Navegador



Balance 
Militar de
América
del Sur 2017
:

Presentación
Prólogo
Comentario
Adelanto
Adquisición

Buscador

Investigaciones sobre Defensa

        RESEÑAS

"Locos de Dios". Huellas proféticas en el ideal de justicia, por Santiago Kovadloff 

 La vinculación del pensamiento clásico con el presente, no solo resulta conveniente sino también   necesario.

 

     

portada_locos_de_dios_mod_3.jpg

Suscripción a newsletter

Si desea recibir nuestro newsletter, por favor ingrese sus datos.
 
Inicio arrow Análisis arrow Mundo arrow Al borde de la recesión mundial

Al borde de la recesión mundial PDF Imprimir E-Mail

Sep-24-08 - por Fernando Molina*

Hasta ahora la crisis financiera de Estados Unidos ha obligado al gobierno de este país a gastar 300 mil millones de dólares (30 veces el PIB de Bolivia) en el rescate de las instituciones financieras en problemas, y en la provisión de liquidez al sistema crediticio.

También ha sacado al presidente Bush de su sopor de final de mandato para pedir la autorización del Congreso con el objetivo de crear una entidad gubernamental que, al costo de “cientos de miles de millones” más, se haga cargo de la deuda mala de los bancos.

Esta última decisión se conoció el viernes 19 pero se dice que comenzará a aplicarse el lunes 22, pues mereció el inmediato respaldo de los líderes de los dos partidos estadounidenses. Un día antes, los bancos centrales europeos anunciaron que sacarán 180 mil millones de dólares más al mercado.

Semejante movilización y tal gasto, evidentemente, debe de tener razones muy bien fundadas. Henry Paulson, el secretario del Tesoro, respondió a las críticas sobre la cuestión de apoyar a los grandes millonarios con dinero público diciendo que estas medidas, aunque muy onerosas para el tax-payer, el contribuyente, son la única salida que queda.

Según la mayoría de los analistas, dejar a los bancos a su suerte sería permitir el derrumbe de todo el sistema en una crisis tan grande como las que Marx predijo que conducirían a la destrucción del capitalismo. Se ha dicho incluso que, sin la barrera de contención que conforman los bancos centrales de los países ricos, el problema tendría el tamaño de la Gran Depresión, esa bancarrota mundial de los años 30 que, entre otros efectos, causó hambruna en los Estados Unidos, convirtió al economista John Maynard Keynes en un héroe (de hecho, las medidas que se están tomando en estos días están inspiradas en sus teorías) y potenció por doquier las corrientes políticas socializantes.

En Bolivia, el economista Napoleón Pacheco nos recuerda que “las crisis financieras son parte del comportamiento previsible de las economías de mercado”. En este caso se produjo por una peligrosa combinación de factores: Desde fines de los años 90, para conjurar una posible ralentización de la economía por contagio de la crisis asiática, Alan Greespan, entonces el venerado banquero central y ahora “uno de los causantes de la crisis”, ordenó que las tasas de interés estadounidenses se mantuvieran en un nivel muy bajo. Al mismo tiempo, las bolsas popularizaron un método para que cualquier inversionista pudiera prestar dinero a los compradores de casas. Éstos aprovecharon la oportunidad y no usaron su propio dinero, sino el que había muy barato en el mercado. Así que, por cada 100 millones de dólares invertidos, un millón era de los inversionistas y 99 prestados.

Para complicar más la cosa, los prestamistas de estos 99 millones vendieron tal deuda a otros bancos y fondos. Y unos y otros, a fin de protegerse, contrataron seguros, acudiendo a compañías como American International Group, que hace pocos días la Reserva Federal tuvo que estatizar pues estaba quebrada. De este modo, decenas de instituciones financieras de Estados Unidos (pero también de otras partes del mundo) quedaron involucradas. Se había formado una enorme bola que por años reposó sobre, apenas, dos alfileres: la capacidad de pago de los compradores de casas, que en muchos casos era escasa, y, sobre todo, la firme convicción de que, puesto que las propiedades inmobiliarias no habían bajado de precio antes, tampoco lo harían en el futuro. Así, la falacia del método inductivo llevó a los inversionistas inmobiliarios a la perdición.

Efectos sobre la economía

Según Pacheco, es muy probable que la crisis financiera tenga efectos sobre “el sector real”. Los grandes esfuerzos del gobierno estadounidense tienen el objetivo de evitar que esto ocurra. Se intenta sacar la cartera mala de los bancos para que estos recuperen la confianza del mercado, reciban dinero y puedan prestarlo, reanudando el flujo crediticio que, en este momento, se halla prácticamente parado, ya que las instituciones y personas que tienen dinero no saben a quién dárselo con cierta seguridad. Al principio de la crisis, cuando se creía que Europa, China e India seguirían creciendo, estos inversionistas usaron su dinero en la compra y venta de materias primas, de petróleo y alimentos, y ésa fue una de las causas del alza de precios de estos bienes.

Como se sabe, hace algunos meses el barril de petróleo llegó a costar 140 dólares. Sin embargo, conforme la crisis bancaria avanzaba, la economía europea disminuyó su crecimiento por falta de crédito y por el alto precio de las materias primas. Y aunque China e India siguieron fuertes, hoy pocos creen que saldrán indemnes de esta situación, como muestra el hecho de que las bolsas asiáticas cayeran notablemente durante la última semana.

Entonces, como resultado de todo esto, se difunde la idea de que el crecimiento económico mundial se detendrá, y entonces invertir en materias primas resulta menos atractivo, pues, como es obvio, éstas sólo suben de precio cuando la economía está bien y las demanda. (Pese a ello, en estos días la agudización de la crisis estadounidense ha elevado el precio del petróleo).

Sin embargo, en general los poseedores de dinero están prefiriendo comprar oro, dólares y bonos del Tesoro de Estados Unidos, que son los activos más seguros y constituyen un refugio “clásico” durante los malos tiempos. En pocas semanas el precio del oro subió 11 por ciento, el dólar ha aumentado su valor respeto al euro, y “los inversores grandes siguen comprando bonos del Tesoro al punto que en esos títulos, en el corto plazo, la tasa de interés es prácticamente cero”, dice El Clarín.

Para poder correr hacia los activos seguros, explica Pacheco, los inversionistas “venden los títulos (acciones) que tenían”, lo cual causa el desplome de las bolsas. A su vez, la caída de sus acciones disminuye las ganancias de las compañías, así como sus disponibilidades de capital para expandirse, y se traduce en el cierre de operaciones y por tanto en el despido o en la no contratación de trabajadores. José Luis Evia, un economista boliviano especializado en finanzas, nos recuerda que el índice de desempleo de Estados Unidos ha estado aumentado en las últimas semanas. A su vez, los desempleados compran menos y eso perjudica a las empresas, que deben detener su marcha y, claro, despedir trabajadores. Este círculo es lo que llamamos recesión o destrucción de las fuerzas productivas.

Hacia él vamos, al parecer. Evia cree que una recesión prolongada amenaza al mundo. Por lo pronto, solamente la puede parar el fisco de Estados Unidos y su poderío económico. Por eso su enérgica intervención del 19 de septiembre logró que los precios de las acciones en Wall Street volvieran a subir. (¿Por cuánto tiempo?).

*Artículo publicado en el semanario PULSO de Bolivia

 
Documentos del CENM
¡nuevo!

Una visión de largo plazo:
Análisis del documento “Tendencias globales 2035” del Consejo de Inteligencia de los EEUU

ACTUALIDAD

ARGENTINA
Nuevo acuerdo con el FMI y tensión social

LATINOAMÉRICA
Trump, López Obrador, Maduro y Bolsonaro

INTERNACIONAL
EE.UU. y China: guerra comercial y conflicto estratégico

EVOLUCIÓN SOCIOPOLÍTICA
Informe de conflictividad social en Argentina (Set-18)

DEFENSA
Investigación judicial sobre defensa

OPINIÓN PÚBLICA
Evaluación de los paros generales

OPINIÓN
La hora de la anti-política

SECCIONES

ARGENTINA

BOLIVIA
BRASIL

CHILE

COLOMBIA
COYUNTURA
CUBA
DEFENSA
EL SALVADOR
EVOLUCION SOCIOPOLITICA
HONDURAS
IBEROAMERICA
INTERNACIONAL
LAS AMERICAS
LATINOAMERICA

MEXICO

MUNDO
NICARAGUA
OPINION PUBLICA
PARAGUAY

PERU

URUGUAY

VENEZUELA

Opinion Publica Indicadores de opinion publica de Argentina Indicadores de opinion publica de Argentina Indicadores de opinion publica de America Latina

Archivo historico banner_cp.jpg


Indicadores