Navegador

Buscador

Investigaciones sobre Defensa

Suscripción a newsletter

Si desea recibir nuestro newsletter, por favor ingrese sus datos.
 
Inicio arrow Investigaciones arrow Defensa arrow El equilibrio militar en la región

El equilibrio militar en la región PDF Imprimir E-Mail
Oct-25-07- por Rosendo Fraga

ImagePara analizar la cuestión, resulta conveniente primero ubicar al gasto militar de América Latina en el contexto mundial, segundo, revisar cuál es la política de EE.UU. hacia la región en materia de seguridad y, por último, ver cuáles son las políticas concretas que en la materia están desarrollando los principales países de la región.

El informe del SIPRI Armamentos, Desarme y Seguridad Internacional, de 2007, muestra que América Latina es la región del mundo emergente con menor conflictividad en materia de seguridad internacional. África, Asia -en particular Medio Oriente-, así como Rusia, muestran mayor conflictividad que esta parte del mundo. 

Entre los diez países del mundo que concentran mayor porcentaje del gasto militar mundial -suman entre ellos el 77% del total-, no se encuentra ningún país latinoamericano. EE.UU. por sí solo presenta el 46%, siguen el Reino Unido y Francia con el 5% cada uno, y después China y Japón con 4% en cada caso. Alemania, Rusia, Italia y Arabia Saudita tienen 3% respectivamente, y la India 2%.

Por regiones, América del Norte llega al 47% -sumando Canadá a EE.UU.- Europa Occidental 22%; Medio Oriente 6%; Oceanía, África y Europa Central 1% en cada caso; Europa Oriental y América Latina 3%, aunque la región tiene 8% de la población y del PBI mundial 

En cuanto a la producción mundial de armas, América del Norte presenta el 63% del total mundial, Europa Occidental el 29%. Europa Oriental alcanza el 1,9%, pero América Latina no llega al 1%.

Entre los diez primeros países del planeta en exportación de armas -siendo el primero EEUU con 30% y el décimo Israel con 1,6%-, no hay ninguno de América Latina. Tampoco lo hay entre los diez mayores importadores, entre los cuales China es el primero con el 13,7% del total, e Irán el décimo con 2,4% 

Tampoco hay ningún país latinoamericano entre los diez países del mundo que tienen armamento nuclear, ya sea declarado o no declarado.

A su vez, el balance militar del Centro de Estudios Unión para la Nueva Mayoría muestra que América Latina es la región del mundo que gasta menos en defensa de acuerdo a su PBI: algo menos del 2%. 

En cuanto a la política de EE.UU. hacia la región en materia de seguridad, en la primera semana de octubre, EE.UU. y México concluyeron la negociación para establecer un acuerdo similar al llamado Plan Colombia. Por medio del convenio se crea un centro de comando, control e inteligencia contra el narcotráfico. Carlos Rico, Subsecretario de Relaciones Exteriores de la Cancillería mexicana para América del Norte, dijo que será un acuerdo similar al vigente con Colombia desde los años noventa y que, una vez aprobado por el Congreso de los EE.UU., será anunciado por los dos presidentes.

El jefe del Pentágono, Robert Gates, antes de iniciar su gira por América Latina este mes de octubre, expresó la disposición de su país a firmar este acuerdo con México. Según el funcionario mexicano, EE.UU. aportará 1000 millones de dólares en los próximos dos años, cifra que se gastará en varias etapas y que prevé el equipamiento y entrenamiento del personal mexicano para luchar contra la droga y el crimen organizado. Ya desde Colombia, Gates dijo que este año se destinarán 500 millones de dólares para financiar el plan con México y otros 50 millones para un plan similar en países de América Central. El director de la DEA, Steve Robertson, sostuvo que hay un matrimonio de conveniencia entre el terrorismo y la droga, mientras que en la izquierda latinoamericana se denuncia que este tipo de plan en realidad apunta a involucrar a las Fuerzas Armadas en la represión de los movimientos sociales contestatarios.

La gira del Secretario de Defensa de EE.UU. por América Latina define sus aliados y objetivos en materia de seguridad en la región. En Centro-América visitó El Salvador, único país latinoamericano que mantiene tropas en Irak y el aliado más firme de Washington al norte del Canal de Panamá. Siguió luego por Colombia, el aliado más seguro en América del Sur y el país donde se desarrolla la mayor cooperación binacional en materia de lucha contra la droga y que, como se dijo, se ha convertido en una suerte de modelo para el acuerdo que se negocia con México. El tercer país visitado es Chile, que tiende a cooperar con Washington en temas como las fuerzas de paz, como lo muestra su decisiva participación en la fuerza de paz de Haití. También visitó Perú, donde el presidente Alan García busca tener una buena relación política y económica con Washington. El gobierno peruano ha ofrecido a EE.UU. instalar en el país la base que actualmente tiene en Ecuador en la localidad de Manta, ya que el Presidente Correa anunció que no renovará el tratado que vence en 2009, por el cual se concedió el uso de esta base para monitorear desde ella el narcotráfico en la región andina. El último destino de la gira fue Surinam, al norte de América del Sur, que tiene una ubicación estratégica para la lucha contra la droga en la región del Caribe y presenta además un conflicto territorial histórico con Venezuela.

En la gira planteó que el narcotráfico, el crimen organizado y las bandas callejeras -como las maras- son la mayor amenaza a la seguridad regional y que, de acuerdo a las circunstancias, las Fuerzas Armadas deben participar para enfrentar el problema, dada la ineficacia de las policías.

Por último, nos queda analizar las políticas de los principales actores de la región.

Brasil es el único país latinoamericano que tiene vocación de ser actor global. Su política de defensa persigue ante todo dicho objetivo. El país busca ser reconocido como una de las cuatro potencias del mundo emergente, junto con Rusia, China a India. El principal país del MERCOSUR tiene masa critica económica para jugar en este nivel, pero debe desarrollar una mayor capacidad en el plano estratégico-militar, teniendo como referencia la que tienen los otros tres países mencionados, que cuentan con el arma nuclear y los dos primeros, además, son miembros permanentes del Consejo de Seguridad de la UN. Para ello, el objetivo diplomático de alcanzar un puesto permanente en el Consejo de Seguridad y tener en servicio un submarino nuclear en la próxima década, son objetivos relevantes. El presidente Lula acaba de anunciar un aumento del gasto militar del 50% para el año próximo, a la vez que ratifica la decisión de hacer efectiva la soberanía en la Amazonía y envía un mensaje indirecto a Venezuela, el país latinoamericano que mayor monto dedicó a la compra de armamentos en los últimos dos años.

En Venezuela, el otro país de la región con una política de proyección en lo estratégico-militar, las compras de armas a Rusia permiten constatar la existencia de dos hipótesis paralelas. Por un lado, la compra de los fusiles Kalashnicov muestra la decisión de preparar grandes milicias venezolanas para una posible guerra asimétrica en el propio territorio, frente a una eventual agresión norteamericana, que difícilmente se concrete. Asimismo, el anuncio del presidente Chávez de que intervendrá militarmente en Bolivia si la derecha desestabiliza a Morales, muestra la decisión de intervenir fuera del país. La otra hipótesis se vincula a la similitud de las adquisiciones venezolanas en Rusia con las iraníes. Las compras de submarinos y misiles tierra aire realizadas, evidencian planes de enfrentar una eventual agresión aeronaval de los EE.UU., impedido de actuar en forma terrestre, dado el costo sufrido en Irak y Afganistán.

Colombia es un país de la región que mantiene un nivel de adquisiciones relativamente importantes, frente a un doble desafío. Por un lado, el conflicto con la guerrilla y el narcotráfico, que lleva décadas y continuará en el corto plazo y, por el otro, el desafío de mantener un relativo equilibrio con Venezuela, país con el cual tiene problemas de fronteras y tensiones, pese a que las relaciones diplomáticas bilaterales pasan por un buen momento.

Chile es el cuarto actor de la región, con una política clara y sistemática en materia de reequipamiento militar. Los conflictos históricos que el país mantiene con Bolivia y Perú, que se acentúan y recrudecen en forma periódica y sistemática, justifican el reequipamiento militar chileno, que ya no tiene como referencia la Argentina como en el pasado reciente.

En mayor o menor medida, todos los países de la región están buscando actualizar y renovar armamentos, en el marco de presupuestos modestos. Hay compras de Perú y Ecuador, y hasta el pequeño Uruguay acaba de comprar dos fragatas a Portugal, incorporación relevante para una Armada pequeña como la tiene este país. La excepción a este escenario entre los países importantes de América Latina es la Argentina, que lleva años sin realizar ninguna adquisición relevante, limitándose solo a algunas reparaciones y modernizaciones de material que lleva décadas en servicio.

 

En conclusión:

a) América Latina es la región que gasta menos en defensa de acuerdo a su PBI, siendo solo el 3% del gasto militar mundial, aunque posee el 8% de la población y el PBI. También es la región del mundo emergente con menores riesgos en materia de seguridad internacional.

b) La política de Washington hacia la región en este campo tiene hoy como prioridad el llamado Plan México, que implica avanzar en la cooperación entre este país y los EE.UU. en materia de lucha contra el narcotráfico, en la misma línea que se ha hecho con Colombia. La gira del Jefe del Pentágono por la región muestra que la prioridad de Washington en seguridad en esta parte del mundo es la lucha contra el narcotráfico, el crimen organizado y las bandas callejeras.

c) Brasil, Venezuela, Colombia y Chile, por distintas causas, presentan los planes más relevantes en materia de reequipamiento militar, aunque solo Venezuela está invirtiendo montos que pueden compararse con los países extra-regionales. En esta materia, la Argentina es una excepción entre los países importantes de América Latina.

 
ACTUALIDAD

ARGENTINA
2014: Año político aunque no hayan elecciones

LATINOAMERICA
El conflicto político venezolano

INTERNACIONAL
La calle desafía al poder

EVOLUCION SOCIOPOLITICA
Indicadores de conflictividad social durante 2013 y su evolución desde 1980

DEFENSA
El rol de los militares en Argentina: II. La reedición del "Operativo Dorrego"

OPINION PUBLICA
Febrero 2014: Indicadores de opinión pública latinoamericana

HISTORIA
Los vicepresidentes en la historia argentina

SECCIONES

ARGENTINA

BOLIVIA
BRASIL

CHILE

COLOMBIA
COYUNTURA
CUBA
DEFENSA
EL SALVADOR
EVOLUCION SOCIOPOLITICA
HONDURAS
IBEROAMERICA
INTERNACIONAL
LAS AMERICAS
LATINOAMERICA

MEXICO

MUNDO
NICARAGUA
OPINION PUBLICA
PARAGUAY

PERU

URUGUAY

VENEZUELA

Opinion Publica Indicadores de opinion publica de Argentina Indicadores de opinion publica de Argentina Indicadores de opinion publica de America Latina

Archivo historico banner_cp.jpg


Indicadores