Navegador



Balance 
Militar de
América
del Sur 2017
:

Presentación
Prólogo
Comentario
Adelanto
Adquisición

Buscador

Investigaciones sobre Defensa

        RESEÑAS

"Locos de Dios". Huellas proféticas en el ideal de justicia, por Santiago Kovadloff 

 La vinculación del pensamiento clásico con el presente, no solo resulta conveniente sino también   necesario.

 

     

portada_locos_de_dios_mod_3.jpg

Suscripción a newsletter

Si desea recibir nuestro newsletter, por favor ingrese sus datos.
 
Inicio arrow Análisis arrow Latinoamérica arrow Balance de la VIII Cumbre de las Américas

Balance de la VIII Cumbre de las Américas PDF Imprimir E-Mail
Abr-18-18 - por Rosendo Fraga

La VIII Cumbre de las Américas realizada en la capital peruana mostró la coincidencia política de los países más relevantes, pero sus limitaciones para actuar sobre Venezuela y alinear la región. El “Grupo de Lima” gestado en 2017 por los países que cuestionan al régimen de Maduro coincidió en criticar las condiciones en las cuales se realizará el mes próximo la elección presidencial, en la cual seguramente será reelecto el Presidente, aunque sólo uno cada cinco venezolanos aprueben su gestión. En esta posición convergieron los tres países del NAFTA (EE.UU., Canadá y México) los más grandes de América del Sur con la excepción de Venezuela (Brasil, Colombia, Argentina, Perú y Chile, más Paraguay y Guyana) cuatro de América Central (Guatemala, Honduras, Panamá y Costa Rica) sólo dos del Caribe (Bahamas y Santa Lucía). En conjunto tienen más del 90% del PBI del continente y el 85% de su población. Pero como viene sucediendo en el ámbito de la OEA, esta articulación critica la Venezuela de Maduro, pero no logra alinear al resto de la región, donde está otra cantidad de países similar, aunque con mucha menor significación económica y demográfica.

Esta situación permitió al régimen venezolano evitar un pronunciamiento de la Cumbre desconociendo el resultado de la elección presidencial que tendrá lugar el 20 de mayo. Cuba y Venezuela fueron los únicos excluidos de la convocatoria, con el argumento que ninguno de ellos tiene un régimen democrático. La primera vive un régimen totalitario desde hace casi seis décadas y la segunda con la próxima elección terminará de transformarse de populismo autoritario en totalitarismo, al pasar a controlar la asamblea. No acompañaron al “Grupo de Lima”, los países de América del Sur que integran la Alianza Bolivariana de las Américas (ALBA): Bolivia, Nicaragua y Ecuador, aunque su gobierno está enfrentado con el ex presidente Rafael Correa. En una posición similar está Uruguay, por la presión del ala izquierda del oficialismo. También está en esta postura El Salvador, gobernado por la ex guerrilla del FLMN y dos pequeños países que fueron colonias europeas hasta después de la Segunda Guerra Mundial: Belice en América Central y Surinam en América del Sur. A ellos se suman Santo Domingo, Haití y una decena de pequeños países del Caribe, que son islas. La “petrodiplomacia” sigue siendo la causa central por la cual estos dieciséis países que en conjunto tiene sólo el 10% del PBI continental o menos, no condenan a Venezuela. Pero la cuestión es cómo el poder de EE.UU., Canadá y los países más grandes de la región no logran neutralizar la influencia del petróleo venezolano. Es que ellos no están dispuestos a realizar ni una inversión minima para que cambien su postura frente al régimen chavista. En el pasado, Washington dominaba la OEA, realizando aportes económicos a estos pequeños países y ahora no lo hace. Cabe recordar que cuando el mes pasado Colombia pidió asistencia económica a la Administración Trump, sólo le otorgó 4 millones de dólares, para aproximadamente un millón de emigrados. La paradoja es que pocas veces desde la Segunda Guerra Mundial, EE.UU., Canadá, Brasil, México, Colombia y Argentina han coincidido en una posición regional, al mismo tiempo pocas veces ha sido tan marcada la incapacidad de alinear a los pequeños países del Caribe.

La ausencia del Presidente estadounidense y el retiro anticipado de su Vicepresidente confirmaron la baja importancia relativa de la región para los EE.UU.. Fue la primera vez en ocho Cumbres que el Presidente estadounidense no asiste. En un año y medio Trump nunca visitó la región e iba a ser la primera vez que lo hiciera, buscando alinear la región frente a Venezuela y neutralizar la influencia de China, que es creciente en términos de comercio e inversiones, sobre todo en infraestructura. El ataque a Siria fue la causa que originó la ausencia del Presidente estadounidense. No es algo nuevo. En los dos años de la primera Presidencia de Clinton (1992 y 1993) el Secretario de Estado (Vance) estuvo 20 veces en Damasco y ninguna en América Latina. Pero el retiro anticipado de Pence, no parece justificado, pese al ataque a Siria, dado que el Vicepresidente no tiene un rol específico en una crisis de este tipo. Estuvo el Secretario de Comercio estadounidense (Ross) pero no llegó a plantear un proyecto de preferencias comerciales para la región, como se había dicho desde Washington en los días previos. La posición estadounidense contra la influencia china fue planteada, pero sin ser acompañada de una propuesta alternativa estadounidense. Sólo se confirmó que se sigue dejando en suspenso la aplicación de la suba de aranceles del acero y el aluminio, algo que importa a los principales países de la región, pero sin adoptar una suspensión definitiva.

La declaración de la Cumbre quedó así circunscripta al tema corrupción, que afecta a la mayoría de los países de la región y que incluso produjo la renuncia del Presidente del país sede (Kuczinsky). Ello fue el 21 de marzo, menos de un mes antes de la Cumbre. El caso Odebrecht en el contexto de la investigación que lleva adelante la justicia brasileña, conocida como “Lava Jato”, que afecta a 15 países donde dicha empresa realizaba negocios de obras pública -2 de ellos africanos- ha creado una situación política critica en diversos países de la región. Tanto la destitución de Dilma Rousseff en Brasil, como la detención de Lula derivan de esta situación, al igual que la mencionada renuncia del anterior presidente peruano. En Panamá, un ex presidente está detenido por esta causa y en Colombia dos ministros de Santos se vieron obligados a renunciar. En México, el gobierno de Peña Nieto forzó la renuncia del Procurador General para evitar que avance la investigación. En Ecuador a consecuencia de estas investigaciones fue detenido el Vicepresidente, en la Argentina se viene demorando y en Venezuela está bloqueada. La declaración de la Cumbre de Lima, parece más un conjunto de propósitos que una propuesta de acciones concretas para resolver o reducir el problema.

En conclusión: pese a que dieciséis países integrantes del “Grupo de Lima”, que representan más del 90% de la región en PBI tomaron posición contra el régimen de Maduro, no pudo emitirse una declaración sobre ello; otros tantos países, en su mayoría pequeños estados del Caribe se opusieron, influenciados por la “petrodiplomacia” de Maduro; la ausencia de Trump y la partida anticipada de Pence, mostraron la baja importancia relativa de la región para Washington y no fue presentada una propuesta comercial para ella y el único punto de la declaración de la VIII Cumbre de las Américas, estuvo referido a la corrupción, pero fue más una declaración de propósitos que una propuesta concreta para enfrentar el problema.

 
Documentos del CENM
¡nuevo!

Una visión de largo plazo:
Análisis del documento “Tendencias globales 2035” del Consejo de Inteligencia de los EEUU

ACTUALIDAD

ARGENTINA
Tomar decisiones sin compartir costos

LATINOAMÉRICA
América Latina al culminar marzo

INTERNACIONAL
El mundo entre Trump, Xi y Putin

EVOLUCIÓN SOCIOPOLÍTICA
Balance de la conflictividad social argentina durante septiembre

DEFENSA
Las reservas de las Fuerzas Armadas: una necesidad actual

OPINIÓN PÚBLICA
Una campaña de 20 meses

OPINIÓN
Proyección del bicentenario de Chacabuco

SECCIONES

ARGENTINA

BOLIVIA
BRASIL

CHILE

COLOMBIA
COYUNTURA
CUBA
DEFENSA
EL SALVADOR
EVOLUCION SOCIOPOLITICA
HONDURAS
IBEROAMERICA
INTERNACIONAL
LAS AMERICAS
LATINOAMERICA

MEXICO

MUNDO
NICARAGUA
OPINION PUBLICA
PARAGUAY

PERU

URUGUAY

VENEZUELA

Opinion Publica Indicadores de opinion publica de Argentina Indicadores de opinion publica de Argentina Indicadores de opinion publica de America Latina

Archivo historico banner_cp.jpg


Indicadores