Navegador



Balance 
Militar de
América
del Sur 2017
:

Presentación
Prólogo
Comentario
Adelanto
Adquisición

Buscador

Investigaciones sobre Defensa

        RESEÑAS

"Locos de Dios". Huellas proféticas en el ideal de justicia, por Santiago Kovadloff 

 La vinculación del pensamiento clásico con el presente, no solo resulta conveniente sino también   necesario.

 

     

portada_locos_de_dios_mod_3.jpg

Suscripción a newsletter

Si desea recibir nuestro newsletter, por favor ingrese sus datos.
 
Inicio arrow Análisis arrow Latinoamérica arrow ¿Hacia dónde va Venezuela?

¿Hacia dónde va Venezuela? PDF Imprimir E-Mail
Mar-21-18 - por Rosendo Fraga

La posibilidad de que el régimen venezolano cambie por medios democráticos está descartada, con lo cual la insurrección civil o militar pasa a ser la única alternativa posible para hacerlo. Así lo planteó en la primera semana de febrero, antes de iniciar su gira regional, el entonces Secretario de Estado de los EE.UU., Rex Tillerson. En lo que va de marzo, se ha hecho evidente la disconformidad dentro de las Fuerzas Armadas venezolanas. El país tiene el tercer presupuesto de defensa de América del Sur, con 9.222 millones de dólares, siguiendo a Brasil que destina a defensa 22.893 y Colombia con 9.930. Las Fuerzas Armadas venezolanas tienen un total de 97.900 hombres. De ellos 9.000 son oficiales, 23.300 suboficiales y 66.700 de tropa. De estos efectivos, 66.000 pertenecen al Ejército, 20.400 a la Armada y 11.500 a la Fuerza Aérea. La Guardia Republicana es una policía militarizada, considerada como una cuarta fuerza. La base de la organización del Ejército son cinco divisiones, ubicadas en Maracaibo (I), San Cristóbal (II), Caracas (III), Maracay (IV) y San Fernando de Apura (V). El Ejército tiene una cantidad de Generales inusual en términos globales: 2.000. Gran parte de ellos están desplegados en la función pública. Más de la mitad de los integrantes del Gabinete son militares, al igual que la conducción de la petrolera estatal (PDVSA). Cuestiones críticas como la importación de alimentos están en manos de militares. De esta gran cantidad de Generales, se estima que 500 están cumpliendo funciones relevantes dentro del gobierno y son la apoyatura más importante de Maduro. Pero a ello se agregan las “Milicias”, integradas por militantes chavistas que han recibido instrucción militar básica y son varias decenas de miles y los “colectivos” que son bandas para-policiales que actúan violentamente contra los opositores.

En la primera semana de marzo fueron detenidos seis tenientes coroneles, un teniente y dos sargentos, acusados de conspirar contra el gobierno. Las acusaciones fueron de “traición a la Patria” e “instigar a la rebelión”. Dos de los tenientes coroneles comandaban batallones de Caracas y San Cristóbal, esta última localidad fronteriza de Colombia. Fueron detenidos el 2 de marzo por personal de la “Dirección General de Contrainteligencia Militar” -organizada por el servicio de inteligencia cubano- presuntamente integrantes del “Movimiento de Transición a la Dignidad del Pueblo”. Fueron juzgados rápidamente y enviados a prisión. Esto ocurrió una semana después de que el 28 de febrero, Maduro ordenara la expulsión y degradación de 24 militares, entre los que está el General Raúl Baduel, que fuera Ministro de Defensa de Hugo Chávez con quien rompió hace años. Se encuentra detenido e incomunicado desde hace semanas, en un calabozo del sótano de la mencionada Dirección General de Contrainteligencia Militar. Algunos de los expulsados están exilados, como los Generales Herbert García Plaza y Antonio Rivero. El 9 de marzo, Maduro acusó a EE.UU. de alentar públicamente un golpe militar en Venezuela. ONGs informan que el total de militares detenidos llegaría al millar.

En los días siguientes, las detenciones alcanzaron a Generales que estuvieron muy cerca de Chávez. El militar retirado Diosdado Cabello -compañero de Chávez y partícipe de su primer intento de golpe- es el principal sostén de Maduro en las Fuerzas Armadas y quien le articula su apoyo. La figura más importante de las Fuerzas Armadas es el Ministro de Defensa, General Vladimir Padrino López, quien en junio de 2017 dio señales de disconformidad, pero que después se realineó firmemente con Maduro. El 13 de marzo, el gobierno venezolano informó la detención del general Miguel Rodríguez Torres, por participar de “conjuras y complots” contra la “unidad monolítica” de las Fuerzas Armadas. El General detenido, durante el gobierno de Chávez fue jefe del Servicio Bolivariano de Inteligencia (SEBIN) que ahora lo detuvo. Acompañó a Chávez en el intento de golpe de 1992 y también fue Ministro de Interior y Justicia hasta octubre de 2014. A órdenes de Chávez reprimió las protestas opositoras que tuvieron lugar en 2014. Fue detenido por un General de Brigada y un grupo de agentes que se mostraron muy nerviosos cuando lo esposaron. En ese momento presidía un acto de su “Movimiento Amplio Desafío de Todos” en un hotel de Caracas. Otro General, Oliver Alcalá, se sumó a los críticos en los últimos días. La disconformidad militar es fuerte en los suboficiales y tropa, cuyas familias sufren las mismas restricciones alimenticias y sanitarias que la mayoría de la población. Días atrás, se difundieron fotos de soldados de uniforme revisando la basura en busca de alimentos. En los mandos intermedios (Tenientes Coroneles) -entraron a la Escuela Militar cuando Chávez era Presidente- que están al mando directo de las tropas crece el descontento. En los Generales todavía no hay disidencias, pero probablemente los habrá, especialmente entre aquellos que no están cercanos a Maduro. En este marco, el Ministro de Defensa llamó a la unidad de las Fuerzas Armadas, a evitar un golpe que en su opinión podría llevar a una guerra civil y anunció un plan alimentario y sanitario para el personal militar.

Una insurrección militar venezolana plantea múltiples interrogantes, dada la posibilidad de enfrentamientos e incluso de una anarquía militar, como lo planteó el General Padrino López. La influencia cubana es importante en los servicios de inteligencia venezolanos, a los que han organizado y supervisado. Pero es menor en las unidades militares. Si una insurrección toma cuerpo, es posible que produzcan enfrentamientos entre rebeldes y leales de consecuencias imprevisibles. La participación de las “milicias” chavistas y los “colectivos” pueden complicar la situación, poniendo el país al borde de la guerra civil. En caso que los rebeldes logren imponerse y tomar la capital, buscarán imponer un gobierno de transición, probablemente “cívico-militar”. Pero no será fácil estabilizar la situación, en el país que tiene hoy el record de homicidios por habitante del mundo. Además, un estallido violento en Venezuela puede “derramar” violencia y refugiados hacia los países limítrofes, como Colombia y Brasil. La necesidad de que actúe una “fuerza multinacional de paz” para estabilizar la situación no puede descartarse y requeriría un esfuerzo militar importante por parte de los países de la región y EE.UU. Así mismo, se haría urgente una masiva asistencia alimentaria para que un gobierno de transición pueda afirmarse, como también sanitaria.

En conclusión: la posibilidad de un cambio de régimen por la vía democrática en Venezuela está descarta y la insurrección militar o civil, pasa a ser la única alternativa posible; en marzo, se han producido decenas de detenciones de militares (generales retirados, tenientes coroneles y suboficiales) acusados de conspirar para derrocar a Maduro; acusa a EE.UU. de estar impulsando un golpe en Venezuela y entre los detenidos se encuentra el General Miguel Rodríguez Torres, que fuera Jefe del Servicio de Inteligencia y Ministro de Chávez y una insurrección militar puede derivar en una anarquía armada, al participar las “milicias” y los “colectivos” y ello podría requerir una intervención multinacional (militar y humanitaria).

 
Documentos del CENM
¡nuevo!

Una visión de largo plazo:
Análisis del documento “Tendencias globales 2035” del Consejo de Inteligencia de los EEUU

ACTUALIDAD

ARGENTINA
Tomar decisiones sin compartir costos

LATINOAMÉRICA
América Latina al culminar marzo

INTERNACIONAL
El mundo entre Trump, Xi y Putin

EVOLUCIÓN SOCIOPOLÍTICA
Balance de la conflictividad social argentina durante septiembre

DEFENSA
Las reservas de las Fuerzas Armadas: una necesidad actual

OPINIÓN PÚBLICA
Una campaña de 20 meses

OPINIÓN
Proyección del bicentenario de Chacabuco

SECCIONES

ARGENTINA

BOLIVIA
BRASIL

CHILE

COLOMBIA
COYUNTURA
CUBA
DEFENSA
EL SALVADOR
EVOLUCION SOCIOPOLITICA
HONDURAS
IBEROAMERICA
INTERNACIONAL
LAS AMERICAS
LATINOAMERICA

MEXICO

MUNDO
NICARAGUA
OPINION PUBLICA
PARAGUAY

PERU

URUGUAY

VENEZUELA

Opinion Publica Indicadores de opinion publica de Argentina Indicadores de opinion publica de Argentina Indicadores de opinion publica de America Latina

Archivo historico banner_cp.jpg


Indicadores