Navegador



Balance 
Militar de
América
del Sur 2017
:

Presentación
Prólogo
Comentario
Adelanto
Adquisición

Buscador

Investigaciones sobre Defensa

        RESEÑAS

La rebelión de las naciones

  Crisis del liberalismo y auge del conservadurismo popular

El autor, con una destacada trayectoria académica y genuino interés tanto por la situación internacional como por la suerte de su país, analiza en realidad dos ejes paralelos en función de los cuales parece reconfigurarse el escenario internacional. 

 

la_rebelion_de_las_naciones.jpg


Reseñas anteriores
:

Parar la pelota. 

Perón íntimo

Julio Argentino Roca. Un lugar incómodo en el pensamiento nacional 

 

Suscripción a newsletter

Si desea recibir nuestro newsletter, por favor ingrese sus datos.
 
Inicio

Trump frente a América Latina PDF Imprimir E-Mail
Jun-28-19, por Rosendo Fraga
 

La política de la Administración Trump para provocar un cambio de régimen en Venezuela, Cuba y Nicaragua parece estar en un callejón sin salida. Es que ha fracasado la estrategia anunciada por el Consejero de Seguridad Nacional (Bolton) públicamente a fines de noviembre, de acuerdo a la cual la caída de Maduro iba a provocar un "efecto dominó", que precipitaría la del Castrismo en Cuba y de Ortega en Nicaragua. 

Sin destino el alzamiento de Guaidó, Washington utiliza para desestabilizar a estos gobiernos, la misma política que no dio resultados con Rusia tras la ocupación de Crimea y con Irán, para frenar su desarrollo nuclear: aplicar sanciones económicas a empresas nacionales públicas y privadas y a funcionarios, dirigentes políticos y empresarios cercanos al poder. 

En el caso de Nicaragua, se anunció la ampliación de estas sanciones a más funcionarios y figuras próximas al gobierno. Pero los regimenes totalitarios se fortalecen con el transcurso del tiempo si saben sobrellevar con éxito los momentos de debilidad. Esta situación ha permitido a Rusia y China aumentar su presencia e influencia en la región. Ambos apoyan a los tres regimenes amenazados por Trump. La primera lo hace con una presencia estratégico-militar y la segunda como un gran actor económico en el campo del comercio y en la  financiación de obras de infraestructura. Por su parte la UE muestra diferencias con EE.UU. en esta  región. 

Mientras la Administración Trump insiste en que no descarta la opción militar para Venezuela, la mayoría de los países europeos la rechazan. 

México y el "triangulo norte" de América Central adquieren relevancia para Washington, cuando Trump acaba de lanzar su campaña para la reelección en noviembre 2020 desde Florida. El endurecimiento de la política inmigratoria es uno de los ejes de la campaña de Trump. Ello implica exigirle al gobierno de López Obrador, un mayor control sobre su frontera sur, desde donde proviene el flujo más importante de inmigrantes ilegales que llega hacia los EE.UU. 

Guatemala, El Salvador y Honduras están en esta frontera sur de México y también se encuentran entre los diez países del mundo -sin guerra- que tienen la tasa de homicidios más alta. México ha desplegado 6.000 hombres en su frontera sur -ahora 15.000 en la norte-  respondiendo a la presión de Trump que condiciona la vigencia del nuevo NAFTA al endurecimiento de la política migratoria mexicana, lo que está sucediendo. López Obrador ha solicitado al gobierno estadounidense, sin éxito, que se lleve adelante un plan de desarrollo e infraestructura en estos tres países, para actuar sobre las causas que generan el flujo migratorio.  En dos de estos países acaban de tener elecciones presidenciales: en El Salvador ya asumió el nuevo presidente (Bekele) que es una combinación de social-demócrata y anti-política; en Guatemala ganó en la primera vuelta Sandra Torres (divorciada del ex presidente Colom) que obtuvo el 24% de los votos y competirá en segunda vuelta con un candidato conservador que logró el 16%. 

En Honduras, el presidente Hernández de centro-derecha enfrenta crecientes protestas pidiendo su renuncia, desplegando el ejército para contenerlas. Belice - también en la frontera sur de México- ha comenzado a tener atención por parte de EE.UU. 

Paralelamente, los gobiernos de centro-derecha más importantes de la región enfrentan dificultades internas. En Brasil, Bolsonaro ha perdido la mitad de su popularidad en los primeros seis meses de gobierno. El país crecerá menos del 1%, con mercados escépticos por la demora en la aprobación de la reforma previsional por parte del Congreso. Los problemas internos dentro del gobierno se agudizan. El Ejército perdió una pieza clave en el gabinete con el reemplazo del General Floriano Peixoto, que ocupaba la Secretaría General de la Presidencia y la designación en su reemplazo de un policía retirado, Oliveira Filho -un hombre que fue asesor primero del actual Presidente y ahora de su hijo Eduardo- en su reemplazo. 

En Colombia, el presidente Duque también ha perdido un tercio de su popularidad antes de cumplir un año en el poder. La economía está estable, pero los problemas vinculados a la seguridad se agravan. Se calcula que la inmigración venezolana puede tener un costo del 0,5% del PBI. Centenares de integrantes de las FARC retoman las armas, para dedicarse ahora al narcotráfico y el crimen organizado. El ELN ataca desde territorio venezolano, las denuncias sobre ejecuciones ilegales del Ejército en el pasado crean tensiones y hay controversia con la justicia estadounidense por la extradición de ex integrantes de las FARC. 

En Chile, el presidente Piñera que ha  perdido casi la mitad de su popularidad en el primer año de gobierno, renueva la mitad de su gabinete y lanza un ambicioso plan de inversiones para recuperarla. 

En este marco, adquieren importancia regional las tres elecciones presidenciales que tienen lugar en octubre en tres países del Cono Sur de América. El 30 de junio, tienen lugar las primarias obligatorias para la elección presidencial de Uruguay, cuya primera vuelta será el 27 de octubre. En el Frente Amplio hay varios candidatos y se espera un recambio generacional. De ganar, sería el cuarto mandato consecutivo de esta coalición de centro-izquierda. En el partido Blanco, la candidatura de Luis Lacalle -hijo del ex Presidente- es desafiada por un outsider (Sartori). En el Partido Colorado, el ex presidente Julio Sanguinetti se impondría a otros dos contendientes.  

El 20 de octubre, tiene lugar la primera vuelta de la elección presidencial boliviana. Evo Morales va en búsqueda de su cuarto mandato consecutivo y puede obtenerlo.  Tiene la economía bajo control y la justicia ha convalidado su candidatura que es controvertida desde el punto de vista constitucional. La oposición esta dividida y debilitada.  

En Argentina, el presidente Macri sufre un desgaste similar al sufrido por otros presidentes de centro-derecha de la región en los últimos meses. Las primarias obligatorias se realizan el 11 de agosto y a diferencia de Uruguay -que tiene el mismo sistema de primarias- en ninguna fuerza hay competencia para presidente. El 22 de junio, se oficializaron fórmulas y listas y la elección queda planteada entre una coalición de centro-derecha que apoya la reelección de Macri y otra de centro-izquierda que lleva a la ex presidenta Cristina Kirchner como candidata a la Vicepresidencia.
 
Documentos del CENM
¡nuevo!

Una visión de largo plazo:
Análisis del documento “Tendencias globales 2035” del Consejo de Inteligencia de los EEUU

ACTUALIDAD

      ELECCIONES 2019

SITIOS WEB RELACIONADOS !! (NUEVO) 

WEB ACADEMIA NACIONAL DE CIENCIAS MORALES Y POLÍTICAS

     WEB SITIO "ROCA HOY"      

  

SECCIONES

ARGENTINA

BOLIVIA
BRASIL

CHILE

COLOMBIA
COYUNTURA
CUBA
DEFENSA
EL SALVADOR
EVOLUCION SOCIOPOLITICA
HONDURAS
IBEROAMERICA
INTERNACIONAL
LAS AMERICAS
LATINOAMERICA

MEXICO

MUNDO
NICARAGUA
OPINION PUBLICA
PARAGUAY

PERU

URUGUAY

VENEZUELA

Opinion Publica Indicadores de opinion publica de Argentina Indicadores de opinion publica de Argentina Indicadores de opinion publica de America Latina

Archivo historico banner_cp.jpg


Indicadores