Navegador

Buscador

Investigaciones sobre Defensa

Suscripción a newsletter

Si desea recibir nuestro newsletter, por favor ingrese sus datos.
 
Inicio arrow Investigaciones arrow Defensa arrow La nueva flota norteamericana para aguas agitadas

La nueva flota norteamericana para aguas agitadas PDF Imprimir E-Mail

May-12-08 - por Ignacio J. Osacar (Coordinador de la Comisión de Defensa del CENM)

La reactivación de la IVta Flota de los Estados Unidos después de 58 años, con jurisdicción en el Mar Caribe y el Atlántico Central y Sur, dependiendo del Comando Sur de los Estados Unidos, ha sido una sorpresa para la mayoría de los gobiernos de la región, que se enteraron del hecho por los diarios, justo en momentos en que Brasil esta promoviendo, para antes de fin de año, la formación de un organismo de Defensa exclusivamente sudamericano, o sea, sin participación alguna de los Estados Unidos. 

Hasta ahora las cinco flotas de los Estados Unidos eran: la IIda Flota que operaba en todo el Atlántico, la IIIra en el Pacífico Oriental, la Vta en el Golfo Pérsico y el Océano Indico, la VIta en el Mediterráneo y la VIIma en el Pacífico Occidental.   

La creación de una fuerza naval de esta magnitud, no es una determinación que se tome sin ser justificada previamente por una real necesidad de empleo, ya sea en respuesta de las amenazas presentes o las futuras, de características tales que pudieren afectar los intereses de Estados Unidos, sus aliados, socios o amigos, en el marco del escenario complejo y difícilmente previsible del acontecer político, económico y militar de estas regiones. 

Merecen ser destacados algunos antecedentes históricos de esta reactivación, como el hecho de que la 4ta Flota fue creada durante la 2da Guerra Mundial en 1943, para operar en estas mismas aguas, contra buques y submarinos del Eje. Durante esos años la base norteamericana más importante en suelo sudamericano, estuvo localizada en Natal, Brasil, país Aliado, y perteneció a la 16va Ala Aérea Naval, casualmente perteneciente a esta Flota. La existencia operativa de la Flota continuó algunos años después de finalizado el conflicto, hasta que fue disuelta en 1950, por no considerarse necesaria, aun cuando el mundo se encontraba en plena Guerra Fría y sus responsabilidades fueron absorbidas por la IIda Flota durante más de medio siglo. 

También es interesante remarcar que el comandante designado, el Almirante Joseph Kernan no es lo que se puede decir un marino clásico, su única experiencia como tal se registra en los cuatro primeros años de oficial. Su carrera transcurrió en el SEAL (Sea, Air and Land), que es el elemento para operaciones especiales navales, ocupando siempre cargos específicos y conjuntos en la especialidad de operaciones especiales, hasta alcanzar el nombramiento de Comandante del Comando de Guerra Especial Naval, que es el componente naval del Comando de Operaciones Especiales de los Estados Unidos y a su vez el componente de Operaciones Especiales de la Armada de Estados Unidos. El Almirante Kernan es también un veterano operador del Grupo de Desarrollo de Guerra Especial Naval, conocido como DEVGRU, un elemento de elite dentro de la elite con la misión de ejecutar operaciones de inteligencia y contraterrorismo. El revelador párrafo en su biografía oficial, donde se detallan las condecoraciones recibidas, como sucede con otros colegas de su agresiva especialidad, ha sido omitido. 

Es el primer oficial SEAL a quien se le otorga el comando de una Flota. Un hecho atípico pero significativo para poder especular, teniendo en cuenta la personalidad y la particular experiencia profesional del Comandante, cual podría ser la naturaleza eventual de las misiones que ejecute la  Flota, lo que no parece ser lo mismo a lo difundido oficialmente.  

Es interesante remarcar que el Almirante Kernan también será Comandante del Componente Naval del Comando Sur, además de ser Comandante de la 4ta Flota. El privilegio de ocupar dos cargos simultáneamente es solo compartido actualmente por el Comandante del la Vta Flota, a quien se considera conduciendo operaciones en un teatro de guerra.   

El surgimiento del tema de la IVta Flota, en coincidencia con la presencia de una fuerza de tareas naval en el UNITAS 49-08, ha requerido de algunos esfuerzos de relaciones públicas en Argentina por parte de los Estados Unidos, que intenta recuperar algunas posiciones en la región, cuando ésta se encuentra convulsionada por el incremento de tensiones y crisis de distinta naturaleza. 

Podemos observar un complejo panorama de incierta evolución en el mediano plazo, como son las derivaciones secesionistas del proceso de autonomías departamentales en Bolivia, la fricción fronteriza entre Ecuador y Colombia, la continuidad de la actividad de las FARC dentro del territorio colombiano y en sus zonas fronterizas, la marcada ingerencia de Venezuela en apoyo de los gobiernos de Evo Morales y Rafael Correa, posibles vinculaciones Hugo Chávez con las mismas FARC y la marcada hostilidad contra Alvaro Uribe. Adicionalmente verificamos también un amplio e irresuelto espectro de viejas y nuevas amenazas.       

El Comandante del Comando Sur, Almirante James Stavridis, visitó Buenos Aires, donde manifestó diplomáticamente "Nunca se tendrá una posibilidad ofensiva en la IVta Flota. Ese es un compromiso" además agregó "...esta designada específicamente para cinco misiones: respuesta a desastres naturales, operaciones humanitarias, de asistencia médica, contra el narcotráfico y cooperación de asuntos de medio ambiente y tecnología".  

Sin embargo, en medios norteamericanos incluyó una sexta misión, que había omitido en los locales: "antiterrorismo", probablemente por la debatida interpretación que la palabra tiene en los países de la región sobre quienes son y no son terroristas o quienes lo fueron antes.  

En la visita al Ministerio de Defensa, el Almirante Stavridis coincidió con el Comandante de la Armada de Brasil Julio Suarez de Moura Neto, quienes fueron recibidos por el Secretario de Asuntos Internacionales Alfredo Forti. Un comunicado de prensa, especialmente difundido, y curiosamente aclaratorio, expresó, que el Secretario Forti fue el "único funcionario" que recibió al Almirante Stavridis.  

En otro comunicado también se puntualizó que el Secretario de Asuntos Militares José Luis Sersale "estuvo presente" en el portaviones norteamericano USS George Washington, desmintiendo informaciones y corrigiendo omisiones de algunos medios de prensa, los que resaltaron la no concurrencia a una invitación al buque, de la Ministra de Defensa Dra. Nilda Garré y otras autoridades, entre ellos el Jefe del Ejército Teniente General Roberto Bendini.  

Es posible que  estas vueltas y contravueltas sean interpretadas por los analistas norteamericanos como una fuerte influencia de la coreografía del tango en el proceso de razonamiento para la toma de decisiones argentino.    

El portaviones en cuestión era el núcleo de la fuerza de tareas norteamericana, que operaba junto a otros buques de las Armadas de la región en estas ejercitaciones anuales, por lo cual el Almirante Stavridis debió explicar que "no tenemos intenciones de tener un portaviones como parte de la IVta Flota" y agregó que "el buque más grande que va a operar será un buque hospital".  

El ahora  discutido USS George Washington continuó su navegación hacia el Japón a través del Pasaje de Drake o, como lo ha hecho otro de igual porte anteriormente, por el Estrecho de Magallanes. Por su tamaño, este tipo de portaviones no puede emplear el Canal de Panamá, siendo esta la ruta más corta para el cruce del Atlántico al Pacífico, y consecuentemente es deseable estratégicamente que sus costas tengan gobiernos amigos, o al menos, neutrales. 

Lo que no dijo el Almirante Stavidris es que, conformar una poderosa fuerza de tareas anfibia y ordenar que la misma forme parte constitutiva de la 4ta Flota, demora el tiempo que transcurre en transmitir la orden, tampoco dice que dos de los buques que operaran normalmente con esta flota serán los buques de asalto USS Boxer y el USS Kearsage, las verdaderas herramientas de proyección de una fuerza expedicionaria. Cada uno de ellos de 40.500 toneladas  y con capacidad para transportar 1800 infantes de marina, 42 helicópteros Sea Knight, 5 cazabombarderos AV-8 Harrier II, 5 helicópteros antisubmarinos (ASW) y 3 lanchas  de desembarco sobre colchón de aire (LCAC). Un portaviones clase Nimitz como el USS George Washington está en capacidad de apoyar las operaciones anfibias de estos buques con hasta 85 cazabombarderos F-18.    

Considerando el perfil del Almirante Kernan, que parecería indicar que no sea el más apropiado para una flota de relaciones públicas y ayuda humanitaria, sugiere que la organización de la 4ta Flota, dependiendo orgánicamente del Comando Sur, responde mas bien a una apreciación estratégica para el mediano plazo, en la cual se visualiza que Centro y Sudamérica sufran un empeoramiento de sus actuales conflictos, los cuales podrían escalar hasta el nivel de lucha armada, de variada intensidad, con distintas características, en distintas regiones, desarrollándose en forma simultanea y sin que Brasil, por quien se esta apostando mucho en este sentido,  no pueda o no quiera involucrarse decisivamente en su solución.  

La conformación de estos escenarios define un futuro teatro de  operaciones principalmente marítimo, por lo que se requiere no solo organizar y adiestrar las unidades aeronavales y anfibias necesarias, sino también crear el elemento de comando y control operacional naval correspondiente, el que hasta ahora era inexistente, para accionar por presencia disuasoria u ofensivamente de ser necesario, combinadamente en coalición con naciones amigas, o incluso, en forma unilateral, si no hubiere otra opción, en el caso de que sea afectada la estabilidad regional, al punto tal que amenace intereses norteamericanos vitales o incluso circunstancialmente importantes. 

Fuentes: 

www.defensenews.com consultado 11-05-08

www.navytimes.com consultado 11-05-08

www.infobae.com consultado 11-05-08

www.mindef.gov.ar consultado 11-05-08

 
GLOBAL TRENDS 2035
¡nuevo!


EL MUNDO EN 2035

ACTUALIDAD

ARGENTINA
El concepto de la reforma laboral

LATINOAMÉRICA
La elección de Venezuela y sus efectos políticos

INTERNACIONAL
Un mundo tenso e incierto

EVOLUCIÓN SOCIOPOLÍTICA
Balance de la conflictividad social argentina durante septiembre

DEFENSA
El debate sobre defensa y seguridad

OPINIÓN PÚBLICA
Seguimiento de intención de voto a presidente (Dic 2013 - Nov 2015)

OPINIÓN
Proyección del bicentenario de Chacabuco

SECCIONES

ARGENTINA

BOLIVIA
BRASIL

CHILE

COLOMBIA
COYUNTURA
CUBA
DEFENSA
EL SALVADOR
EVOLUCION SOCIOPOLITICA
HONDURAS
IBEROAMERICA
INTERNACIONAL
LAS AMERICAS
LATINOAMERICA

MEXICO

MUNDO
NICARAGUA
OPINION PUBLICA
PARAGUAY

PERU

URUGUAY

VENEZUELA

Opinion Publica Indicadores de opinion publica de Argentina Indicadores de opinion publica de Argentina Indicadores de opinion publica de America Latina

Archivo historico banner_cp.jpg


Indicadores