Navegador



Balance 
Militar de
América
del Sur 2017
:

Presentación
Prólogo
Comentario
Adelanto
Adquisición

Buscador

Investigaciones sobre Defensa

Suscripción a newsletter

Si desea recibir nuestro newsletter, por favor ingrese sus datos.
 
Inicio

La agenda de conflictos de Trump PDF Imprimir E-Mail
Jul-06-19, por Rosendo Fraga
 
 

El Presidente Trump realiza una política exterior "no convencional" para su país, haciendo de la confrontación y la imprevisibilidad sus herramientas principales. Es una política determinada por su personalidad. Su forma de hacer negocios es su estilo para manejar la política, tanto interna como externa. 

Esta situación se acentúa por dos razones: el cambio en su equipo de gobierno durante 2018 y las conveniencias de su campaña electoral. A lo largo del segundo semestre del año pasado fue relevando a las figuras claves de su equipo vinculadas a la seguridad nacional. El Secretario de Estado (Tillerson) un "moderado" en términos del equipo Trump, fue reemplazado por un "duro" (Pompeo) que estaba a cargo de la CIA. También relevó al Director del Consejo de Seguridad Nacional (General Mc Master) quien tenía una visión realista en cuanto al uso del instrumento militar en las crisis internacionales, que ponía un límite a la impronta Trump. Su reemplazante (Bolton) es un ex funcionario de la Administración de Bush hijo, con una línea más dura que su predecesor, que se caracteriza por escalar los conflictos. También relevó al Jefe del Pentágono (General Mattis) a fines de 2018, reemplazándolo primero por un empresario sin experiencia en la función pública (Shanahan) y después por un ex funcionario de empresas contratistas de defensa. Finalmente, sustituyó al Jefe de Gabinete de la Casa Blanca (General Kelly) reemplazándolo por un funcionario civil sin autonomía. 

Esta reorganización del equipo dejó a Trump en condiciones de realizar una política exterior de acuerdo a su impronta personal. Al mismo tiempo, para tomar riesgos que ayuden a su campaña electoral. 

El primer conflicto es China, el que se desarrolla en cuatro ámbitos y en el que Trump se endurece y luego se modera, como una suerte de "sistema" de presión y distensión permanente. El conflicto con China tiene un primer ámbito que es el más notorio en el corto plazo, el comercial; otro que es el tecnológico, el que también es notorio por el caso Huawei; el tercer es geopolítico y se desarrolla en primera instancia en los mares del sur y el este de China y el cuarto es la carrera espacial en el cual EE.UU. lleva clara ventaja. 

En el comercial, en la Cumbre del G20 realizada en Buenos Aires a fines del año pasado, se estableció una tregua, que resultó frágil y transitoria. Ahora en la reciente Cumbre del grupo realizada en Osaka, vuelve a acordar otra tregua -Trump retrocedió parcialmente en la suba de aranceles- que probablemente tenga la misma suerte que la anterior. Con Huawei ha sucedido otro tanto, ya que presionado por las empresas tecnológicas estadounidenses, decidió permitirles vender tecnología a la empresa china. Pero ahora ratifica la prohibición para que la tecnología 5G entre en el país. Se trata de una pugna por la hegemonía global. 

El conflicto con Corea del Norte por su desarrollo nuclear muestra a Trump enfrentándolo con una política ambivalente y benévola. Antes de la Cumbre realizada días atrás entre el presidente estadounidense y el dictador nor-coreano, visitó la capital de Corea del Norte el Presidente de China, marcando que este conflicto se desarrolla en su área de influencia. 

Trump muestra una moderación frente a Kim, que contradice la dureza que manifiesta ante el régimen iraní. Esta benevolencia, hasta ahora no parece haber tenido resultado, ya que el gobierno nor-coreano no ha desactivado la fase central de su programa nuclear ni de su desarrollo misilistico. Trump elogia a Kim y se muestra optimista respecto al resultado del diálogo, aunque ello parece más una expresión de deseos que un razonamiento estratégico. La oposición demócrata ha criticado la política exterior "no convencional" del líder republicano en función de la reciente Cumbre con Kim. 

Irán es otro conflicto que está escalando por ambas partes y Rusia apoya a este país, con respaldo de China. Una alianza entre Putin operando en lo estratégico militar y Xi en lo económico, es una fórmula que muestra a las dos potencias enfrentando juntas a los EE.UU. en diversos conflictos. Tras incidentes militares entorno al estrecho de Ormuz y el derribo de un dron estadounidense en territorio aéreo iraní, el gobierno de Rohani ha desafiado a Trump, reanudando la producción de uranio enriquecido, desconociendo el acuerdo firmado durante la segunda presidencia de Obama. 

Este conflicto muestra a EE.UU. y la UE -que acaba de designar autoridades ejecutivas-  en posiciones diferentes. El primero desconociendo el acuerdo y el segundo intentando salvarlo, aunque analizando ahora medidas de endurecimiento. El Presidente estadounidense está actuando muy cerca de la "crisis por error de cálculo" al ordenar un bombardeo y suspenderlo 10 minutos antes de realizarlo. 

Algo similar está sucediendo con Irán, cuyo gobierno dijo esta semana que si el país es atacado por EE.UU., "Israel será destruido en menos de media hora". Netanyahu respondió afirmando que su país está preparado para la guerra con Irán. Rusia apoya a Irán y China lo hace con menor intensidad. 

Venezuela es otra crisis en la cual Trump se muestra ambivalente, amenazando y luego no ejecutando sus amenazas. El Consejero de Seguridad Nacional (Bolton)  dijo en noviembre que la caída del régimen de Maduro en Venezuela iba a producir un "efecto dominó" que precipitaría la misma situación en Cuba y Nicaragua. 

Washington así lograría terminar con los tres regimenes totalitarios de la región. Pero han pasado más de cinco meses, desde que el líder anti-chavista Juan Guaidó asumió en Venezuela y la ofensiva estadounidense no ha logrado su objetivo. EE.UU. ha suspendido la compra de petróleo venezolano y adoptado sanciones económicas contra figuras del régimen. 

Ha suspendido relaciones económicas con Cuba, agravando su situación económica, pero el Castrismo se mantiene firme. El apoyo de Rusia y China a estos gobiernos ha jugado un rol importante en su supervivencia. Al mismo tiempo, Trump aumenta la presión sobre México y los países del "triángulo norte" de América Central (Guatemala, Honduras y el Salvador) para que adopten medidas más efectivas contra la emigración hacia EE.UU. 
 
Documentos del CENM
¡nuevo!

Una visión de largo plazo:
Análisis del documento “Tendencias globales 2035” del Consejo de Inteligencia de los EEUU

ACTUALIDAD

      ELECCIONES 2019

CUMBRE MACRI-BOLSONARO

  

SECCIONES

ARGENTINA

BOLIVIA
BRASIL

CHILE

COLOMBIA
COYUNTURA
CUBA
DEFENSA
EL SALVADOR
EVOLUCION SOCIOPOLITICA
HONDURAS
IBEROAMERICA
INTERNACIONAL
LAS AMERICAS
LATINOAMERICA

MEXICO

MUNDO
NICARAGUA
OPINION PUBLICA
PARAGUAY

PERU

URUGUAY

VENEZUELA

Opinion Publica Indicadores de opinion publica de Argentina Indicadores de opinion publica de Argentina Indicadores de opinion publica de America Latina

Archivo historico banner_cp.jpg


Indicadores