Navegador



Balance 
Militar de
América
del Sur 2017
:

Presentación
Prólogo
Comentario
Adelanto
Adquisición

Buscador

Investigaciones sobre Defensa

        RESEÑAS

"Locos de Dios". Huellas proféticas en el ideal de justicia, por Santiago Kovadloff 

 La vinculación del pensamiento clásico con el presente, no solo resulta conveniente sino también   necesario.

 

     

portada_locos_de_dios_mod_3.jpg

Suscripción a newsletter

Si desea recibir nuestro newsletter, por favor ingrese sus datos.
 
Inicio arrow Análisis arrow EEUU: proyección de la elección de medio mandato

EEUU: proyección de la elección de medio mandato PDF Imprimir E-Mail
Set-01-2018, Por Rosendo Fraga
 

La elección de medio mandato que tiene lugar el 6 de noviembre en los EE.UU. adquiere importancia y proyección en su  política interna. Se elige toda la Cámara de Representantes -el mandato es de sólo dos años- un tercio del Senado - 33 senadores- y 39 de los 50 gobernadores. Es decir que está en juego una parte sustancial del sistema político. 

En la política de los EE.UU. es común perder esta primera elección de medio mandato y ganar después la presidencial siguiente. Es decir que no es vista como anticipo de lo que puede suceder dos años después, sino como una señal o manifestación acerca de la evaluación que hace el electorado sobre la gestión de gobierno de los dos primeros años. Desde el punto de vista político-electoral, si Donald Trump la gana, lanzará inmediatamente su campaña para la reelección de 2020, aprovechando el resultado favorable. Pero también incidirá en la posibilidad de que avance el juicio político contra el Presiente, que impulsa una minoría de los legisladores demócratas. 

Para que ello suceda, lo republicanos tendrían que perder el control de alguna de las dos cámaras. En Representantes, es donde tienen más riesgo. Pero si mantienen el control del Senado, seguramente podrán bloquear el juicio político, pese a que avance en la cámara baja. Cabe señalar que 9 cada 10 votantes republicanos volverá a votar por los candidatos del Presidente y ello obliga a la dirigencia del partido -donde es criticado- a mantener el apoyo a su figura.  

Trump, a tres meses de las elecciones muestra un nivel de apoyo en la opinión pública, similar al de varios de sus predecesores, pero la economía juega a su favor. Hay historiadores que sostienen que EE.UU. se encuentra en el momento de mayor división interna, desde la Guerra Civil que tuvo lugar en el siglo XIX. Ello divide en dos la sociedad con posiciones muy antagónicas, habiéndose debilitado los consensos que caracterizaron el sistema político estadounidense hasta comienzos del siglo XXI. 

El actual presidente tiene un nivel de aprobación del 41%. Es similar al que tenían en el mismo momento Obama en su primer mandato, Clinton y Reagan. Pero su gran aliada es la economía. En el segundo trimestre del año, creció 4,1% y se estima podría llegar al 4,5% en el tercero. Es una tasa de crecimiento excepcional para un país desarrollado como los EE.UU. El desempleo es de sólo 3,9%, el más bajo en lo que va del siglo XXI, es decir en casi dos décadas. Wall Street está en el período de crecimiento más prolongado de su historia. 

Es difícil que un gobierno pierda las elecciones en un contexto económico de estas características en cualquier país del mundo. Trump está decidido a mantener e incluso profundizar esta política económica que resulta muy exitosa para su proyecto político. Su reciente enfrentamiento con el titular de la Reserva Federal, motivado por la oposición de Trunp a la suba de la tasa de interés decidida por la autoridad monetaria, entre otros objetivos busca evitar el aumento de la inflación, aunque ello implique crecer menos. 

En política exterior, un triunfo de Trump en noviembre lo llevará a mantener y profundizar sus acciones. El "America First" se mantendrá. Es que el nacionalismo es un valor político para él, una línea central de su política exterior y una clave de su enfoque económico. Ello implica que el proteccionismo continuará y al igual que la "bilateralización" de las relaciones económicas. La relación con China seguirá siendo difícil, tanto en lo comercial como geopolítico, pero administrará el conflicto evitando su descontrol. 

Con Rusia, continuará buscando una aproximación, aunque midiéndola de acuerdo al costo interno que pague por ella. La relación con Europa seguirá perdiendo relevancia. La alianza con Japón, Corea del Sur y Taiwán serán menos prioritarias y se mantendrá con Israel y Arabia Saudita e Irán seguirá siendo un enemigo. Un ejemplo del estilo de Trump en relaciones exteriores es la renegociación del NAFTA. Trump lo transformó primero en un acuerdo bilateral, acordando con México un régimen para la industria automotriz como capítulo central y un acuerdo por 16 años. Una vez cerrado, se propone a Canadá sumarse, habiéndose evitado la negociación tripartita.  

Trump seguirá aumentando el gasto militar, aunque las alianzas internacionales se debiliten y ello llevará a Europa a intentar el desarrollo de su propia defensa. El presupuesto militar para el ejercicio 2018-2019 es el más alto de la historia en términos nominales y lo es en términos reales desde la guerra de Vietnam, superando los 750.000 millones de dólares. Se refuerza la capacidad nuclear y se crea el comando espacial, donde Trump no quiere perder la supremacía sobre China y Rusia. Pero también se incrementan los efectivos del Ejército y los Marines y la cantidad de buques y aviones. EE.UU. es y seguirá siendo la primera potencia militar del mundo. 

Aunque el Pentágono alerta sobre la expansión militar china, el gasto en defensa estadounidense es casi cinco veces mayor que el de la potencia asiática. El Presidente de Francia, Emmanuel Macron, dijo el 27 de agosto, "Europa ya no puede dejar su seguridad únicamente en manos de EE.UU. Nos corresponde asumir nuestra responsabilidad y garantizar la seguridad y, por tanto, la soberanía europea" en su discurso anual ante el cuerpo diplomático. Sostuvo que los extremos han avanzado y los nacionalismos "se han despertado". 

El mandatario galo reconoció  que el sistema internacional del siglo XX está cuestionado por estados mayores (EE.UU.) y potencias autoritarias (Rusia y China). Sostuvo que EE.UU. hoy "parece dar la espalda" a la historia común transatlántica, en la cual la OTAN jugó un rol decisivo. Sostuvo que en los próximos meses propondrá "reforzar la solidaridad europea en materia de defensa mutua".  Meses atrás, Angela  Merkel expresó el mismo pensamiento. Las elecciones para el parlamento europeo de 2019 tendrán al tema de la defensa como relevante. 

 
Documentos del CENM
¡nuevo!

Una visión de largo plazo:
Análisis del documento “Tendencias globales 2035” del Consejo de Inteligencia de los EEUU

ACTUALIDAD

ARGENTINA
Nuevo acuerdo con el FMI y tensión social

LATINOAMÉRICA
Trump, López Obrador, Maduro y Bolsonaro

INTERNACIONAL
EE.UU. y China: guerra comercial y conflicto estratégico

EVOLUCIÓN SOCIOPOLÍTICA
Informe de conflictividad social en Argentina (Set-18)

DEFENSA
Investigación judicial sobre defensa

OPINIÓN PÚBLICA
Evaluación de los paros generales

OPINIÓN
La hora de la anti-política

SECCIONES

ARGENTINA

BOLIVIA
BRASIL

CHILE

COLOMBIA
COYUNTURA
CUBA
DEFENSA
EL SALVADOR
EVOLUCION SOCIOPOLITICA
HONDURAS
IBEROAMERICA
INTERNACIONAL
LAS AMERICAS
LATINOAMERICA

MEXICO

MUNDO
NICARAGUA
OPINION PUBLICA
PARAGUAY

PERU

URUGUAY

VENEZUELA

Opinion Publica Indicadores de opinion publica de Argentina Indicadores de opinion publica de Argentina Indicadores de opinion publica de America Latina

Archivo historico banner_cp.jpg


Indicadores