mismo año de las elecciones, ha sabido distribuir el poder de la manera de crear equilibrio, ha dado la presidencia de ARENA y le ha dado muchas fuerza al frente en las alcaldías principales sobre todo en el área metropolitana y la Asamblea Legislativa. ¿Cómo va a funcionar esto donde básicamente todo el paquete está en juego?, está muy difícil de saber.

¿Cómo se gana la presidencia en El Salvador? aquí se gana con el 35%, en primera vuelta.

En El Salvador se necesita el 50% más uno de los votos para ganar en primera ronda, y si eso no se da, una segunda ronda y el que gana más votos entre los dos gana. Lo más probable es que exista una segunda vuelta.

*Artículo publicado en el semanario CONFIDENCIAL de Nicaragua

 
GLOBAL TRENDS 2035
¡nuevo!


EL MUNDO EN 2035

ACTUALIDAD

ARGENTINA
El concepto de la reforma laboral

LATINOAMÉRICA
La elección de Venezuela y sus efectos políticos

INTERNACIONAL
Un mundo tenso e incierto

EVOLUCIÓN SOCIOPOLÍTICA
Balance de la conflictividad social argentina durante septiembre

DEFENSA
El debate sobre defensa y seguridad

OPINIÓN PÚBLICA
Seguimiento de intención de voto a presidente (Dic 2013 - Nov 2015)

OPINIÓN
Proyección del bicentenario de Chacabuco

SECCIONES

ARGENTINA

BOLIVIA
BRASIL

CHILE

COLOMBIA
COYUNTURA
CUBA
DEFENSA
EL SALVADOR
EVOLUCION SOCIOPOLITICA
HONDURAS
IBEROAMERICA
INTERNACIONAL
LAS AMERICAS
LATINOAMERICA

MEXICO

MUNDO
NICARAGUA
OPINION PUBLICA
PARAGUAY

PERU

URUGUAY

VENEZUELA

Opinion Publica Indicadores de opinion publica de Argentina Indicadores de opinion publica de Argentina Indicadores de opinion publica de America Latina

Archivo historico banner_cp.jpg


Indicadores