Navegador



Balance 
Militar de
América
del Sur 2017
:

Presentación
Prólogo
Comentario
Adelanto
Adquisición

Buscador

Investigaciones sobre Defensa

      RESEÑAS

Argentina con Brasil y Chile (1946-1962)
de Roberto Dante Flores

Este libro plantea una temática novedosa: la existencia de un vínculo entre los medios de comunicación y los procesos de integración de los pueblos y Estados.

resenias_180214_dante_B.jpg

 

Suscripción a newsletter

Si desea recibir nuestro newsletter, por favor ingrese sus datos.
 
Inicio

El referendo para la nueva constitución PDF Imprimir E-Mail

Sep-26-08 - Informe de Josefina Ichaso

En el 2006, una de las principales promesas del actual presidente de Ecuador, Rafael Correa, fue redactar una nueva Carta Magna. Fiel a sus palabras, la nueva Constitución ecuatoriana ya está escrita y fue rápidamente aprobada por la Asamblea Constituyente. El 28 de septiembre será sometida a referendo, donde asistirán 100 observadores internacionales de la OEA, cubriendo las 24 provincias del país.

El acelerado proceso generó la renuncia del presidente de la Asamblea y estrecho aliado de Correa, Alberto Acosta, debido a diferencias con el presidente sobre el plazo para finalizar la Constitución. Acosta y otros asambleístas creían que se podría ampliar el plazo fijado por el estatuto de la cámara para la redacción de la Carta Magna con el fin de mejorar los textos; contrariamente a lo que deseaban Correa y la mayoría de la coalición de Acuerdo País.

El sucesor en la presidencia de la Asamblea fue Fernando Cordero, quien aceleró el proceso y dejó listo el articulado una semana antes del plazo fijado. La rapidez con que se aprobaron los artículos de la Constitución generó la denuncia de la oposición, quien acusó a Correa de aprobar el texto en bloque y no artículo por artículo.

La nueva Constitución cuenta con 9 títulos, 444 artículos, 30 disposiciones transitorias, una disposición derogatoria y el Régimen de Transición. Su amplitud supera en un 60 por ciento al texto anterior de 1998.

Entre los artículos, el texto incluye la posibilidad de que los presidentes se presenten a la reelección una sola vez, y como la primera administración de Rafael Correa (2007-2009) no cuenta como periodo presidencial, el actual presidente no solo podrá presentarse a reelección en el 2010 sino también en el 2014.

Como expuso Infolatam, la nueva Constitución también establece que "el presidente de la República será dirimente en el caso de que los habitantes de un área donde se detecte algún recurso natural no renovable se nieguen a la explotación, tras la aplicación del mecanismo de la consulta previa.  Además, solo el presidente de la República tendrá la potestad de solicitar a la Asamblea Nacional el ingreso al país de transgénicos en ocasiones excepcionales, como por ejemplo, razones médicas. Tendrá atribuciones para manejar la política cambiaria, monetaria, crediticia y financiera".

Además, incluye la facultad del Estado de manejar exclusivamente las políticas de educación, salud, seguridad y vivienda. Este aspecto preocupa principalmente al Distrito, como explica el alcalde de Quito, Paco Mocayo, al señalar el error de vulnerar la educación municipal que cuenta con una alta calidad. Del mismo modo, Margarita Carranco, concejal de Quito, comentó que "lo ideal es que el Gobierno asuma las políticas de educación, pero que la operatividad pueda ser estatal y municipal".

Asimismo, el texto reconoce a los Distritos Metropolitanos como gobiernos autónomos que podrán establecer regímenes que permitan su funcionamiento descentralizado o desconcertado. También establece que se creará un Sistema Nacional de Competencias que será el órgano que determinará si los gobiernos seccionales y locales están en capacidad de asumirlas.

La nueva Constitución posee un apoyo considerable.

Según las últimas encuestas realizadas, la aceptación al proyecto lleva la delantera. Un estudio realizado por la encuestadora SP Investigaciones y Estudios, de Santiago Pérez, mostró que de 4.610 personas, 57 por ciento apoya la nueva Constitución, mientras que el 23 por ciento no. Según la investigación, el 9 por ciento constituye el nulo, y 11 por ciento a los votos en blanco.

Del mismo modo, Perfiles de Opinión realizo una encuesta entre el 1 y el 3 de septiembre, donde de 5.119 personas, el 56 por ciento respondió por el "sí" a la nueva Constitución, y el 29 por ciento por el no; mientras que el voto nulo fue del 6 por ciento, y los restantes 9 del blanco. Según la directora de la firma, Paulina Recalde, aunque el voto ecuatoriano se sigue caracterizando por su volatilidad, existe una mayor inclinación hacia el "sí" que hacia el "no".

Asimismo, movimientos y partidos políticos de izquierda, sindicatos y organizaciones estudiantiles, crearon un frente de unión denominado "Unidad Popular MPD 15", con el fin de realizar una campaña para apoyar a la nueva Constitución en el referendo de septiembre. Entre los integrantes figuran los partidos políticos Movimiento Popular Democrático (MPD) y el Partido Comunista Marxista Leninista del Ecuador. También organizaciones del Frente Popular: Unión General de Trabajadores del Ecuador, la Federación Única Nacional de Organizaciones del Seguro Social Campesino, la Unión Nacional de Educadores, la Federación de Estudiantes Secundarios del Ecuador y la Federación de Estudiantes Universitarios del Ecuador.

Según la unión, "la campaña es para lograr que los trabajadores, la juventud y los pueblos del Ecuador se pronuncien por el 'Sí' a la Constitución por ser progresista, democrática, antineoliberal, porque recoge las aspiraciones de cambio largamente postergadas para las mayorías", y el proyecto de la nueva Constitución cierra "el paso a la derecha, a la oligarquía, que quiere regresar al pasado de oprobio y miseria, de explotación, de atraso y corrupción".

No obstante, existen varios sectores relevantes que se oponen.

Por un lado, las iglesias Católica y Evangélica criticaron a la nueva Constitución, en cuanto a la interpretación de ciertos temas, como por ejemplo el concepto de familia, el respeto por la vida, la educación laica y el "totalitarismo" del Estado.

El presidente de la Conferencia Episcopal Ecuatoriana (CEE), monseñor Antonio Arregui, expresó su desacuerdo con cuatro artículos de la nueva Constitución. Según Arregui, si bien el texto "ha recogido enunciados generosos" en diversos aspectos como la economía, salud y sociedad, también existen "inconsecuencias" en temas como el aborto, la familia, la educación y la libertad religiosa. Luego agregó que en la nueva Constitución, en temas de educación, "se arroga el derecho de determinar lo que se tiene que enseñar y lo que se tiene que ignorar". Sin embargo, Arregui dejó en claro que la Iglesia no promoverá el "No", pero que la institución esta facultada "a pedir a toda conciencia cristiana que tome nota de las incompatibilidades no negociables de esta Constitución".

Por su parte, Correa acusó a la iglesia de estar ligada a monopolios, por lo que Arregui comentó que no entrará en una discusión con el presidente, y que se limitarán a ejercitar su derecho de libre expresión, incluida las creencias religiosas.

Igualmente, cientos de ciudadanos ecuatorianos expresaron su oposición en una manifestación para promover el "no" al proyecto de la nueva Constitución. Dentro de los manifestantes, se encontraba el Movimiento de Mujeres Majaderas, quienes participaron en el recorrido de una caravana de vehículos en las calles de Quito. Gabriela Ortega, dirigente de la organización, comentó que la acción se debía a la oposición del Ejecutivo del presidente, y al nuevo texto, el cual lo definió como "dictatorial". Aunque la dirigente admitió haber encontrado "muchos aspectos positivos" en el proyecto, también atestó que ciertos errores llevarían a la sociedad a vivir "en una dictadura y un totalitarismo". Luego enfatizó su protesta contra el régimen de transición, y propuso la elección de nuevos mandatarios, "una nueva Asamblea", y poner "lo bueno del actual proyecto, con reformas discutidas entre todos los sectores de la sociedad, para elaborar una nueva propuesta constitucional".

Del mismo modo, el sábado 16 de agosto, un grupo de estudiantes y particulares realizaron una manifestación en oposición. Fueron hasta la universidad Católica de Guayaquil, en el oeste de Ecuador, donde Correa emitía su cadena radial, y se enfrentaron con un grupo de ecuatorianos que promovían el "sí".

Ante tal situación, Correa realizó un llamado a los ciudadanos para que la campaña del referendo no sea violenta. Comentó que "la violencia genera más violencia", y que la confrontación debe ser de ideas y no en violencia.

A los grupos de oposición se han unido los indígenas, quienes protestan por la no inclusión del quechua como idioma cooficial junto al español. Humberto Cholango, presidente de la filial Sierra de la CONAIE, Ecuarunari, comentó que la decisión de no incluir el idioma en la nueva Carta Magna demuestra una actitud acomplejada y racista por parte del oficialismo.

Por su parte, Rafael Correa se encuentra satisfecho con la nueva Constitución, a la cual consideró "perfectible". Aseguró que el referendum permitirá concretar "la revolución ciudadana para pasar el poder de unas cuantas manos a los millones de manos de la mayoría de ecuatorianos" y acusó a los partidos políticos y movimientos de oposición e instigó a los asistentes a no dejar "que nos regresen al pasado". Explicó que su objetivo es sacar a Ecuador de la "larga y triste noche neoliberal" y llevarlo hacia el "Socialismo del siglo XXI".

Incluso, en una de las marchas de sus partidarios, dijo que aplastarán "al viejo país, a la oligarquía, a las estructuras caducas, a las mafias de siempre".

Si bien Rafael Correa no llegó al punto de proponer la reelección indefinida (como fue el caso de Chávez), está claro que la nueva Carta Magna refuerza en gran medida los poderes presidenciales del actual mandatario.

La oposición consideró que el texto está hecho "a medida" del vigente presidente, ya que no sólo "reduce las facultades del poder legislativo", sino que también fortalece al Ejecutivo.

Contrariamente a los ciudadanos, a quienes les esta permitido realizar todo lo que no está prohibido, el Gobierno actúa según las facultades que le son legadas por la Constitución y solo puede actuar como le manda ésta. Por ende, una nueva Carta de tal magnitud generará un gobierno difícilmente controlado por el poder Legislativo y Judicial, y cada vez más cerca al totalitarismo.

Si la Constitución se llegase a aprobar, Rafael Correa no solo podrá presentarse dos veces más a elecciones presidenciales, sino que poseerá una competencia de enormes dimensiones para sus probables siguientes mandatos.

 
Balances y perspectivas políticas
¡nuevo!

Argentina
Balance 2017 | Perspectivas 2018

América Latina
Balance 2017 | Perspectivas 2018

El mundo
Balance 2017 | Perspectivas 2018

ACTUALIDAD

ARGENTINA
El concepto de la reforma laboral

LATINOAMÉRICA
Lo que está en juego en Ecuador 

INTERNACIONAL
Un mundo tenso e incierto

EVOLUCIÓN SOCIOPOLÍTICA
Balance de la conflictividad social argentina durante septiembre

DEFENSA
El debate sobre defensa y seguridad

OPINIÓN PÚBLICA
Seguimiento de intención de voto a presidente (Dic 2013 - Nov 2015)

OPINIÓN
Proyección del bicentenario de Chacabuco

SECCIONES

ARGENTINA

BOLIVIA
BRASIL

CHILE

COLOMBIA
COYUNTURA
CUBA
DEFENSA
EL SALVADOR
EVOLUCION SOCIOPOLITICA
HONDURAS
IBEROAMERICA
INTERNACIONAL
LAS AMERICAS
LATINOAMERICA

MEXICO

MUNDO
NICARAGUA
OPINION PUBLICA
PARAGUAY

PERU

URUGUAY

VENEZUELA

Opinion Publica Indicadores de opinion publica de Argentina Indicadores de opinion publica de Argentina Indicadores de opinion publica de America Latina

Archivo historico banner_cp.jpg


Indicadores