Navegador



Balance 
Militar de
América
del Sur 2017
:

Presentación
Prólogo
Comentario
Adelanto
Adquisición

Buscador

Investigaciones sobre Defensa

      RESEÑAS

Argentina con Brasil y Chile (1946-1962)
de Roberto Dante Flores

Este libro plantea una temática novedosa: la existencia de un vínculo entre los medios de comunicación y los procesos de integración de los pueblos y Estados.

resenias_180214_dante_B.jpg

 

Suscripción a newsletter

Si desea recibir nuestro newsletter, por favor ingrese sus datos.
 
Inicio arrow Análisis arrow El conflicto Gobierno-sindicatos: II. La relación Macri-Moyano

El conflicto Gobierno-sindicatos: II. La relación Macri-Moyano PDF Imprimir E-Mail
Feb-06-18 - por Rosendo Fraga

Históricamente, la relación personal entre el Presidente Mauricio Macri y el secretario general del gremio de camioneros, ha sido buena. Ya a comienzos de los años ochenta, cuando el grupo Macri manejaba a través de la empresa Manliba la recolección de residuos en la Ciudad de Buenos Aires y sus trabajadores estaban encuadrados en el sindicato de camioneros, existía una relación de diálogo y negociación entre la empresa y el sindicato.

Recientemente, durante los ocho años que Mauricio Macri fue Jefe de Gobierno porteño, camioneros, junto con docentes y municipales, fueron -como siempre- los tres gremios claves para el gobierno local. No se registraron conflictos Macri-Moyano y la recolección de basura se realizó sin mayores problemas.

Ya Macri Presidente, en momentos de tensión entre el gobierno y la CGT, Moyano como su secretario general -que lo fue hasta el segundo semestre de 2007 cuando el sindicalismo se unificó eligiendo el Triunvirato que la conduce actualmente- encuentros a solas entre ambos, permitieron bajar la tensión.

Pero hay un ámbito más, donde Macri y Moyano están aliados e incluso asociados: el fútbol. Macri, el premier Presidente que llega al cargo proyectado desde éste ámbito, le da como es lógico prioridad y atención. El yerno de Moyano (Tapia), preside actualmente la Asociación del Fútbol Argentino (AFA). Fue electo en un acuerdo entre el Presidente y el titular de camioneros, que bloqueó la llegada del conductor televisivo Marcelo Tinelli -a quien Macri ve como rival político- a dicha función.

Pero ahora el conflicto se ha precipitado. La paradoja es que se precipita cuando Moyano ya no es el secretario general de la CGT y ha iniciado su retirada gradual de la vida pública. Pero su influencia es indiscutible.

La falta de apoyo de Moyano a la reforma laboral que impulsaba el Presidente Macri, ha sido la causa que precipitó el conflicto, que tiene en las denuncias judiciales por corrupción de diverso tipo, incluyendo contra Moyano, su manifestación más relevante.

Es posible que por ambas partes, la intención inicial haya sido -y todavía lo sea- negociar. Macri posiblemente busque “someter” al sindicalismo y no “aniquilarlo”. Por su parte Moyano, con la típica técnica sindical del “apriete”, también busque convencer al Presidente que es mejor dialogar que confrontar, para no poner en riesgo la gobernabilidad.

Esta posición fue expuesta públicamente por un dirigente sindical caracterizado que hoy es aliado de Moyano en el conflicto con el gobierno: Luis Barrionuevo, secretario general del gremio gastronómico. El ha recordado que todos los gobiernos que se enfrentaron con el sindicalismo terminaron fracasando en términos políticos y económicos. La obra social de gastronómicos, al igual que otro medio centenar, están siendo investigadas, en una acción que implica una amenaza para los dirigentes sindicales de los gremios correspondientes.

Pero hay dos situaciones concurrentes a este conflicto: la negociación salarial y la situación del Ministro de Trabajo Jorge Triaca, el funcionario clave en el desarrollo de la estrategia de confrontación con los sindicatos.

El gobierno abandonó la meta del 10% de inflación para 2018 y la elevó al 15%, poniendo este porcentaje como el necesario en los acuerdos salariales que se negociarán este año en las paritarias. Además, quiere que los gremios abandonen las “cláusulas gatillo” por las cuales se acuerda la actualización de los salarios acordados, de acuerdo a la evolución de la tasa de inflación. Muchos de los acuerdos del año pasado fueron negociados con esta pauta.

Los gremios se oponen a dicho porcentaje, porque las estimaciones económicas sostienen que la inflación será 20% y no 15% como pretende el gobierno y se niegan a dejar las “cláusulas gatillo”. Las paritarias son así un campo de batalla que el sindicalismo suma en su pugna con el gobierno.

En cuanto al Ministro de Trabajo -hijo de un dirigente sindical peronista caracterizado que también fue Ministro de Trabajo durante el primer gobierno de Menem- sufrió en enero una crisis, al difundirse un audio en el cual insultaba a una empleada, que había tenido en negro hasta que asumiera como Ministro de Trabajo y había designado en la intervención en el gremio marítimo, para compensarla salarialmente. El hecho causó impacto negativo en la opinión pública y dentro de la militancia del PRO. Pero el Presidente decidió confirmarlo, quizás, por percibir que su renuncia podría ser interpretada como un síntoma de debilidad en el conflicto con los sindicatos o porque podría precipitar presiones para provocar renuncias en caso de funcionarios controvertidos. La reducción de cargos y personal jerárquico, el congelamiento de los salarios del Ejecutivo superiores a 150.000 pesos e impedir la designación de familiares directos de ministros en el Ejecutivo, confirman que el Presidente tuvo esta percepción.

El gobierno ha criticado que Hugo Moyano tenga a su hijo (Pablo) al frente de su gremio, que el secretario general de los porteros (Santamaría) sea hijo del secretario general anterior y que sea el mismo caso con el secretario general de Soeme (Balcedo). En los tres casos, los dirigentes actuales nunca trabajaron, sino que directamente se iniciaron como dirigentes por “herencia” de sus padres. En el caso de Triaca, pareciera haber curiosamente una situación similar.

Pero el hecho puso en evidencia, que en la intervención del sindicato marítimo, los empleados designados fueron 200, 172 de ellos durante la gestión como interventora de Gladys González, recientemente electa senadora nacional bonaerense por el PRO. También en la intervención en el gremio de seguridad (Upsara), fueron designados 40 empleados y no son pocos los que están designados en ambas intervenciones al mismo tiempo.

A ello se sumó que el Juez que lleva la causa de la intervención en este gremio y mantiene en prisión a su ex secretario general “Caballo” Suárez, designó como interventor en la obra social a su propio cuñado.

 
Balances y perspectivas políticas
¡nuevo!

Argentina
Balance 2017 | Perspectivas 2018

América Latina
Balance 2017 | Perspectivas 2018

El mundo
Balance 2017 | Perspectivas 2018

ACTUALIDAD

ARGENTINA
El concepto de la reforma laboral

LATINOAMÉRICA
Lo que está en juego en Ecuador 

INTERNACIONAL
Un mundo tenso e incierto

EVOLUCIÓN SOCIOPOLÍTICA
Balance de la conflictividad social argentina durante septiembre

DEFENSA
El debate sobre defensa y seguridad

OPINIÓN PÚBLICA
Seguimiento de intención de voto a presidente (Dic 2013 - Nov 2015)

OPINIÓN
Proyección del bicentenario de Chacabuco

SECCIONES

ARGENTINA

BOLIVIA
BRASIL

CHILE

COLOMBIA
COYUNTURA
CUBA
DEFENSA
EL SALVADOR
EVOLUCION SOCIOPOLITICA
HONDURAS
IBEROAMERICA
INTERNACIONAL
LAS AMERICAS
LATINOAMERICA

MEXICO

MUNDO
NICARAGUA
OPINION PUBLICA
PARAGUAY

PERU

URUGUAY

VENEZUELA

Opinion Publica Indicadores de opinion publica de Argentina Indicadores de opinion publica de Argentina Indicadores de opinion publica de America Latina

Archivo historico banner_cp.jpg


Indicadores