Navegador



Balance 
Militar de
América
del Sur 2017
:

Presentación
Prólogo
Comentario
Adelanto
Adquisición

Buscador

Investigaciones sobre Defensa

        RESEÑAS


 

Política económica para decidir en tiempos difíciles  

Este nuevo libro de Juan Carlos De Pablo, está referido a las decisiones en el ámbito económico en tiempos difíciles, como dice su título. De ser por la historia argentina, se trata de una situación casi sistémica y los ejemplos que da el autor sobre nuestro país, pienso que lo confirman. 

depablo_2.jpg

 

           

Suscripción a newsletter

Si desea recibir nuestro newsletter, por favor ingrese sus datos.
 
Inicio

Maduro logra prolongar la crisis PDF Imprimir E-Mail
Mar-07-19, por Rosendo Fraga
 

Al comenzar marzo, precipitar la caída del régimen venezolano sigue siendo la prioridad regional de la Administración Trump. La alternativa de una intervención militar es confirmada por el gobierno estadounidense. En la Cumbre del Grupo de Lima realizada en Bogotá, el vicepresidente Pence dijo: "sería irresponsable descartar el uso de la fuerza en Venezuela". Pero fue el Presidente del  Comité de Relaciones Exteriores de la Cámara de Representantes - el demócrata Albio Sires- quien manifestó públicamente con claridad: "no puede decirse que EE.UU. no va a intervenir militarmente en Venezuela, puede haber casos extremos como la toma de la Embajada estadounidense en Caracas". 

En la Cumbre mencionada, Pence criticó a Guaidó por la falta de resultados concretos, al haber fracasado en promover la insurrección militar. Manifestó que tenía "100% del apoyo de Trump", y lo instó a que regresara a Venezuela, para evitar que la oposición siguiera "perdiendo momentum". Mientras tanto, incluyó en las sanciones a 4 gobernadores, 6 jefes militares que participaron en la represión del intento de entrar la ayuda humanitaria y a otros 49 aliados del régimen venezolano. El proyecto estadounidense de condena a la represión de Maduro tuvo mayoría en el Consejo de Seguridad de la UN, pero fue vetado por Rusia y China. 

Tras el regreso de Guaidó a su país, EE.UU. busca aumentar el cerco internacional sobre Venezuela, instando a Europa y América Latina a que adopten más medidas contra los funcionarios chavistas y para ahogar las fuentes de financiamiento externas del país. Pero se ha advertido al gobierno estadounidense, que junto con una eventual acción militar, va a necesitar una asistencia alimentaria y sanitaria sin precedentes para controlar la situación en Venezuela, en caso que se precipite un conflicto violento. 

La estrategia estadounidense busca al mismo tiempo aumentar la presión sobre Cuba y Nicaragua, que mantienen el apoyo a Maduro. Trump decidió ampliar el bloqueo a la isla, medida que es más simbólica que efectiva, como se ha  visto en las últimas décadas. Pero también decidió permitir que las empresas cubanas que poseen bienes cubanos confiscados, puedan ser enjuiciadas en territorio estadounidense por los exilados perjudicados, para recuperarlos. 

La idea de que provocando el cambio de régimen en Venezuela se puede precipitar la caída del gobierno castrista cubano y de Ortega en Nicaragua, es la clave de la estrategia regional estadounidense en este momento, ejecutada tanto por el Secretario de Estado (Pompeo) el Consejo de Seguridad Nacional (Bolton) y el delegado para Venezuela (Abrams) quien pese a haber tenido dos reuniones con el canciller venezolano dice que no se puede negociar con un gobierno ilegítimo. Ortega por su parte se ha abierto al diálogo auspiciado por la OEA, pero con resultado incierto. Parece más bien una estrategia para ganar tiempo, mientras se decide la situación en Venezuela. 

Guaidó al regreso al país ha dicho, al referirse a las Fuerzas Armadas que "la cadena de mandos está cortada", pero los hechos lo contradicen. Maduro tiene lista la orden de detención de Guaidó en manos de la Suprema Corte y la va a ejecutar, pero en el momento que lo considere políticamente oportuno. Seguramente tratará de evitar que sea con la movilización opositora en las calles, como lo que ha sido convocada para el 9 de marzo, que confrontará con otra del Chavismo. Además, Trump ha dicho que si es detenido Guaidó, habrá una "fuerte respuesta". No en  vano Maduro ha acusado al Presidente estadounidense de "querer desatar la guerra en Sudamérica". 

El apoyo militar a Maduro se mantiene y en caso de fracturarse es más probable una guerra civil de baja intensidad, antes que un colapso del régimen.  La Vicepresidenta venezolana, Delcy Rodríguez, visitó Moscú, recibiendo el total apoyo del gobierno ruso. Fue recibida por Putin, el canciller Lavrov y los presidentes de las dos cámaras del parlamento. El gobierno ruso fue explicito en rechazar una intervención militar estadounidense, la que considera posible. China por su parte se pronunció contra ella. 

Venezuela ha trasladado a Moscú la sede de PDVSA para evitar sanciones y también una empresa de aluminio. Sigue manteniendo relaciones comerciales con países importantes como la India y vende y deposita las reservas de oro en Emiratos Árabes Unidos, pese a que es un aliado militar de Washington. Guaidó anunció un próximo viaje a Europa, donde solicitará la aplicación de sanciones a funcionarios venezolanos y sanciones económicas para el régimen. Pero aunque han desertado medio millar de militares y policías venezolanas a Colombia, sigue sin producirse la insurrección militar que es la clave del éxito de Guaidó, quien por ahora es un gobierno en el exilio, reconocido por occidente, pero que no controla ni una pequeña población.   

La gira que realizó el Presidente Delegado venezolano por América del Sur lo reforzó políticamente y puede haber contribuido a que Maduro decidiera postergar su detención. Fue recibido en Brasilia por Bolsonaro quien le otorgó el status de "Jefe de Estado" y caracterizó al régimen venezolano de "demagogia barata". El Vicepresidente, el General Mourao, en una típica manifestación de la "paciencia brasileña" dijo "nadie esperaba que el muro se cayera y se cayó". En Paraguay, fue recibido por el presidente Benítez, quien manifestó su decidido apoyo. En Argentina, estuvo con el presidente Macri, quien ya en la campaña electoral de 2015 condenó la dictadura de Maduro. La gira finalizó en Ecuador, donde recibió el apoyo del presidente Moreno, desde donde viajó a Caracas. Pero la región no encuentra acciones concretas más allá de lo diplomático para respaldar al gobierno opositor venezolano. 

El Grupo de Lima, ha dado respaldo político, pero rechaza -a diferencia de EE.UU.- la posibilidad de intervención militar. En la UN, cuando hablaba el canciller venezolano, sus representantes se retiraron, pero fueron sólo una veintena, sobre el total de la asamblea (Más de 200). La situación más comprometida es la de Colombia y Brasil. Han tenido lugar enfrentamientos en la frontera y en caso de agravarse la crisis, el flujo migratorio será sin precedentes.
 
Documentos del CENM
¡nuevo!

Una visión de largo plazo:
Análisis del documento “Tendencias globales 2035” del Consejo de Inteligencia de los EEUU

ACTUALIDAD

      ELECCIONES 2019

CUMBRE MACRI-BOLSONARO

  

SECCIONES

ARGENTINA

BOLIVIA
BRASIL

CHILE

COLOMBIA
COYUNTURA
CUBA
DEFENSA
EL SALVADOR
EVOLUCION SOCIOPOLITICA
HONDURAS
IBEROAMERICA
INTERNACIONAL
LAS AMERICAS
LATINOAMERICA

MEXICO

MUNDO
NICARAGUA
OPINION PUBLICA
PARAGUAY

PERU

URUGUAY

VENEZUELA

Opinion Publica Indicadores de opinion publica de Argentina Indicadores de opinion publica de Argentina Indicadores de opinion publica de America Latina

Archivo historico banner_cp.jpg


Indicadores