Navegador



Balance 
Militar de
América
del Sur 2017
:

Presentación
Prólogo
Comentario
Adelanto
Adquisición

Buscador

Investigaciones sobre Defensa

      RESEÑAS

"Los orígenes del Museo Histórico Nacional", de Carolina Carmans

Apelando a dos enfoques, el de los procesos y el de la biografía, lleva adelante Carolina Carman este interesante libro sobre los orígenes del Museo Histórico Nacional.

resenia_180420_CARMAN.jpg

 

Suscripción a newsletter

Si desea recibir nuestro newsletter, por favor ingrese sus datos.
 
Inicio arrow Defensa arrow Ciencia, tecnología e industria para la defensa

Ciencia, tecnología e industria para la defensa PDF Imprimir E-Mail
Abr-10-18 - por Rosendo Fraga

La ciencia, la tecnología y la industria para la defensa, juegan un rol clave para las Fuerzas Armadas y la capacidad estratégica de la Nación.

La guerra híbrida, que combina la agresión cibernética con el empleo de milicias (fuerzas irregulares) y fuerzas regulares encubiertas, destaca la importancia de la ciencia y la tecnología para la defensa.

La Argentina es un país con un gran desarrollo en materia de tecnología nuclear y satelital. El INVAP representa la mayor manifestación en este campo, siendo uno de los seis países del mundo con capacidad de producir y exportar reactores nucleares de investigación.

En esta área y en la satelital, la capacidad Argentina sin duda es la más relevante de América Latina.

Esto permite al país pensar en proyecto de avanzada en materia de tecnología militar, como producir submarinos a propulsión nuclear o buques polares con ella. Cabe señalar que la propulsión nuclear no tiene fines militares, de acuerdo a las normas internacionales.

En un planeamiento de largo plazo, en el cual el Mar Argentino y la Antártida constituyen un interés nacional de primer orden, la capacidad científico-tecnológica en función de la defensa es un activo muy importante del país.

El mismo INVAP, ha fabricado radares de probada eficacia que están en uso en las Fuerzas Armadas. Producirlos a mayor escala, permitiría resolver la demorada radarización de la frontera norte.

En este marco, la Decisión Administrativa 337/2018 de la Jefatura de Gabinete, dispuso financiar el incremento de fondos para el Ministerio de Defensa, destinados al equipamiento para la seguridad de la Cumbre del G20, con recortes a otras partidas de la misma jurisdicción.

Es paradojal que una de las áreas que ve reducidas sus partidas por esta causa, es el Instituto de Investigaciones Científicas y Técnicas para la Defensa (Citedef), que tiene a su cargo la investigación científica con fines militares.

También sufren recortes las partidas destinadas al Instituto Geográfico Nacional y el Servicio Metereológico, ambos a cargo de personal militar y en el área de Defensa.

Estos dos instrumentos son vitales, cuando el cambio climático se ha transformado en un riesgo de seguridad, como lo muestran las repetidas catástrofes naturales que tienen lugar en diversos lugares del mundo, previéndose su incremento en frecuencia y amplitud.

Fabricaciones Militares (FM), la Fábrica Militar de Aviones (FAEDA) y los astilleros del estado (TANDANOR), requieren una política eficaz que haga posible su modernización y actualización, centrada en el impulso y desarrollo de productos específicos, en los cuales Argentina puede tener ventajas competitivas.

Es claro que un país mediano, hoy no está en condiciones de ser autosuficiente en los conflictos bélicos, como lo podía ser hasta la Segunda Guerra Mundial.

El cambio científico y tecnológico, ha creado una brecha creciente en materia militar.

En la segunda mitad de los años cuarenta del siglo XX, Argentina se reequipaba con material militar que tenía cuatro años de antigüedad y que había sido utilizado por EEUU en la Segunda Guerra Mundial.

Hoy Argentina tiene sistemas de armas de la época de la Guerra de Vietnam. Ello implica que la brecha del equipamiento militar argentino con el más moderno, ha pasado a ser de cuatro a cuarenta y cinco años.

Pero esta situación no impide que en rubros específicos, Argentina no pueda producir determinado tipo de avión de entrenamiento, blindados a rueda, armamento liviano o patrulleros oceánicos.

Este tipo de proyecto, requiere alianzas internacionales, ya sean proveedores del mundo desarrollado, como socios regionales, como es el caso de Brasil.

En conclusión, la ciencia, la tecnología y la industria para la defensa, no puede ser concebida hoy con el concepto de la autosuficiencia total, pero Argentina tiene capacidades en este campo, que le permiten llevar adelante proyectos de envergadura estratégica donde juegan un rol relevante la capacidad nuclear con uso pacifico (propulsión) y la satelital, como así también elegir productos específicos en materia terrestre, naval y aeronáutica, en los que podría ser competitiva.

 
Documentos del CENM
¡nuevo!

Una visión de largo plazo:
Análisis del documento “Tendencias globales 2035” del Consejo de Inteligencia de los EEUU

ACTUALIDAD

ARGENTINA
Tomar decisiones sin compartir costos

LATINOAMÉRICA
América Latina al culminar marzo

INTERNACIONAL
El mundo entre Trump, Xi y Putin

EVOLUCIÓN SOCIOPOLÍTICA
Balance de la conflictividad social argentina durante septiembre

DEFENSA
Las reservas de las Fuerzas Armadas: una necesidad actual

OPINIÓN PÚBLICA
Una campaña de 20 meses

OPINIÓN
Proyección del bicentenario de Chacabuco

SECCIONES

ARGENTINA

BOLIVIA
BRASIL

CHILE

COLOMBIA
COYUNTURA
CUBA
DEFENSA
EL SALVADOR
EVOLUCION SOCIOPOLITICA
HONDURAS
IBEROAMERICA
INTERNACIONAL
LAS AMERICAS
LATINOAMERICA

MEXICO

MUNDO
NICARAGUA
OPINION PUBLICA
PARAGUAY

PERU

URUGUAY

VENEZUELA

Opinion Publica Indicadores de opinion publica de Argentina Indicadores de opinion publica de Argentina Indicadores de opinion publica de America Latina

Archivo historico banner_cp.jpg


Indicadores