Foro A-AL

::
Acerca del foro
Noticias
::

Suscripción a newsletter

Si desea recibir nuestro newsletter, por favor ingrese sus datos.
 
Inicio arrow Noticias arrow La Unión Africana: una introducción

La Unión Africana: una introducción PDF Imprimir E-Mail

Ago-01-08 - por Anselmo Eworo

África es el tercer continente en extensión, formando parte de Eurafrasia. Limita al norte con el Mar Mediterráneo, al oeste con el Océano Atlántico y al este con el Mar Rojo, el Océano Índico y Asia a través del canal de Suez. Aunque posee una superficie total de 30.272.922 kilómetros cuadrados (621.600 en masa insular), la cual representa el 22% del total terrestre, la población es de tan sólo 910.844.133 habitantes, menos del 16%. El continente se organiza en 53 países, siendo todos ellos miembros de la Unión Africana, con excepción de Marruecos. 

La Unión Africana (UA)

Es la organización supranacional del ámbito africano dedicada a incrementar la integración económica y política y a reforzar la cooperación entre sus estados miembros. La UA nació en marzo de 2001, fecha en que se firmó el pacto de Sirte en la ciudad homónima de Libia reemplazando a la Organización para la Unidad Africana. La UA esta inspirada en la Unión Europea.

Marruecos es el único país del continente que se mantiene fuera de la UA, dado el reconocimiento por parte del bloque de la independencia de la antigua colonia española de Sahara Occidental, a la que este país árabe reivindica como parte de su territorio.

Otros países como España, el Reino Unido o Francia, que cuentan con territorio en África tampoco forman parte de esta organización.

La cumbre anual de la UA decidió en julio de 2004 que los idiomas oficiales de este bloque de 53 países serían el árabe, el francés, el inglés, el swahili y el portugués 

Fundación

La Unión Africana es la heredera de varios intentos previos de unir políticamente al continente, como la Unión de Estados Africanos creada por Kwame Nkrumah, la Organización para la Unidad Africana (OUA) de 1963, o la Comunidad Económica Africana fundada en 1981. La idea de crear la UA fue relanzada por algunos jefes de estado y de gobierno en la declaración de Sirte, el 9 de septiembre de 1999. A dicha declaración siguieron una serie de cumbres en Lomé (2000) donde se redactó el acta constitutiva de la UA; y en Lusaka (2001) donde se aprobó el plan para la instauración de la Unión. En el acta constitutiva se hacía un llamamiento a la diáspora africana a implicarse activamente en el desarrollo de la Unión.

La Unión Africana fue inaugurada formalmente en Durban el 9 de julio de 2002 por su primer presidente, el sudafricano Thabo Mbeki. A algunos críticos extranjeros les ha preocupado la poca implicación de la UA a la hora de proteger los derechos de sus ciudadanos frente a sus propios dirigentes. 

Organización
 
i) La Asamblea

El Acta Constitutiva estipula abiertamente a la Asamblea como órgano supremo de la UA en cuanto a sus funciones y poderes. Está compuesta por los Jefes de Estado y Gobierno de cada Nación, así como también los representantes acreditados por cada país para tal desempeño. Sudáfrica ha destacado por su participación en el diseño de las Normas de Procedimiento de la Asamblea, y el mismo proceso ha tenido lugar en el ámbito de la Comunidad de Desarrollo de África Austral.

Como supremo órgano de la Unión contempla reuniones ordinarias con un rango mínimo de una vez por año. Las peticiones de un Estado Miembro son aprobadas en la Asamblea con una mayoría de las dos terceras partes, para ello debe convocarse a una sesión extraordinaria.

La oficina del Presidente de la Asamblea se mantiene por un período de un año a cargo del Jefe de Gobierno o Estado de alguna de las naciones integrantes, elegido por acuerdo general de todos los países miembros.

Las decisiones de la Asamblea se toman por consenso, en caso de que no se produzca acuerdo pleno basta con las dos terceras partes de los miembros. Las normas de procedimiento o la decisión sobre la pertinencia de una discusión y aceptación de propuestas para tópicos de sesión son implantadas por mayoría simple.

El artículo 9 de la Carta Constitutiva de la Unión Africana declara el rango de atribuciones, fines y competencias de la Asamblea

ii) Consejo Ejecutivo

El Consejo Ejecutivo no es más que la reunión de los Ministros del Exterior u otros Ministros a quienes les ha sido encomendada la responsabilidad representativa de debatir sobre los tópicos de interés para las naciones integrantes de la UA. Los temas que son juzgados pertinentes para su debate por el Consejo Ejecutivo tienen que ser sometidos a la revisión de la Asamblea.

iii) El Comité de Representantes Permanentes

El Comité de Representantes Permanentes está compuesto por los Representantes Permanentes y otros Plenipotenciarios ante la Unión Africana. Tal estructura no era reconocida de manera formal en la antigua OUA, aunque los embajadores se reunían con regularidad. El CRP trabajará en estrecha colaboración con la instancia conocida como Comisión; tendrá parte en el proceso de nominación y designación de los Comisionados; asume como tarea el examen de la selección y nombramiento de consultores, además de seguir las maneras con que son instrumentadas de las decisiones de las últimas Cumbres. La labor del CRP se someterá a los dictados del Consejo Ejecutivo.

En relación a los representantes de este Comité, el Artículo 21 de los estatutos de la U. A., determinan abiertamente:

1. Quedará establecido un Comité de Representantes Permanentes. Estará integrado de Representantes Permanentes de la Unión y demás Plenipotenciarios de naciones miembros.

2. Los Representantes Permanentes de este Comité Tendrán a su cargo la responsabilidad de preparar el trabajo del Consejo Ejecutivo y actuar en las instrucciones emanadas del Consejo Ejecutivo. Puede preparar subcomités o grupos de trabajo para los propósitos antedichos cuando lo juzgue necesario.

Consejo de paz y seguridad

Todavía en estado incipiente, este órgano busca incentivar mecanismos de mediación y arbitraje por naciones africanas de conflictos locales. Aún no cuenta con protocolos definitivos, el número de signatarios es reducido.

Las Oficinas principales de la Unión están en Addis Ababa en la República Federal Democrática de Etiopía. Existen otras oficinas de importancia en Sudáfrica, Nigeria, Camerún, entre otros países miembros. El consejo Ejecutivo puede determinar un traslado temporal de la sede principal. Los lenguajes de trabajo en la Unión Africana y todas sus instituciones serán, si las circunstancias lo permiten, lenguajes africanos, árabe, inglés, francés y portugués.

HE. Joaquín Chissano, Presidente de la República de Mozambique, ocupa la Presidencia de la Unión Africana. El antiguo Presidente de la República de Malí, Prof. Alpha Omar Konare, asumió en meses recientes el cargo de jefe de la Comisión o Secretaría de la Unión Africana.

Logros y alcances de la Unión Africana

Pese a la condición emergente de esta versión renovada de la Unión Africana, pueden evidenciarse progresos en esta organización regional. En primer lugar, se han dado pasos hacia la conciencia integral del colectivo africano y la perspectiva común de los problemas locales. Iniciativa para la elaboración de informes de estudio sobre problemas más serios de las naciones del continente. El renacimiento de Unión Africana mediante la transformación de la antigua Organización para la Unión Africana ha abierto el diálogo, la reconciliación y el bien común.

La apreciación de los logros obtenidos por la U.A. se dificulta por la poca cobertura de los medios de información hacia los problemas africanos, sólo en los casos en que se ven envueltos los intereses económicos y políticos de los países desarrollados se otorga relevancia a los asuntos del África.

La UA ha tenido avances discretos en la frustración del tráfico de armas y venta de artefactos de guerra con fines estratégicos. También se ha afrontado, aunque no se haya podido mejorar la situación, la amenaza del SIDA, enfermedad que diezma a la población africana, se hacen intensas campañas de prevención y distribución de medicamentos.

La reorientación de los presupuestos de las naciones africanas hacia prioridades básicas de los pueblos e intereses colectivos genuinos, han sido asumidas como asunto relevante de la agenda de la organización. Las advertencias de la U.A. han contribuido a llamar la atención de la Comunidad Internacional sobre la violación sistemática de los Derechos Humanos, situaciones como alistamiento de los niños soldados, la esclavitud laboral y sexual, y el genocidio de poblaciones y culturas enteras.

Las actividades de los Comités Técnicos Especializados promete medidas concretas y programas para la atención de las condiciones de vida infrahumanas, las persecuciones políticas, religiosas y tribales, las guerras y la lucha por la supervivencia que obligan a una multitud de jóvenes, mujeres y niños a marcharse de sus lugares de origen o sus países, para refugiarse, desplazarse o para emigrar al mundo desarrollado, en busca de un futuro menos hostil y más generoso.

La UA se ha establecido como institución internacional para mediar ante otros órganos internacionales de países desarrollados (por ejemplo, la Unión Europea) para la asistencia económica y social del continente, la UA constantemente aboga por contribuciones para la cooperación al desarrollo (se ha hablado del 0,7% del PIB de países más industrializados para el desarrollo de naciones africanas).

Los órganos de trabajo de la Unión combate con insistencia la falta de respeto a las culturas africanas, por parte de gobiernos que imponen a sus pueblos ritmos y conceptos de desarrollo, estilos de vida, de producción y consumo contradictorios con respecto a tradiciones y sentir autóctono de las naciones.

Las labores de la Unión Africana ha surgido como representación de peso relativo frente a presencia incesante en África de empresas multinacionales que luchan por el mantenimiento del dominio y explotación de los recursos naturales y energéticos en territorio de países africanos. Aunque se haya traducido sólo a una labor de vigilancia y denuncia.

Desde la reinstalación de la UA se realizan conferencias periódicas para debatir y crear debate sobre problemas como el hambre, las condiciones sanitarias, los Derechos Humanos. Se logra con ello, la movilización de la opinión pública y política con el objeto de poner fin a problemas generalizados, como por ejemplo la utilización de niños y niñas soldados, se está cerca de la adopción del límite de 18 años como la edad mínima para toda forma de reclutamiento militar o para la participación en conflictos armados, tanto por parte de los Gobiernos como por parte de los Grupos de Oposición Armada.

Aunque los grandes avances de la Unión Africana en estos dos últimos años han sido estructurales, referidos a la organización de la institución y definición de la dinámica de trabajo, puede afirmarse que se mantienen incólumes los firmes propósitos bajo los que fue creado: "librar al continente de los vestigios de colonialismo y apartheid; promover la unidad y solidaridad entre los Estados Africanos; coordinar e intensificar la cooperación en el desarrollo, la defensa de la soberanía, la integridad territorial y consolidación de la independencia de los Estados Africanos, así como promover la cooperación internacional dentro del marco de las Naciones Unidas".

El organismo ha ganado en identidad internacional y capacidad de conmover al mundo y entorno internacional sobre la importancia de resolver los problemas que padece la gente en África. Los programas de la UA aunque no cuenta con fondos suficientes sirven de alerta constante a países desarrollados, la organización africana ha hecho avances convincentes para persuadir a la comunidad internacional que los agudos problemas que extreman la condiciones precarias de vida en África tienen efectos globales.

Conclusiones

Los proyectos emprendidos para la coordinación regional entre naciones del mundo subdesarrollado se han visto insistentemente frustrados por la estatura de los problemas económicos, escasa calidad de vida y toda aquella suma de carencias que sostienen las relaciones de dependencia con naciones industrializadas. África ha intentado emular modelos exitosos de otras latitudes como la experiencia de la Unión Europea, sin embargo la fórmula sólo ha contado con logros discretos en el plano del sostén normativo y la configuración estructural de una organización con oficinas establecidas y jurisdicciones definidas. En su operación, la Unión Africana no ha sabido más que identificar problemas y llamar a la reflexión sobre la urgencia de su solución. En parte, las limitaciones del máximo órgano de cooperación en el continente negro son el financiamiento y la escasa tradición del pueblo africano de concebirse representada por órganos que trasciendan la soberanía nacional.

Las naciones africanas se han habituado, por haber padecido procesos de colonialismo más abiertos y duraderos, a la imposición de soluciones europeas sobre los intereses autóctonos y el escaso gobierno de su porvenir económico. Este perfil histórico de subordinación a las potencias industrializadas no puede ignorarse, porque entre las naciones africanas e incluso el seno de la Unión Africana pervive como esperanza la mano salvadora del hombre blanco europeo. La mayoría de los proyectos elaborados por las comisiones y discutidos en la Asamblea General incluyen la subvención de las naciones desarrolladas o su intervención indirecta para su aplicación. Para que las acciones de la UA resalten más allá de las buenas intenciones y admirables labores de información, deben consentir una revisión de los ideales nacionalistas y las políticas militaristas de muchos países.

La organización de instituciones supranacionales pasa por la mediación de cambios en la política nacional de los países miembros. Cuando se levantó la plataforma institucional de la UA, parece no haberse considerado la necesidad real de imponer medidas obligatorias para que los países efectuaran reformas internas. La Unión Africana aún se encuentra en estado incipiente en la concreción del bienestar de los africanos, los primeros pasos no se han materializado como intervención real en los problemas que aquejan al continente, sino la constitución de una compleja red de trabajo con salas y comisiones de competencias múltiples.

La estructura intrincada de la Unión Africana es el reflejo de la naturaleza diversa de las dificultades y contradicciones afines a la realidad de este continente empobrecido. La UA cuenta con una distribución en pequeñas comisiones con objetivos específicos y campos de trabajo concretos, todas las oficinas laboran teniendo la consignación de informes y propuesta de proyectos a la Asamblea General como principal meta de trabajo. La UA no encuentra todavía vías expeditas para la materialización de planes para el desarrollo conjunto de los 55 países que la integran, sea por falta de financiamiento o por la pocas alternativas ante la proporción de inmensos problemas sanitarios, la creciente violencia armada o la inestabilidad política, los objetivos inmediatos de la UA no parecen vincularse al desarrollo económico de las naciones africanas, sino más bien a la solución prioritaria de la escasa calidad de vida, la pacificación, la salud pública, el arraigo de valores democráticos, la educación y otros índices de interés social que están por encima en urgencia, aunque no desvinculados, de alentadores programas de florecimiento económico.

La integración regional creció bajo la sombra del ideal Panafricano que cobró fuerza en la misma medida que el sentimiento anticolonialista, por esta razón en cualquier valoración del modelo impuesto por la UA puede encontrarse el germen entusiasta de la defensa de la autonomía política de la naciones africanas y la invocación del deber moral de las antiguas metrópolis por resarcir los daños ocasionados en las colonias.

Las responsabilidades atribuidas a los herederos de los viejos imperios son argumentos justos e implicarán a las naciones europeas en los problemas africanos por muchos años, pero con mucha más ahínco los efectos de las oleadas migratorias actuales de africanos sobre territorio europeo, producto de las escasas alternativas de aguda la miseria de los países negros, alientan al mundo desarrollado a mantener con vida los proyectos de desarrollo en África.

Los problemas del continente africano distan mucho de ser superables, el recorrido no conocerá término en los años que vienen, ni siquiera un apoyo financiero incondicional de las naciones industrializadas más poderosas puede asegurar progresos en la solución de los conflictos socio-económicos del África actual, pese a esa circunstancia desesperanzada y estrecha perspectiva, la incorporación del más pobre de los continentes a modelos de integración global luce como una vía óptima para mantener la atención mundial sobre los problemas de las naciones más desposeídas del planeta.

Parlamento Africano

La inauguración del Parlamento Panafricano, con sede en Timbuktu, tuvo lugar el 16 de septiembre de 2004.

En sus primeros cinco años de existencia este órgano, integrado hasta ahora por 265 integrantes de 46 países de la UA, será un órgano consultivo y asesor. Sin embargo, a partir de 2009 está previsto que asuma funciones legislativas.