Navegador



Balance 
Militar de
América
del Sur 2017
:

Presentación
Prólogo
Comentario
Adelanto
Adquisición

Buscador

Investigaciones sobre Defensa

        RESEÑAS

"Locos de Dios". Huellas proféticas en el ideal de justicia, por Santiago Kovadloff 

 La vinculación del pensamiento clásico con el presente, no solo resulta conveniente sino también   necesario.

 

     

portada_locos_de_dios_mod_3.jpg

Suscripción a newsletter

Si desea recibir nuestro newsletter, por favor ingrese sus datos.
 
Inicio arrow Análisis arrow Latinoamérica arrow La elección mexicana y la región

La elección mexicana y la región PDF Imprimir E-Mail
Jun-26-18, por Rosendo Fraga 
 

El triunfo de Andrés Manuel López Obrador (se lo suele denominar son sus iniciales, AMLO) en México sería un hito fundamental de un proceso de ocho elecciones presidenciales que tienen lugar en América Latina a lo largo de 2018.                               

Hubo una en América Central, en Costa Rica, donde se impuso Carlos Alvarado Quesada, ministro de trabajo y candidato del oficialista Partido Acción Ciudadana (PAC), un candidato de centro-izquierda moderada.

En Chile ganó las presidenciales Sebastián Piñera, de centro-derecha y lo mismo sucedió en Paraguay, donde se impuso Mario Abdo Benítez, y en Colombia (tercer electorado de América Latina) donde triunfó Iván Duque, ambos de esa orientación política.

Hasta acá, sobre cuatro elecciones presidenciales, el centro-derecha ganó en cuatro de ellas, confirmándose hasta ese momento el giro de la región en esa dirección político-ideológica, que se inició a fines de 2015, con el triunfo de Mauricio Macri en Argentina.

Al mismo tiempo, tuvieron lugar elecciones para elegir presidente en dos países de la región con régimen totalitario: en Cuba fue electo el número tres del régimen, Miguel Díaz-Canel, con partido único, y en Venezuela también hubo reelección de Nicolás Maduro, sin que pudiera votar gran parte de la oposición.

Pero las dos elecciones más importantes de la región tendrán lugar el 1 de julio en México y el 7 de octubre en Brasil. Estos dos países tienen los electorados más grandes, los que sumados superan el 60% de los votos totales de América Latina.

Por su relevancia, definirán el rumbo político-ideológico de la región en los próximos años. Cabe señalar que México tiene periodo presidencial de seis años y Brasil de cuatro y la coincidencia de ambas el mismo año, tiene lugar cada doce años. Es así como ocho de los veinte países latinoamericanos, que representan más del 70% del electorado, eligen Presidente este año.

La victoria del candidato populista en México el 1 de julio, tendrá profundo impacto en la política mexicana, el que se proyecta al resto de la región. López Obrador ya fue derrotado varias veces en elecciones presidenciales previas. En ambas - como ahora también- ha sido la opción populista frente a candidatos que con matices han apoyado políticas de apertura al comercio y la inversión, ya sean del PAN (centro-derecha) o el PRI (partido populista que en las últimas décadas giro hacia el pragmatismo). Ha sido crítico de la apertura que implicó el NAFTA, de la inversión extranjera y de los "privilegios" del empresariado mexicano.

Pese a que en el mes previo a la elección tuvo contacto con algunos de los empresarios más importantes que ha criticado sistemáticamente como Carlos Slim, ha seguido cuestionando la inversión extranjera en la industria petrolera. Su actitud frente al EEUU de Donald Trump y su política migratoria es muy crítica. La relación con Washington será conflictiva y la renegociación del NAFTA se torna incierta.

Un "giro al pragmatismo" de AMLO es la esperanza de algunos, pero no es lo más probable. Que lleve un candidato a Vicepresidente evangélico es visto por algunos como evidencia de que está dispuesto a gestar nuevas alianzas, pero ello no está claro. Es el candidato menos favorable a los intereses de EEUU.

Pero Trump sólo está obsesionado con construir el muro y confrontar con López Obrador durante la campaña electoral para las elecciones de medio mandato, que de hecho ha iniciado con su postura radicalizada en el tema migratorio, lo que le puede resultar útil. 

Pero López Obrador también representa un triunfo de la "anti-política" sobre las fuerzas políticas tradicionales y sus candidatos. México no tiene segunda vuelta y AMLO se impone por amplio margen, teniendo aproximadamente tanto votos como el segundo, que es el candidato de centro-derecha, Ricardo Anaya - en alianza del PRD un partido de izquierda moderada-, y el del PRI, José Antonio Meade, que es el oficialista.

El partido de López Obrador se denomina MORENA y es una escisión del PRD, a su vez escindido del PRI. Dicha fuerza política ha gobernado el país durante un siglo, con la excepción de doce años (2000-2012) que gobernó el PAN durante dos periodos presidenciales sucesivos, siendo la fuerza opositora más relevante desde los años setenta del siglo XX.

AMLO cuestiona a la elite empresaria y política mexicana. Desde esta perspectiva, López Obrador representa el rechazo a la política tradicional, muy desgastada por la corrupción y la falta de respuesta frente a la creciente inseguridad, en gran medida provocada por el narcotráfico, aunque el candidato ganador no tiene una posición clara en esta conflictiva cuestión. Durante la campaña fueron muertos 120 candidatos de diversos partidos, mostrando el alto nivel de violencia que vive el país.

Pero la orientación definitiva de América Latina en lo político-ideológico la dará el resultado de la elección presidencial brasileña, que realiza la primera vuelta el 7 de setiembre y el 28 del mismo mes.

En junio, los sondeos siguen mostrando que si hoy se votara, el ex presidente José Inacio Lula da Silva, pese a estar en prisión, seria el candidato más votado en primera vuelta con aproximadamente el 35% de los votos, imponiéndose en la segunda contra cualquiera de los otros candidatos.

Pero la justicia ha vuelto a rechazar otro pedido de excarcelación del ex mandatario brasileño. Sin Lula, está primero Nair Bolsonaro, un ex capitán paracaidista que hace campaña diciendo todo lo políticamente incorrecto: ataca los gays, subestima a las mujeres, dice que los afro-brasileños son poco afectos al trabajo y reivindica al gobierno militar. Dice que aplicará la "mano dura" a los empresarios y políticos corruptos y a los delincuentes.

Si se votara hoy, competiría en la segunda vuelta contra Marina Silva, una ecologista afro brasileña, que fue ministra de medio ambiente de Lula en su primer período. Ambos, representan la anti-política (exacerbada por el deterioro generado a la elite política y empresaria por el "Lava Jato").

El empresariado y los partidos tradicionales impulsan al gobernador de Sao Pablo Geraldo Alckmin, y compite también un populista moderado, Ciro Gómes, del Partido Democrático Laborista (PDT), pero por ahora ninguno está llegando a la segunda vuelta.

 

 
Documentos del CENM
¡nuevo!

Una visión de largo plazo:
Análisis del documento “Tendencias globales 2035” del Consejo de Inteligencia de los EEUU

ACTUALIDAD

ARGENTINA
Nuevo acuerdo con el FMI y tensión social

LATINOAMÉRICA
Trump, López Obrador, Maduro y Bolsonaro

INTERNACIONAL
EE.UU. y China: guerra comercial y conflicto estratégico

EVOLUCIÓN SOCIOPOLÍTICA
Informe de conflictividad social en Argentina (Set-18)

DEFENSA
Investigación judicial sobre defensa

OPINIÓN PÚBLICA
Evaluación de los paros generales

OPINIÓN
La hora de la anti-política

SECCIONES

ARGENTINA

BOLIVIA
BRASIL

CHILE

COLOMBIA
COYUNTURA
CUBA
DEFENSA
EL SALVADOR
EVOLUCION SOCIOPOLITICA
HONDURAS
IBEROAMERICA
INTERNACIONAL
LAS AMERICAS
LATINOAMERICA

MEXICO

MUNDO
NICARAGUA
OPINION PUBLICA
PARAGUAY

PERU

URUGUAY

VENEZUELA

Opinion Publica Indicadores de opinion publica de Argentina Indicadores de opinion publica de Argentina Indicadores de opinion publica de America Latina

Archivo historico banner_cp.jpg


Indicadores