Navegador



Balance 
Militar de
América
del Sur 2017
:

Presentación
Prólogo
Comentario
Adelanto
Adquisición

Buscador

Investigaciones sobre Defensa

Suscripción a newsletter

Si desea recibir nuestro newsletter, por favor ingrese sus datos.
 
Inicio

El conflicto estratégico global PDF Imprimir E-Mail
Abr-19-19, por Rosendo Fraga
 

En los EE.UU., Trump aumenta el gasto en defensa pero al mismo tiempo acentúa el repliegue de las tropas en el mundo. La Cumbre de la OTAN en Washington, conmemorando los 70 años de su creación, mostró a Trump ratificando las críticas a los 26 socios europeos de la Alianza -la integran también EE.UU. y Canadá en América y Turquía en el Cercano Oriente -  porque la mayoría de ellos no están cumpliendo el compromiso de aumentar el gasto militar como porcentaje del PBI. 

Las críticas más directas fueron a Alemania, la primera economía de Europa. El Secretario de Estado (Pompeo) enfatizó la preocupación por el riesgo militar que implica Rusia para la seguridad de occidente. Impulsó la decisión de reforzar el despliegue de la OTAN en la región del Mar Negro, donde Moscú intensifica su presencia militar. También advirtió sobre la presencia militar rusa en Venezuela. En su declaración final sumó también amenazas como la Cyberguerra y la expansión global de China. Lo que no parece tener demasiada lógica es la política de Trump hacia Corea del Norte. Aunque Kim no ha dado señales conciliatorias en las últimas semanas, el Presidente estadounidense acordó una tercera Cumbre. 

Pasando a Europa, se debate entre mantener la prioridad de la OTAN, o avanzar hacia la construcción concreta de un sistema de defensa propio. Está claro que para la Administración Trump, Europa y la OTAN van dejando la prioridad número uno en materia estratégico-militar, en momentos que China es la mayor amenaza en el largo plazo. 

Frente a ello, aumenta la presión de Francia a favor de construir el sistema. Alemania acompaña la iniciativa, pero muestra menor compromiso con ella. Sin una acción decisiva del eje franco-alemán no deja de ser sólo un proyecto con acciones ilimitadas, como el "Eurocuerpo" una unidad de nivel División creada fines del siglo XX. La Cumbre de la OTAN puso en evidencia que tiene tres frentes de conflicto. El del Norte, donde tres de sus miembros (Estonia, Letonia y Lituania) enfrentan la estrategia expansiva de Rusia que tiene como prioridad impedir la extensión de la OTAN en las restantes ex repúblicas soviéticas. La anexión de Crimea y la secesión de Ucrania son evidencia concreta de esta amenaza. El Este está constituido por el conflicto entorno al Mar Negro, que se mencionó. Tres países de esta alianza militar son ribereños (Rumania, Bulgaria y Turquía). Los dos primeros temen la amenaza que implica la expansión rusa desde este. El último se ha acercado a Moscú, está coincidiendo con Putin en el Cercano y Medio Oriente y desafía a Trump con la posibilidad de comprar sistemas de armas a Rusia. 

El tercero es el flanco Sur y la amenaza es la creciente inestabilidad en el África Subsahariana que aumentan la migración hacia Europa a través del mediterráneo. Son varios los países de la OTAN que están sobre el Mediterráneo (Portugal, España, Italia, Grecia, Malta, etc.). La incertidumbre generada en Argelia con la destitución de Buteflika y la ofensiva del general Haftar -apoyado por Egipto y Arabia Saudita- sobre el gobierno de Trípoli sostenido por la UE, agravan la amenaza. 

En Asia, se acelera la carrera espacial entre China y los EE.UU., la "Nueva Ruta de la Seda" potencia el concepto de "Eurasia", Japón aumenta su gasto militar y se mantiene la tensión entre India y Pakistán. El mencionado concepto de "Eurasia" es la clave geopolítica de China, que se desarrolla en lo geoeconómico con el proyecto de la "Nueva Ruta de la Seda", que establece una gran vía de comunicación horizontal desde el Mar Oriental de China hasta el Atlántico, es decir desde el Lejano Oriente hasta la Península Ibérica, con conexiones con Europa Central y Oriental y los Balcanes. 

La idea es que Asia y Europa son un solo continente en términos geográficos y sin una divisoria física -mar o cordillera, que lo divida- como sucede con América, África y Oceanía. Pero la competencia con EE.UU. se intensifica y la carrera espacial es un ámbito de ello, pese a la gran ventaja  tecnológica que mantiene Washington. Japón aumenta su gasto en defensa frente al reclamo de Trump que plantea una exigencia similar a la que realiza a Alemania. La tensión entre India y Pakistán, tanto geográfica como religiosa se mantiene y puede aumentar. La primera aspira a ser la potencia del Índico y esta es su prioridad de proyección.    

Pasando al Cercano y Medio Oriente, la alianza de Trump con Netanyhu por un lado y la de Rusia con Irán, Siria y Hezbollah por el otro, son el conflicto estratégico más relevante. El triunfo electoral del Primer Ministro israelí, lo hace el jefe de gobierno que puede gobernar 17 años continuos. Su nacionalismo y personalización del poder muestran coincidencias con los líderes árabes en materia de cultura política. Trump mantiene y reforzará su alianza con Israel. Apoya la presencia israelí en los Altos del Golán, lo que implica un conflicto con Siria y sus aliados y las acciones militares "quirúrgicas" contra la presencia militar iraní en Siria. 

El enfriamiento de las relaciones entre EE.UU. y Arabia Saudita debilitan las relaciones con el socio más importante en el mundo musulmán de esta alianza. Las sanciones estadounidenses contra Irán afectan su economía, pero no su voluntad política. La presencia de Rusia en la región es creciente, manteniendo una sólida alianza con Irán, Siria y Hezbollah y parcialmente también con Turquía.    

En África la presencia de China y Rusia es creciente y en América Latina, el conflicto de Venezuela se ha internacionalizado. El Presidente Xi ha tenido éxito en incorporar al norte de África al proyecto de la "Nueva Ruta de la Seda" y ha inaugurado su primera base militar en el continente, en Dijbouti, pequeño país ubicado sobre el estrecho que comunica el Mar Rojo con el Golfo de Aden. Inversiones, créditos y comercio son la avanzada estratégica del continente que cada vez tiene más componente militar. 

Rusia por su parte va aumentando su presencia estratégico militar, con intervención creciente en conflictos como el de Sudán y República Centro-Africana La caída de los gobiernos de Argelia y Sudán del Norte generan dudas sobre un nueva "Primavera Árabe", pero al mismo tiempo se consolidan gobiernos autoritarios en Egipto y Siria y puede surgir uno en Libia. 

En América Latina, el Grupo de Lima ha pedido a China, Rusia, Cuba, Turquía e Irán que revisen su apoyo al régimen de Maduro. Pero Trump y Bolsonaro han sido más concretos, reclamando que Moscú repliegue las tropas desplegadas en este país. El Jefe del Comando Sur de los EE.UU., Almirante Craig Fuller ha dicho que si a fin de año Maduro sigue en el poder, habrá intervención militar estadounidense.

 
Documentos del CENM
¡nuevo!

Una visión de largo plazo:
Análisis del documento “Tendencias globales 2035” del Consejo de Inteligencia de los EEUU

ACTUALIDAD

      ELECCIONES 2019

CUMBRE MACRI-BOLSONARO

  

SECCIONES

ARGENTINA

BOLIVIA
BRASIL

CHILE

COLOMBIA
COYUNTURA
CUBA
DEFENSA
EL SALVADOR
EVOLUCION SOCIOPOLITICA
HONDURAS
IBEROAMERICA
INTERNACIONAL
LAS AMERICAS
LATINOAMERICA

MEXICO

MUNDO
NICARAGUA
OPINION PUBLICA
PARAGUAY

PERU

URUGUAY

VENEZUELA

Opinion Publica Indicadores de opinion publica de Argentina Indicadores de opinion publica de Argentina Indicadores de opinion publica de America Latina

Archivo historico banner_cp.jpg


Indicadores