Navegador



Balance 
Militar de
América
del Sur 2017
:

Presentación
Prólogo
Comentario
Adelanto
Adquisición

Buscador

Investigaciones sobre Defensa

        RESEÑAS

Los 70: la década que siempre vuelve

La distancia temporal que puede marcar la diferencia entre historia y periodismo de investigación no es objetiva. En este libro el autor ha sabido  combinar ambas capacidades.

677875___n.jpg

  

Reseñas anteriores:

Parar la pelota. 

Perón íntimo

Julio Argentino Roca. Un lugar incómodo en el pensamiento nacional 

 

Suscripción a newsletter

Si desea recibir nuestro newsletter, por favor ingrese sus datos.
 
Inicio arrow Análisis arrow ¿Puede haber un eje Washington-Berlín?

¿Puede haber un eje Washington-Berlín? PDF Imprimir E-Mail
Feb-03-21, por Rosendo Fraga
 
 

El 16 de enero tuvo lugar en Berlín el Congreso de la Democracia Cristiana Alemana (CDU) que eligió un nuevo presidente que será el probable candidato del partido para las presidenciales del 26 de septiembre de este año. El hecho pasó desapercibido a nivel global porque se dio 10 días después del asalto al Capitolio en Washington y cuatro días antes de la asunción de Joe Biden como presidente de Estados Unidos. Pero lo sucedido en Alemania, primer país de Europa y segundo de Occidente por su significación económica, es relevante hacia el futuro. Quince años de Ángela Merkel en el poder han dominado la política alemana y su proyección internacional durante la mayor parte del tiempo transcurrido en el siglo XXI. Por eso su sucesión es decisiva no sólo para la estabilidad europea, sino también para la global. 

La elección del nuevo presidente del partido, Armin Laschet, que es el gobernador del estado más grande de Alemania (Renania del Norte-Westfalia), implica que la canciller alemana ha logrado imponer su sucesor en el liderazgo partidario. Ser elegido presidente del partido hace posible y probable ser el candidato a presidente, pero no es seguro. La predecesora y anterior "delfín" de Merkel, Anne Kramp-Karrenbauer, renunció al liderazgo partidario en 2018 y ocupa hoy el Ministerio de Defensa. Además la CDU tiene que consensuar su candidato con la CSU (su partido aliado en Baviera). 

El triunfo de Laschet en el Congreso partidario se dio por 521 votos contra los 466 de su oponente, Friedrich Merz, representante del ala derecha del partido. Estos fueron los resultados de la primera vuelta, donde Laschet obtuvo más votos aunque sin llegar a la mayoría. En la segunda vuelta Laschet obtuvo los de un tercer candidato, también centrista. Es decir, el sector que prefiere una línea más a la derecha que la que mantuvo en los últimos años Angela Merkel ha sido derrotado, pero es una fuerza importante dentro del partido. Merz fue neutralizado en el partido hace casi dos décadas, con la llegada de Merkel al liderazgo partidario y después en el Gobierno. 

Desde entonces hasta ahora fue representante del grupo de inversión estadounidense Blackrock en Alemania. Su mayor diferencia con la línea centrista de la Democracia Cristiana de los últimos años gira en torno a una fuerte crítica a la política migratoria flexible de Merkel, sobre todo a partir de 2015. Desde el punto de vista electoral, la CDU está obteniendo el 36% de los votos, suficientes para ser primera minoría nuevamente, pero no para tener gobierno propio. La segunda fuerza hoy son los verdes con el 20% de intención de voto. Los socialdemócratas han quedado relegados al tercer lugar con el 16%, mientras que la izquierda tiene un 8%. Por eso Laschet dice que él quiere evitar un gobierno "rojo-rojo-verde" refiriéndose a una eventual coalición de estas tres fuerzas que pudieran formar gobierno. Afirmación por Alemania, el partido de la ultraderecha nacionalista alemana, retiene el 10%. Merz, en su cuestionamiento a Merkel, sostiene que la mayor parte de estos votos emigraron de la Democracia Cristiana. Sin esa pérdida electoral, la CDU estaría en condiciones de tener gobierno propio. Este es el argumento principal para el giro a la derecha que propone para el partido. 

Laschet es católico, como lo ha sido la mayor parte de quienes lideraron el partido desde la posguerra. En esto Merkel ha sido una excepción: es hija de un pastor evangélico. Su llegada al poder implicó que por primera vez lo hiciera alguien que nació y vivió en Alemania Oriental, como es su caso. A finales de octubre de 2020 Laschet visitó al papa Francisco, con quien tiene puntos de contacto en el pensamiento político global. Ha tenido como es lógico mucho mayor atención mundial el hecho de que Biden sea el primer presidente estadounidense católico desde John F. Kennedy en 1960. 

Ha sido a lo largo de su vida un católico practicante y en sus primeros eventos formales ya como presidente se hizo acompañar por el cardenal Wilton Gregory, arzobispo de Washington designado en noviembre por el papa Francisco. Biden juró con la misma Biblia que está en poder de su familia desde finales del siglo XIX. En la ceremonia la tuvo en sus manos Leo O'Donovan, un sacerdote jesuita que es conocido por haber llevado a cabo las exequias de Beau Biden, el hijo del presidente que falleció en 2015. La fe católica de Biden se ha puesto de manifiesto en la integración de su Gabinete. Además de reabrir la Oficina de Asociaciones Comunitarias y Religiosas de la Casa Blanca, que Trump había cerrado, la lista de los otros católicos en el gabinete de Biden comienza por el general afroamericano Loyd Austin (Defensa); sigue con Marty Walsh (Trabajo) y Deb Haaland (Interior); también son católicos un ministro hoy clave, como el de Salud (Javier Becerra) y la de Energía (Jennifer Granholm), muy importante para el medioambiente. Otros católicos en puestos importantes son Gina Reimondo (Comercio), políticamente Denis McDonough (Asuntos de Veteranos) y Tom Vilsack (Agricultura), mientras que el ex Secretario de Estado de Obama, John Kerry, también católico, fue elegido Enviado Especial para el Clima, que tiene rango ministerial. 

Las 27 medidas adoptadas por Biden en sus primeros 2 días en el poder muestran que ha dado prioridad a una agenda similar a la del Papa: medioambiente, la pandemia, migraciones y desigualdad social. La relación entre el nuevo presidente de EEUU y el Papa es buena y la coincidencia ideológica amplia. Si el 26 de septiembre de 2021 un católico fuera elegido para la jefatura de gobierno alemán, por primera vez los líderes de las dos principales potencias de Occidente serían de la misma religión, en concreto católicos. Los dos han mostrado más coincidencias que diferencias con el Papa Francisco. Desde el punto de vista político y geopolítico, reconstruir un eje entre Washington y Berlín es la clave para reconstruir la alianza entre Europa y EEUU, sin la cual no es posible plantear una política homogénea de Occidente para enfrentar con éxito los grandes desafíos del siglo XXI, como el dominio de la tecnología de la información, el auge de China, la amenaza de las pandemias, la desigualdad social, etc. 

En principio, las personalidades del presidente de Estados Unidos y el líder democristiano alemán hacen prever su sintonía. Con un Estados Unidos donde la división producida por Donald Trump no desaparecerá de un día para otro -es probable que salga airoso del juicio político que se le realizará el 8 de febrero-, ya que es incierto si los demócratas lograrán el voto de 17 de los 50 republicanos para condenar al ex presidente. Alemania es fundamental para el futuro de Europa, pero ésta enfrenta dificultades por el futuro incierto de Macron y si hoy se votara en Italia, ganaría Mateo Salvini, expresión del nacionalismo contrario a la Unión Europea y a la globalización. En este contexto, un eje Washington-Berlín resulta fundamental para volver a cohesionar a Occidente.

 
Documentos del CENM
¡nuevo!

Una visión de largo plazo:
Análisis del documento “Tendencias globales 2035” del Consejo de Inteligencia de los EEUU

ACTUALIDAD

      ELECCIONES 2019

SITIOS WEB RELACIONADOS !! (NUEVO) 

WEB ACADEMIA NACIONAL DE CIENCIAS MORALES Y POLÍTICAS

     WEB SITIO "ROCA HOY"      

  

SECCIONES

ARGENTINA

BOLIVIA
BRASIL

CHILE

COLOMBIA
COYUNTURA
CUBA
DEFENSA
EL SALVADOR
EVOLUCION SOCIOPOLITICA
HONDURAS
IBEROAMERICA
INTERNACIONAL
LAS AMERICAS
LATINOAMERICA

MEXICO

MUNDO
NICARAGUA
OPINION PUBLICA
PARAGUAY

PERU

URUGUAY

VENEZUELA

Opinion Publica Indicadores de opinion publica de Argentina Indicadores de opinion publica de Argentina Indicadores de opinion publica de America Latina

Archivo historico banner_cp.jpg


Indicadores