Navegador



Balance 
Militar de
América
del Sur 2017
:

Presentación
Prólogo
Comentario
Adelanto
Adquisición

Buscador

Investigaciones sobre Defensa

        RESEÑAS

Los valores del Martín Fierro 

La tragedia de los rugbiers de Villa Gesell que bien puede calificarse como "homicidio en banda", es cuestionada por nuestro poema nacional.

Martin_fierro_1894_1.jpg

 

Reseñas anteriores:

Parar la pelota. 

Perón íntimo

Julio Argentino Roca. Un lugar incómodo en el pensamiento nacional 

 

Suscripción a newsletter

Si desea recibir nuestro newsletter, por favor ingrese sus datos.
 
Inicio arrow Análisis arrow EE.UU: una negativa militar sin precedentes

EE.UU: una negativa militar sin precedentes PDF Imprimir E-Mail
Jun-24-20, por Rosendo Fraga
 
 

 

Así como el Coronavirus irrumpió como un "imponderable" en el escenario global en las primeras semanas de 2020, con el estallido racial en EE.UU. en mayo sucedió otro tanto. El "imponderable", no se puede calcular ni mensurar o prever. No se le puede asignar probabilidad, porque no se contempla la posibilidad de que se pueda producir. 

Es así como en EE.UU. convergieron en el segundo trimestre del año, tres conflictos simultáneos: la Pandemia, que causó un efecto sin precedente desde la crisis de los años treinta del siglo XX, sobre la economía y el desempleo; el conflicto político que se desató entorno a la política para enfrentar la Pandemia, entre el Presidente apoyado por su base electoral, que impulsaron breves restricciones para dar prioridad a la recuperación económica y la oposición demócrata con la posición contraria y en tercer lugar, las protestas violentas reclamando la igualdad racial, a raíz de la muerte de un afroamericano por parte de un policía en Minneapolis, lo que volvió a repetirse en Atlanta el 15 de junio. 

Son las protestas violentas por causas raciales más graves desde los años sesenta del siglo pasado, durante los gobiernos de Kennedy y Johnson. En la segunda quincena de junio, EE.UU. vive así una crisis sin precedente en las últimas décadas al coincidir las tres situaciones al mismo tiempo.

Pero en la segunda semana de junio esta crisis produjo otro "imponderable": la negativa de las Fuerzas Armadas a reprimir dichas protestas. En las que tuvieron lugar hace más de medio siglo, presidentes demócratas llegaron a convocar a las Fuerzas Armadas, al ser superadas primero la policía y luego la Guardia Nacional, la fuerza se seguridad voluntaria, dotada de armamento militar liviano y que se moviliza frente a emergencias. (Han participado tanto en Irak como en Afganistán, por períodos limitados). 

Las Fuerzas Armadas estadounidenses se encuentran todavía librando la guerra más larga de su historia: la mencionada de Afganistán que en 2020 cumple veinte años. Ello las ha llevado a soportar miles de bajas a lo largo de dos décadas, las que se incrementaron sustancialmente al sumarse la segunda guerra de Irak. La mejora en el sistema de sanidad militar, les ha permitido pasar de los 4 heridos por muerto de Vietnam, a 8 por muerto ahora. Pero a ello ha creado miles de ex combatientes mutilados y limitados en su capacidad, que son un trágico testimonio de estas guerras del siglo XXI, en las que pese al avance de la tecnología para uso militar, el factor humano ha seguido siendo decisivo. En este marco en el cual los militares estadounidenses han mostrado una fuerte disciplina, la Administración Trump no esperó la negativa que recibió.

La oposición militar a cumplir la orden fue homogénea y casi unánime. El Secretario de Defensa de Trump, Mark Esper, tras haber estado presente cuando el Presidente, Biblia en mano, frente a una Iglesia vandalizada próxima la Casa Blanca, en un acto gestado para fortalecer la imagen de Trump, cambio de posición. Tomó distancia de ella, expresando que no era conveniente convocar  a las Fuerzas Armadas para restablecer la seguridad interior. Lo mismo dijo el Secretario de Ejército, Ryan Mc Carthy. Pero las voces militares se expresaron contra la iniciativa, en forma casi unánime. Así lo hicieron dos Generales de los Marines, que ocuparon cargos en el Gabinete en la primera parte del gobierno de Trump: Jim Mattis Secretario de Defensa y John Kelly, Jefe de Gabinete de la Casa Blanca. 

Cabe recordar que el Presidente que llegó a tener cuatro generales en su gabinete, reemplazó a todos por funcionarios militares, por las diferencias que le plantearon. En la misma línea se pronuncio el General Collin Powell, un militar afro-americano que adquirió popularidad como Jefe del Estado Mayor Conjunto en el gobierno de Bush padre. Es también una figura importante en el Partido Republicano, que además anunció votará por Biden. Una posición similar tuvo el General David Petraeus, que fuera un reconocido Comandante en Afganistán en el gobierno de Obama, quien después lo designó a cargo de la CIA. Todos ellos se pronunciaron también contra el racismo y se mostraron abiertos a revisar la ubicación simbólica de los monumentos de los Generales confederados de la Guerra Civil, sobre los que se dirigen los ataques de los manifestantes.

La manifestación más relevante fue la del General Marck Milley, el jefe del Estado Mayor Conjunto, la máxima autoridad militar del país. Había estado junto al Presidente cuando se fotografió frente a la Iglesia vandalizada Biblia en mano. Estuvo vestido con uniforme de combate, en explícito respaldo a la posición a Trump. Ello generó fuertes críticas en las filas de los militares en actividad. Fueron tan fuertes que lo llevaron a una autocrítica pública. La hizo en un mensaje grabado para los graduados de la Universidad de Defensa Nacional. Condenó al racismo al igual que habían hecho sus colegas retirados y dijo que fue una decisión errónea aparecer en la foto junto a Trump, diciendo "No debía haber estado allí". Argumentó: "Mi presencia en ese momento y en ese ambiente creó una percepción de los militares involucrados en la política doméstica. Como funcionario uniformado comisionado fue un error del que aprendo. Y sinceramente espero que todos podamos aprender". Sostuvo "Debemos respetar escrupulosamente el principio de un cuerpo militar apolítico, que está enraizado profundamente en la esencia de nuestra república". 

El Jefe del Estado Mayor Conjunto de las Fuerzas Armadas estadounidenses, agregó "Todavía estamos lidiando con el racismo y tenemos mucho trabajo por hacer" y  agregó que debían  "abrazar" la Constitución porque "Es nuestra estrella del Norte". No es la primera vez que en los EE.UU. hay diferencias entre el Presidente y los mandos militares -el caso del General Mac Arthur el "héroe de guerra" que enfrentó al poder civil después de la Segunda Guerra Mundial- pero siempre se resolvieron a favor del poder  político, que impuso su autoridad. La novedad ahora no es que los militares estadounidenses han tenido una posición diferente a la del Presidente, expresada con notorio énfasis y homogeneidad y lo más relevante es que esta vez el Presidente retrocedió ante ellos.  

 

 

 
Documentos del CENM
¡nuevo!

Una visión de largo plazo:
Análisis del documento “Tendencias globales 2035” del Consejo de Inteligencia de los EEUU

ACTUALIDAD

      ELECCIONES 2019

SITIOS WEB RELACIONADOS !! (NUEVO) 

WEB ACADEMIA NACIONAL DE CIENCIAS MORALES Y POLÍTICAS

     WEB SITIO "ROCA HOY"      

  

SECCIONES

ARGENTINA

BOLIVIA
BRASIL

CHILE

COLOMBIA
COYUNTURA
CUBA
DEFENSA
EL SALVADOR
EVOLUCION SOCIOPOLITICA
HONDURAS
IBEROAMERICA
INTERNACIONAL
LAS AMERICAS
LATINOAMERICA

MEXICO

MUNDO
NICARAGUA
OPINION PUBLICA
PARAGUAY

PERU

URUGUAY

VENEZUELA

Opinion Publica Indicadores de opinion publica de Argentina Indicadores de opinion publica de Argentina Indicadores de opinion publica de America Latina

Archivo historico banner_cp.jpg


Indicadores