Navegador



Balance 
Militar de
América
del Sur 2017
:

Presentación
Prólogo
Comentario
Adelanto
Adquisición

Buscador

Investigaciones sobre Defensa

        RESEÑAS

Los valores del Martín Fierro 

La tragedia de los rugbiers de Villa Gesell que bien puede calificarse como "homicidio en banda", es cuestionada por nuestro poema nacional.

Martin_fierro_1894_1.jpg

 

Reseñas anteriores:

Parar la pelota. 

Perón íntimo

Julio Argentino Roca. Un lugar incómodo en el pensamiento nacional 

 

Suscripción a newsletter

Si desea recibir nuestro newsletter, por favor ingrese sus datos.
 
Inicio

Efectos globales de la victoria de Biden PDF Imprimir E-Mail
Nov-12-20, por Rosendo Fraga
 
 

El cambio político en Estados Unidos no es sustancial para China, pero tiene efectos diversos en los diferentes aliados de la potencia norteamericana. El presidente Xi, que ya ha gobernado con Obama como presidente y Biden como vicepresidente, sabe que el giro para considerar a China primera amenaza militar de Estados Unidos fue dado en ese periodo. Por eso la presencia militar de Estados Unidos en el Pacífico en torno a China se mantendrá, pero posiblemente no se tomará la relación bilateral y las disputas en el Mar del Sur de China como un elemento de la política interna estadounidense. 

Pero la despreocupación con la cual la administración republicana no enfrentó el desarrollo del "poder blando" chino es algo que cambiará, posiblemente con un Estados Unidos más dispuesto a criticar las formas autoritarias del régimen. Para Japón y Corea del Sur, aliados históricos de Estados Unidos desde la Segunda Guerra Mundial, surge un escenario más previsible, sin las idas y vueltas que tuvo Trump con el dictador de Corea del Norte. 

Para Taiwán surge un escenario más inquietante porque Trump avanzó mucho respecto al reconocimiento de facto de la isla como país independiente, incluso con la venta de sistemas antiaéreos en octubre de este año. Posiblemente Biden busque reducir el riesgo que se ha generado por esta relación. Respecto a India, la nueva administración norteamericana no desandará sus acuerdos militares firmados para contener a China y la prioridad que Washington ha dado a la región del índico -para contener el avance chino en este ámbito- mantendrá la relación bilateral de Estados Unidos con la India en un buen nivel. 

En Europa el efecto es más definido: un escenario más negativo para Rusia y en cambio marcadamente más positivo para el resto de Europa. La Administración Obama mantuvo fuertes confrontaciones con Putin, adoptando duras sanciones en temas como la ocupación de Crimea y la secesión de Ucrania, pero sin lograr contener la política expansionista rusa. 

En estos conflictos el eje Washington-Berlín supo contenerlos, pero no impedirlos. Los conflictos que se incrementan en la periferia de Europa en cuatro países que son ex repúblicas soviéticas -la crisis política de Bielorrusia, la inestabilidad política de Georgia y la guerra entre Armenia y Azerbaiyán por Nagorno-Karabaj- aumentarán la tensión entre Estados Unidos y Europa por un lado, y Rusia por el otro. Biden no hablará de la "decadencia europea", pero mantendrá el reclamo de que los países europeos de la OTAN eleven su gasto militar para que se comparta de forma más equilibrada el esfuerzo militar frente a la amenaza rusa. 

Para Putin surge en consecuencia un escenario más negativo, en el cual la administración demócrata será más proclive a impulsar las críticas al autoritarismo del régimen. Las fuerzas políticas de la derecha nacionalista europea perderán impulso internacional, pero no desaparecerán del escenario político en momentos de cambios y disconformidades. 

La influencia china en Europa será un tema en la relación con Estados Unidos, quizás aún mayor que con Trump. 13 de los 27 países de la Unión Europea ya se han incorporado al proyecto de la "Nueva Ruta de la Seda", que es la prioridad geopolítica china, y esto no pasará desapercibido para Biden, que mientras Merkel gobierne en Alemania y Macron en Francia encontrará eco para sus posiciones. Para el Brexit es un desafío concretarse sin Trump en la Casa Blanca, que estaba dispuesto a respaldarlo y avanzar en un tratado de libre comercio Washington-Londres. 

En el mundo islámico hay efectos diversos pero que pueden ser relevantes. Biden mantendrá la prioridad por el Asia y buscará comprometerse menos en los conflictos en torno al Islám. Pero llegará al poder en un momento en el que la amenaza del terrorismo de grupos musulmanes extremistas se ha incrementado, especialmente en Europa, teniendo a Francia como principal víctima y protagonista. 

Irán ve la oportunidad de intentar que Estados Unidos retorne al acuerdo nuclear que abandonara el gobierno republicano. No será un proceso fácil, pero es una posibilidad que puede permitir a Teherán reducir los costos de las sanciones económicas que se incrementaron en los últimos 4 años. 

Para Netanyahu en Israel, la nueva situación es una amenaza dada la sólida alianza que tuvo con Trump. El apoyo de Washington a la política para el reconocimiento de Israel por parte de países árabes perderá impulso, lo que puede deteriorar la frágil situación política del primer ministro israelí. En el centro-sur de Asia, posiblemente Biden busque terminar con la salida de las tropas estadounidenses de Afganistán, que Obama no pudo concretar y que Trump comenzó, y manejar el doble rol de Pakistán como aliado de China frente a India y como base de operaciones de grupos extremistas islámicos. 

Turquía es una potencia mediana creciente involucrada cada vez más en conflictos que van del Asia Central al Magreb, pasando por el Mediterráneo Oriental y los Balcanes, y Cercano y Medio Oriente. El liderazgo que Erdogan trata de adquirir en el mundo islámico será un desafío para Biden, que será obligado a contener al único país de la OTAN extra-europeo y musulmán. 

En África, Etiopía (tercer país en población después de Nigeria y Egipto) parece precipitarse a una nueva guerra civil, después de la que terminó con la escisión de Eritrea. Habrá que ver cómo equilibra un gobierno demócrata la política hacia este continente, que combina intereses estratégicos con valores humanitarios. 

América Latina es un buen laboratorio de las complejidades, ambigüedades y contradicciones que deberá enfrentar la administración demócrata en su política internacional. La asunción el 8 de noviembre del nuevo presidente de Bolivia, Luis Arce (que responde al líder indigenista Evo Morales), lo puso en evidencia. Por un lado plantea la posibilidad del retorno al poder de la izquierda populista en varios países, giro que había festejado Obama en el final de su mandato, al apoyar la llegada al poder de Mauricio Macri en Argentina. Pero el acto de asunción fue oportunidad para la "Declaración de la paz" firmada por líderes políticos de América Latina y Europa en defensa de la democracia y "en contra del golpismo de ultraderecha". 

La iniciativa fue promovida por los presidentes de Argentina, Bolivia y el vicepresidente segundo del gobierno español, Pablo Iglesias. Convergieron en este pronunciamiento, además de los ya mencionados, los ex presidentes latinoamericanos Evo Morales (Bolivia), Dilma Rousseff (Brasil), Rafael Correa (Ecuador), los ex candidatos a presidente Gustavo Petro (Colombia), Verónica Mendoza (Perú) y los candidatos Aráoz (Ecuador) y Daniel Jadué (Chile). Firmaron también el líder de Francia Insumisa, Jean-Luc Mélenchon, el economista y líder político griego Alexis Tsipras, el ex presidente del gobierno español José Luis Rodríguez Zapatero y la dirigente del bloque de izquierda de Portugal, Caterina Martins. Este tipo de expresiones políticas celebran la llegada de Biden, pero en los hechos no le será fácil convivir con él, como pasó en los 8 años de gobierno de Obama. 

Pero en los dos países más importantes de América Latina, Brasil y México, la alianza Washington-Brasilia establecida entre Trump y Bolsonaro se debilita y entra en una situación incierta, mientras que el presidente mexicano Manuel López Obrador volvió a postergar el reconocimiento de Biden y reiteró su agradecimiento a Trump por la buena relación biltateral mantenida durante su mandato.

 
Documentos del CENM
¡nuevo!

Una visión de largo plazo:
Análisis del documento “Tendencias globales 2035” del Consejo de Inteligencia de los EEUU

ACTUALIDAD

      ELECCIONES 2019

SITIOS WEB RELACIONADOS !! (NUEVO) 

WEB ACADEMIA NACIONAL DE CIENCIAS MORALES Y POLÍTICAS

     WEB SITIO "ROCA HOY"      

  

SECCIONES

ARGENTINA

BOLIVIA
BRASIL

CHILE

COLOMBIA
COYUNTURA
CUBA
DEFENSA
EL SALVADOR
EVOLUCION SOCIOPOLITICA
HONDURAS
IBEROAMERICA
INTERNACIONAL
LAS AMERICAS
LATINOAMERICA

MEXICO

MUNDO
NICARAGUA
OPINION PUBLICA
PARAGUAY

PERU

URUGUAY

VENEZUELA

Opinion Publica Indicadores de opinion publica de Argentina Indicadores de opinion publica de Argentina Indicadores de opinion publica de America Latina

Archivo historico banner_cp.jpg


Indicadores