Navegador



Balance 
Militar de
América
del Sur 2017
:

Presentación
Prólogo
Comentario
Adelanto
Adquisición

Buscador

Investigaciones sobre Defensa

        RESEÑAS

"Locos de Dios". Huellas proféticas en el ideal de justicia, por Santiago Kovadloff 

 La vinculación del pensamiento clásico con el presente, no solo resulta conveniente sino también   necesario.

 

     

portada_locos_de_dios_mod_3.jpg

Suscripción a newsletter

Si desea recibir nuestro newsletter, por favor ingrese sus datos.
 
Inicio arrow Análisis arrow Argentina arrow La tecnología no sustituye a las fuerzas armadas

La tecnología no sustituye a las fuerzas armadas PDF Imprimir E-Mail
Jun-28-18, por Rosendo Fraga
 

La idea de que herramientas tecnológicas como la Cyber defensa, los drones, robos, los satélites y la inteligencia artificial, pueden sustituir a las Fuerzas Armadas como instrumento principal de la defensa nacional, no es correcta y las guerras más recientes lo constatan.

Pese a los drones, los satélites, los robos, la Cyber defensa y la inteligencia artificial, la guerra contra el EI en amplios territorios de Irak y Siria se ganó en 2016 en base a tropas terrestres regulares, milicias instruidas, armadas y organizadas por instructores occidentales y bombardeos desde aviones tripulados. Los instrumentos tecnológicos jugaron un rol secundario en apoyo de las fuerzas terrestres y aéreas tripuladas.

En Siria, en 2017, las fuerzas de Bashar al Assad apoyadas por Rusia e Irán, se impusieron a los rebeldes armados por EEUU, las potencias occidentales y Arabia Saudita. Ello, pese a que el gasto en defensa estadounidense es diez veces más que el ruso y la superioridad en tecnología de las fuerzas armadas de los EEUU es, por lejos, la mayor del mundo. Assad se impuso, porque Rusia, Irán y Hezbollah -aliada de dicho país- pusieron más tropas en el terreno que EEUU y sus aliados.

Es así como las dos últimas guerras libradas en el mundo, la que tuvo lugar contra el EI en Irak y Siria, y la de las fuerzas regulares sirias contra los rebeldes, se resolvieron en el terreno y las herramientas tecnológicas no fueron decisivas. En otro nivel, algo similar mostraron las victorias de las fuerzas regulares iraquíes y turcas, contra las milicias separatistas kurdas.

Las Fuerzas Armadas estadounidenses son plenamente concientes de ello. Por esta razón, están incrementando su Ejército terrestre para llegar a 600.000 hombres y la Infantería de Marina para alcanzar los 200.000, dado que más allá de su indiscutible supremacía tecnología -EEUU tiene aproximadamente el 50% el gasto mundial en tecnología militar- las guerras se ganan y se seguirán ganando al lograr el control del territorio.

En este contexto, es claro que Argentina -como ningún otro país del mundo- puede confiar su defensa nacional sólo a herramientas tecnológicas, sino que ellas son auxiliares de las Fuerzas Armadas convencionales.

Por esta razón, las Fuerzas Armadas argentinas deben tener capacidades mínimas para enfrentar los riesgos y amenazas potenciales, de acuerdo a su territorio, intereses y objetivos nacionales.

En el ámbito terrestre, requiere:

1) Unidades de monte, montaña y estepa, con capacidad de desarrollar operaciones efectivas en estos tres tipos de teatro de operaciones, que comprenden más de la mitad de las provincias.

2) Una fuerza de despliegue rápido, integrada por las fuerzas especiales (comandos), aerotransportadas (paracaidistas) y de asalto aéreo (helicópteros), que incluya helicópteros de ataque, que le permita desplazarse con rapidez en el amplio territorio nacional, que es por su superficie continental el octavo país del mundo.

3) Sumar una Brigada Blindada a rueda, que sin sustituir las unidades blindadas a oruga, de mayor movilidad, sumen a este tipo de vehículos, en coordinación con la mencionada fuerza de despliegue rápido.

En el naval, se hace necesario:

1) Contar con una flota de submarinos, acorde con la extensión, intereses y relevancia estratégica que tiene el mar argentino. Argentina, hasta no hace mucho tiempo, tenía una Fuerza de cuatro submarinos, de los cuales hoy ninguno está en servicio.

2) Tener por lo menos una división de destructores, otra de corbetas y una de patrulleros oceánicos operativas, que aseguren el control y defensa del mar argentino en su totalidad.

3) La defensa de la larga costa argentina sobre el Atlántico requiere también que la Armada cuente con elementos de desembarco y aviación naval, que aseguren su defensa en combinación con la flota.

En el aéreo, hace falta:

1) Una adecuada capacidad de combate con aviones cazas equivalentes a los que hoy tienen países de la región como Brasil y Chile, que sustituyan a los que la Fuerza Aérea ha dejado fuera de servicio, con un mínimo de 12 unidades y un máximo de 24, para que el país tenga la capacidad de reacción rápida necesaria.

2) Contar con una adecuada cantidad de aviones de entrenamiento avanzado, siendo preferible que sean aviones Pampa IA63 de fabricación y diseño nacional, para desarrollar la industria militar nacional. Se requiere un mínimo de 12 aviones, los que de acuerdo a las circunstancias pueden ser artillados paran cumplir misiones de combate.

3) Tener en operaciones por lo menos media docena de aviones Hércules C-130, dado que además de sus funciones militares, son la única aviación de transporte del estado argentino.

Sobre estas capacidades básicas, es que organizaciones como el Comando Conjunto Antártico puede contar con medios adecuados para su tarea específica, las herramientas tecnológicas que pueda desarrollar o adquirir Argentina (satélites, dronnes, capacidades en Cyber defensa), pueden cumplir una función de cooperación y apoyo con las Fuerzas Armadas y ellas a su vez llevar adelante operaciones de cooperación y apoyo con las fuerzas de seguridad federales y policiales, que el Poder Ejecutivo determine.

 

 
Documentos del CENM
¡nuevo!

Una visión de largo plazo:
Análisis del documento “Tendencias globales 2035” del Consejo de Inteligencia de los EEUU

ACTUALIDAD

ARGENTINA
Nuevo acuerdo con el FMI y tensión social

LATINOAMÉRICA
Trump, López Obrador, Maduro y Bolsonaro

INTERNACIONAL
EE.UU. y China: guerra comercial y conflicto estratégico

EVOLUCIÓN SOCIOPOLÍTICA
Informe de conflictividad social en Argentina (Set-18)

DEFENSA
Investigación judicial sobre defensa

OPINIÓN PÚBLICA
Evaluación de los paros generales

OPINIÓN
La hora de la anti-política

SECCIONES

ARGENTINA

BOLIVIA
BRASIL

CHILE

COLOMBIA
COYUNTURA
CUBA
DEFENSA
EL SALVADOR
EVOLUCION SOCIOPOLITICA
HONDURAS
IBEROAMERICA
INTERNACIONAL
LAS AMERICAS
LATINOAMERICA

MEXICO

MUNDO
NICARAGUA
OPINION PUBLICA
PARAGUAY

PERU

URUGUAY

VENEZUELA

Opinion Publica Indicadores de opinion publica de Argentina Indicadores de opinion publica de Argentina Indicadores de opinion publica de America Latina

Archivo historico banner_cp.jpg


Indicadores