Navegador



Balance 
Militar de
América
del Sur 2017
:

Presentación
Prólogo
Comentario
Adelanto
Adquisición

Buscador

Investigaciones sobre Defensa

        RESEÑAS

Los valores del Martín Fierro 

La tragedia de los rugbiers de Villa Gesell que bien puede calificarse como "homicidio en banda", es cuestionada por nuestro poema nacional.

Martin_fierro_1894_1.jpg

 

Reseñas anteriores:

Parar la pelota. 

Perón íntimo

Julio Argentino Roca. Un lugar incómodo en el pensamiento nacional 

 

Suscripción a newsletter

Si desea recibir nuestro newsletter, por favor ingrese sus datos.
 
Inicio arrow Análisis arrow Latinoamérica arrow Bolsonaro: efecto global e impacto regional

Bolsonaro: efecto global e impacto regional PDF Imprimir E-Mail
Oct-31-18, por Rosendo Fraga
 

El triunfo de Bolsonaro se inscribe en una tendencia global, más allá de las causas locales que lo provocaron. Es claro que el descrédito de las elites políticas y empresarias que generó la corrupción, el temor frente al crimen organizado potenciado por organizaciones como el Comando Vermehlo y el Primer Comando de Sao Pablo y el hecho que el país haya vivido su peor recesión, con caídas del 3,5 del PBI en 2015 y 2016 son las causas de este resultado electoral. 

Pero también se trata de una manifestación en el país más grande de América del Sur, del fenómeno que en el mundo occidental se denomina "anti-política" que consiste en la crisis de las fuerzas políticas tradicionales, precipitado por la irrupción de figuras ajenas a la estructura política convencional. Ha sido el caso de Trump en los EE.UU., los populismos xenófobos en Europa y en alguna medida, la victoria de López Obrador en México, quien es una combinación de anti-política y retorno al nacionalismo tradicional que el PRI abandonó en las últimas décadas. 

Como sucede tanto en los EE.UU. como en Europa, la anti-política en el caso de Brasil se vincula ideológicamente con la derecha más dura. No en vano el que fuera principal asesor de Trump en su campaña (Bannon) -quien ahora coordina al populismo europeo para transformarlo en fuerza continental- apoyó públicamente a Bolsonaro, quien ha manifestaron que su política exterior será "Menos China y más EE.UU.".  Hay quienes piensan que hasta podría trasladar la embajada brasileña en Israel de Tel Aviv a Jerusalén, dando un drástico giro a la política exterior tradicional de su país y afianzando el alineamiento con Washington..

Un eje Washington-Brasilia es un dato nuevo para la región, mirando las últimas cuatro décadas, pero registra antecedentes más allá de ellas. Brasil fue aliado militar de EE.UU. en la Segunda Guerra Mundial, combatiendo junto a los aliados en Italia contra las fuerzas del Eje. Durante los veinte años de gobierno militar que tuvo Brasil entre 1964 y 1984, predominó el alineamiento con los EE.UU. Fueron años en los cuales la "realpolitik" que impulsaron figuras como Henry Kissinger, planteaba la necesidad de contar con países "llave" en las regiones que no eran prioritarias, como eran Sudáfrica en el África Subsahariana y Brasil en América del Sur. Esta política parece revitalizarse ahora con el eventual eje Trump-Bolsonaro. El presidente electo de Brasil tiene más de una semejanza con su colega estadounidense, entre ellas la subestimación por las organizaciones multinacionales y la prioridad por las relaciones bilaterales.Tienen coincidencias en impulsar políticas más hostiles hacia Venezuela. 

Estructuras que están desactivadas, como la CELAC y UNASUR, carecen de interés para Bolsonaro quien las considerada instrumentos del populismo de izquierda en al región. Respecto al Mercosur, le otorga baja prioridad, planteando la posibilidad de que cada uno de sus integrantes pueda negociar bilateralmente acuerdos de comercio. Que Chile sea su primer destino tras la elección, lo confirma. 

Dentro de Brasil implica una fuerte polarización socio-política, que puede generar tensiones en el plano institucional con el Congreso y la Corte. Desde comienzos del siglo XIX, el país se ha caracterizado por una cultura política de consenso, evitando los cambios revolucionarios y optando por la evolución. Tanto la derecha como la izquierda al gobernar han sido moderadas y aún el gobierno militar también lo fue respecto a otros países de la región. Pero la polarización que hoy tiene lugar, parece no tener precedentes, debiendo remontarse a los meses anteriores al golpe militar (1963-1964) para encontrar un momento similar. 

Junto con la elección presidencial, se votó la segunda vuelta para Estados importantes, imponiéndose los candidatos del ganador  en Sao Pablo, Rio de Janeiro y Minas Gerais. El PT sólo ganó en los estados del nor-este, que son los más pobres y tienen poca población. El Congreso queda fragmentado con un record de 30 partidos con representación en Diputados. El Partido de Bolsonaro (PSL) tiene sólo 52 diputados, menos del 10% y en el Senado tiene sólo 4 legisladores. Pero hay bancadas transversales, como la integrada por un centenar de pastores evangélicos, decenas de presentantes del campo y otro tanto de los partidarios de la libre portación de armas (apodadas Biblia, Buey y Bala) que apoyarán el nuevo gobierno. 

La relación con la Corte no será fácil y ella puede poner límite a  algunos de sus proyectos, como la baja en la edad de responsabilidad penal, la mencionada libertad para portar armas y la inmunidad policial en la represión de la delincuencia. Buscando neutralizar prevenciones, la misma noche del triunfo, dijo que respetaría la Constitución y las leyes.  

La relación con las Fuerzas Armadas será clave, dado que son el poder real detrás del candidato ganador. La crisis producida por el "Lava Jato" que afectó a políticos y empresarios, hizo crecer relativamente el consenso de jueces y militares. Estos fueron asumiendo un rol más relevante en materia de seguridad pública. Se desplegaron en las calles con motivo de la visita del Papa, las Olimpíadas y el Mundial de Fútbol. En el gobierno de Temer fueron empleadas para controlar huelgas policiales en Spirito Santo y Rio de Janeiro y se hicieron cargo de la seguridad de esta ciudad. 

Un general fue designado Ministro de Defensa por primera vez desde la creación del cargo en los años noventa y otro está cargo del servicio de inteligencia. Además de los 70 militares que han sido electos en distintas funciones electivas (gobernadores, legisladores, alcaldes) el Vicepresidente es un General recientemente retirado (Mourao) y varios generales (Heleno y Ferreyra) han preparado los planes de gobierno. Pero es el Jefe del Ejército, el general Eduardo Vilas Boas, la figura clave, quien dejaría el cargo por razones de salud en los próximos meses. 

Desde una posición muy crítica hacia Bolsonaro, el ex presidente Fernando H. Cardoso, en una nota publicada el 20 de octubre, dijo que los generales tendrían que contener al Presidente electo. En el ámbito empresario, hay cierta prevención a la influencia militar y su visión "estratégica", previendo que habrá tensiones entre ellas y las neoliberales del asesor económico del Presidente electo (Guedes).
 
Documentos del CENM
¡nuevo!

Una visión de largo plazo:
Análisis del documento “Tendencias globales 2035” del Consejo de Inteligencia de los EEUU

ACTUALIDAD

      ELECCIONES 2019

SITIOS WEB RELACIONADOS !! (NUEVO) 

WEB ACADEMIA NACIONAL DE CIENCIAS MORALES Y POLÍTICAS

     WEB SITIO "ROCA HOY"      

  

SECCIONES

ARGENTINA

BOLIVIA
BRASIL

CHILE

COLOMBIA
COYUNTURA
CUBA
DEFENSA
EL SALVADOR
EVOLUCION SOCIOPOLITICA
HONDURAS
IBEROAMERICA
INTERNACIONAL
LAS AMERICAS
LATINOAMERICA

MEXICO

MUNDO
NICARAGUA
OPINION PUBLICA
PARAGUAY

PERU

URUGUAY

VENEZUELA

Opinion Publica Indicadores de opinion publica de Argentina Indicadores de opinion publica de Argentina Indicadores de opinion publica de America Latina

Archivo historico banner_cp.jpg


Indicadores