Navegador



Balance 
Militar de
América
del Sur 2017
:

Presentación
Prólogo
Comentario
Adelanto
Adquisición

Buscador

Investigaciones sobre Defensa

        RESEÑAS

Los 70: la década que siempre vuelve

La distancia temporal que puede marcar la diferencia entre historia y periodismo de investigación no es objetiva. En este libro el autor ha sabido  combinar ambas capacidades.

677875___n.jpg

  

Reseñas anteriores:

Parar la pelota. 

Perón íntimo

Julio Argentino Roca. Un lugar incómodo en el pensamiento nacional 

 

Suscripción a newsletter

Si desea recibir nuestro newsletter, por favor ingrese sus datos.
 
Inicio arrow Análisis arrow El desafío de Cristina

El desafío de Cristina PDF Imprimir E-Mail
Dic-26-20, por Rosendo Fraga
 
 

El acto del peronismo realizado en La Plata el 18 de diciembre confirmó la carta de Cristina conmemorando el año de gobierno: su avance sobre el poder. Desde el punto de vista político ella reunió a las cinco figuras más relevantes de la coalición oficialista: ella misma, el presidente de la Nación, Alberto Fernández; el gobernador de la provincia de Buenos Aires, Axel Kicillof; su hijo, Máximo Kirchner, presidente del bloque oficialista de la Cámara de Diputados de la Nación; y Sergio Massa, presidente de esta Cámara. 

La idea fue mostrar la unidad con vistas a la elección legislativa de octubre de 2021 en este distrito. Es que ganar o perder una elección de medio mandato implica obtener un voto más (o uno menos) en esta provincia, no se cuenta ni la suma nacional de votos ni la cantidad de bancas. Cuando Francisco de Narváez se impuso al kirchnerismo en 2009, en la provincia de Buenos Aires ello implicó un triunfo nacional; cuando Sergio Massa ganó en Buenos Aires en 2013 sucedió lo mismo; cuando en 2017 Esteban Bullrich se impuso a Cristina por un par de puntos eso significó ganar la elección nacional. Por eso resulta clave la unidad del peronismo en el distrito, y si eso va acompañado de cierta dispersión en la oposición, mejor. Pero el acto tuvo un efecto mucho más inmediato: el avance de Cristina sobre el poder que había marcado 8 días antes, cuando reclamó la renuncia de la Corte y la cuestionó fuertemente. 

El lunes 14, en la realización de la marcha "por una navidad sin presos políticos" organizada por la Cámpora, los sectores ultrakirchneristas exigieron la renuncia de la Corte desde la calle. En La Plata también se hizo evidente la intención de la vicepresidente de que su hijo Máximo sea el próximo presidente del peronismo bonaerense para seguir construyendo su liderazgo político. 

Lo verbal y lo gestual del acto de La Plata fue más que elocuente: Cristina insistió en su denuncia sobre que esta Corte utiliza los fallos con intencionalidad política para perseguir a miembros de su movimiento. Alberto Fernández cuestionó al máximo tribunal con argumentos similares y sostuvo que ella es "una perseguida política". Pero el mayor impacto fue cuando, refiriéndose a los miembros del gabinete, Cristina dijo que "el que tenga miedo que se busque otro laburo". Es decir, hizo un planteo directo pidiendo una renovación del gabinete. El mensaje fue asumido y la discusión pasó a ser ahora qué ministerios cambiarán y cuándo. 

Hasta el momento el presidente ha tratado de dilatar los cambios porque le será difícil resistir la designación de los candidatos de Cristina. Al día siguiente del acto en La Plata, el presidente dijo que "nada va a poder quebrar mi amistad con Cristina", asumiendo en los hechos el liderazgo de su compañera de fórmula. La presión para las renuncias en la Corte se plantea políticamente con la vicepresidente a la cabeza. Pero también desde el kirchnerismo se actualiza la idea de elevar de 5 a 11 los integrantes de la Corte -para lo cual se necesita sólo mayoría simple de las dos Cámaras- y designar los nuevos miembros por decreto, como lo intentara Macri al comenzar su mandato con las dos vacantes y que después abandonó por el costo político-institucional que tendría. 

Los dos tercios para destituir miembros de la Corte mediante el juicio político hoy son difíciles de alcanzar: al Frente de Todos le faltan 6 bancas, siempre que la concurrencia sea perfecta. Pero en el Consejo de la Magistratura se ha producido un cambio: de los 13 integrantes, 7 están con el oficialismo y 6 no. Como hacen falta dos tercios de los miembros para proponer candidatos, el Consejo estaba bloqueado. Pero 2 de los 6 que no estaban con el Gobierno -los representantes del Poder Judicial- cambiaron su posición para permitir designaciones. A ello puede sumarse que el reemplazo de dos integrantes de Juntos por el Cambio en el Consejo son más moderados, representantes del Gobierno porteño y del operador judicial del macrismo, Daniel Angelici. 

Fuera del ámbito político, en lo que el kirchnerismo denomina "sectores fácticos", se registra un movimiento político importante. La actitud del Episcopado de no concurrir a saludar al presidente personalmente como hace anualmente muestra la tensión existente en torno a la votación en el Senado de la ley del aborto, que tiene media sanción en Diputados. Será votada el 29 de diciembre y el sector favorable al proyecto contaría con 35 senadores, 1 menos del quórum necesario para sesionar. 

Respecto a los medios de comunicación, la regulación que impulsó el Estado en los medios audiovisuales implica el aumento de sólo el 5% de la tarifa de telefonía celular, internet y televisión por cable y una tarifa mínima para los sectores de menores ingresos. Telecom -la empresa más importante del Grupo Clarín en el sector- ha dicho que esta política llevará a la quiebra a muchas pymes del sector tecnológico. El presidente almorzó con una delegación de la CGT encabezada por Rodolfo Daer, Carlos Acuña y media docena de dirigentes más. De esta manera, Fernández buscó compensar la reunión mantenida con Moyano y sus hijos la semana pasada y ha comenzado a sondear la posibilidad de unir al sindicalismo peronista. 

En la economía, la influencia de la vicepresidente -cuyo asesor económico en los hechos es Axel Kicillof- apunta claramente a disminuir el ajuste exigido por el Fondo Monetario Internacional en un año electoral, sin que hasta ahora el Gobierno muestre decisión para enfrentarla. Hay un hecho de política exterior que tiene alto efecto político interno. El jueves 17 de diciembre, el número dos del gobierno venezolano, Diosdado Cabello, acusó al presidente Alberto Fernández de "piel delicadita" y "ser tibio" en su postura respecto al régimen de Maduro. Concretamente exigió que al reconocimiento de la cuestionada elección legislativa hay que agregar la afirmación de que en Venezuela no hay una dictadura. El punto es que ningún dirigente del oficialismo -miembros del gabinete, gobernadores, legisladores, etc- dijeron una sola palabra defendiendo al presidente del ataque del chavismo. 

Pero mientras esto sucede en la política, la pandemia y la vacunación también ocupan un lugar central en términos políticos. Aunque el último mes (entre la segunda quincena de noviembre y la primera de diciembre) los contagios de Covid-19 en Argentina comenzaron a descender, esta disminución se interrumpió esta última semana. La Argentina ocupa el 12° puesto de muertos cada 100.000 habitantes según la Universidad Johns Hopkin (el único país latinoamericano que está peor en este indicador es Perú). 

Después, en América Latina están México (15°), Brasil (16°) y Chile (18°). La segunda ola de Covid-19 que irrumpió en Occidente llegó nuevamente a América Latina con demoras de sólo algunas semanas. La vacunación que el Gobierno imaginaba con características de "epopeya" -en palabras del jefe de Gabinete, Santiago Cafiero-, se ha transformado en un conflicto político. El gobierno argentino optó precipitadamente por la vacuna rusa Sputnik-V, una decisión en la cual influyó su visión del mundo. Pero cuando el presidente ruso Vladimir Putin anunció que no se iba a vacunar porque no estaba probado que fuera eficaz para los mayores de 60 años y los menores de 18, esto produjo un impacto político importante dentro y fuera del Gobierno. Mientras tanto, la opción que el Gobierno había elegido como prioridad, la vacuna Astrazeneca-Oxford, aparece con más demoras para su posible uso, mientras que la Pfizer-Biontech, que es la primera que se experimentó este año en Argentina desde el Hospital Militar, no llegó a un acuerdo con Argentina. El ministro de Salud, Ginés González García, ha dicho que planteó condiciones "inaceptables", como exigir la firma del presidente en el acuerdo, sin dar claridad suficiente sobre las diferencias.

 
Documentos del CENM
¡nuevo!

Una visión de largo plazo:
Análisis del documento “Tendencias globales 2035” del Consejo de Inteligencia de los EEUU

ACTUALIDAD

      ELECCIONES 2019

SITIOS WEB RELACIONADOS !! (NUEVO) 

WEB ACADEMIA NACIONAL DE CIENCIAS MORALES Y POLÍTICAS

     WEB SITIO "ROCA HOY"      

  

SECCIONES

ARGENTINA

BOLIVIA
BRASIL

CHILE

COLOMBIA
COYUNTURA
CUBA
DEFENSA
EL SALVADOR
EVOLUCION SOCIOPOLITICA
HONDURAS
IBEROAMERICA
INTERNACIONAL
LAS AMERICAS
LATINOAMERICA

MEXICO

MUNDO
NICARAGUA
OPINION PUBLICA
PARAGUAY

PERU

URUGUAY

VENEZUELA

Opinion Publica Indicadores de opinion publica de Argentina Indicadores de opinion publica de Argentina Indicadores de opinion publica de America Latina

Archivo historico banner_cp.jpg


Indicadores