Navegador



Balance 
Militar de
América
del Sur 2017
:

Presentación
Prólogo
Comentario
Adelanto
Adquisición

Buscador

Investigaciones sobre Defensa

        RESEÑAS

"Locos de Dios". Huellas proféticas en el ideal de justicia, por Santiago Kovadloff 

 La vinculación del pensamiento clásico con el presente, no solo resulta conveniente sino también   necesario.

 

     

portada_locos_de_dios_mod_3.jpg

Suscripción a newsletter

Si desea recibir nuestro newsletter, por favor ingrese sus datos.
 
Inicio

Los debates en el Foro de Davos PDF Imprimir E-Mail
Feb-01-18 - por Rosendo Fraga

Uno de los debates que se planteó en el Foro de Davos realizado este año fue el del crecimiento del populismo en occidente. Fue presentado un estudio, de acuerdo al cual en 2010, el voto por partidos populistas alcanzaba a sólo 7% de los votantes y que en 2017 llegó al 35%. Por ahora, nada indica que la tendencia vaya a cambiar. Para los autores del trabajo, el incremento del voto populista proyecta hacia el futuro inestabilidad e incrementa el riesgo de conflictos bélicos. Toman como referencia lo ocurrido en la década del treinta del siglo XX, cuando el incremento del populismo con fuerte sesgo nacionalista como también sucede ahora, derivó en la Segunda Guerra Mundial. Ahora, objetivamente los conflictos se han incrementado entre China y sus vecinos en sus mares oriental y sur; entre EEUU y sus aliados con Corea del Norte; en Medio Oriente, entre Israel y las organizaciones palestinas y entre Arabia Saudita e Irán; entre Turquía y los separatistas Kurdos y entre Europa y Rusia. Se está demostrando así que el aumento de voto populista, va acompañado de un incremento de los riegos bélicos en el mundo. Pero la elite global asume que en los años recientes, en este Foro fueron presentados varios trabajos con los escenarios “catástrofe” posibles los que finalmente no se dieron. Lo mismo se argumenta respecto a riesgos económicos específicos, como lo que puede suceder con los valores del mercado inmobiliario chino, un desarrollo descontrolado del Bitcoin, o el recrudecimiento de una nueva crisis financiera, como sucedió en forma sorpresiva en 2008-2009.

Al mismo tiempo se presentó un estudio que da cuenta del fuerte aumento de la desigualdad en el mundo. La ong Oxfam, presentó un estudio, de acuerdo al cual el 82% de la riqueza que se generó en el mundo en 2007, fue a manos del 1% más rico, mientras que el 50% menos rico, no obtuvo nada. Este es un ejemplo de la desigualdad existente en el mundo, pero también de cómo se está acelerando. Para los defensores a ultranza de la globalización económica y sus ventajas, la disminución de la pobreza que se está dando, neutraliza los efectos negativos de la desigualdad y por ello, no hacen falta políticas específicas para corregirla. Es clara la vinculación entre el incremento del populismo en el mundo y el aumento de la desigualdad. Ella genera la sensación en la gente, de que no está avanzando económicamente. Las personas tienen la impresión de que sus ingresos no mejoran, mientras los muy ricos acumulan cada vez más. Pero el incremento de esta correlación populismo-desigualdad que es evidente y manifiesta, no genera en la elite global la decisión de impulsar políticas para corregirla, buscando disminuir la acumulación de riqueza en pocas manos. Pero en los últimos tiempos la desigualdad aparece como problemas entre razas, en los fenómenos de resistencia que generan las migraciones, en la desigualdad en materia entre géneros, entre religiones, etc.

Algo similar sucede con el incremento del riesgo de conflicto bélico en el mundo y el crecimiento de las bolsas y los bonos. Diversos estudios coincidentes afirman que nunca hubo tanto riesgo de guerra en el mundo desde la Segunda Guerra Mundial. Al mismo tiempo, también se enfrenta la mayor posibilidad de conflicto nuclear, al combinarse la proliferación creciente, junto con la imprevisibilidad de actores como Trump y Kim, en cuanto al uso del poder militar nuclear. Rusia se ha transformando en una potencia militar global agresiva y China sin prisa pero sin pausa, va acompañando su camino de ser la primera potencia económica del mundo, con planes de desarrollo para convertirse en la segunda potencia militar del mundo. El terrorismo suicida no se reduce en el mundo pese a la derrota del EI en Irak y Siria. La combinación de terrorismo con armas nucleares, es quizás la mayor amenaza para la seguridad internacional. El espacio, es otro ámbito de pugna estratégica y lo mismo sucede con las redes sociales, usadas por Rusia y otros países para debilitar a sus adversarios. Se ha delineado un nuevo modelo de guerra denominada “híbrida”, que combina fuerzas irregulares, con fuerzas regulares encubiertas y acciones de Cyber-guerra. La secesión de Ucrania implementada con éxito por Rusia, es considerado el ejemplo más acabado de este tipo de guerra, la que se estima se difundirá. Pero todo esto no impide que Wall Street no encuentre techo, que los bonos soberanos sigan subiendo al igual que los emitidos por las grandes empresas globales. Se ha estimado sin demasiado fundamento, que de una u otra forma estos riegos se terminarán evitando o por lo menos controlando. Esta actitud confirma que quienes argumentan de esta manera sostienen que los escenarios “catástrofe” presentados en Davos en años anteriores, finalmente no se dieron. Pero la realidad es que este pensamiento que parece confiar en una suerte de estabilización natural de los conflictos, subestima la importancia del “error de cálculo” y el azar en los conflictos estratégicos y su derivación al campo militar.

Surge una contradicción, al plantear los mismos defensores de la globalización económica, la necesidad y hasta la urgencia de regular Internet. Hasta hace pocos años, la elite global que se reúne en Davos defendía para el mundo de Internet y las redes sociales, la mayor libertad posible, como impulsaban e impulsan para la economía y la circulación de bienes. Pero se ha producido un cambio drástico. Ahora propugnan y exigen que se regulen la difusión de los contenidos. Mientras hasta hace un lustro pensaban que la globalización iba a liberalizar naciones y sociedades, ahora se percibe que están siendo utilizadas con mayor eficacia por los enemigos de la globalización económica, por el nacionalismo, el extremismo y hasta por el terrorismo. Los hackers van aumentando su capacidad de daño, sin que la “Cyberseguridad” aumente en la misma medida su capacidad para neutralizarlos. Los mismos sectores que resisten la regulación financiera y defienden que pocos bancos concentren la riqueza, cuestionan y critican que una situación similar se esté dando con Facebook, Google, Twitter, Amazon, etc. concentren el flujo de información de Internet. A ello se agrega el surgimiento de fenómenos como la banca digital, que amenazan a los bancos tradicionales, generando nuevos conflictos. La protección y defensa del Medio Ambiente, ha perdido prioridad como amenaza global, en materia de acciones gubernamentales, pese al Acuerdo de París. El surgimiento del espacio como nuevo ámbito del desarrollo humano con posibilidad de explotación económica y pugna estratégica por su posesión, no genera demasiado interés por ahora, pese a que ha avanzado la inversión privada en este tema. El rol económico, social y militar de los robots, por ahora genera más curiosidad que conciencia de problema global.

En conclusión: el crecimiento del populismo en occidente, vinculado a un aumento del nacionalismo como valor político, es considerado por una amenaza por la elite global, pero que no frena decisiones económicas; algo similar sucede con la aceleración el incremento de la desigualdad, causa principal del aumento del populismo, frente al cual no se proponen medidas relevantes y efectivas para corregirla; se asume que el riesgo de guerra global, incluso con armas nucleares está escalando, pero ello no lleva a adoptar acciones económicas más conservadores o prudentes y los mismos que hasta hace un lustro defendían la libertad en el uso de Internet y las redes sociales en línea con su pensamiento económico, ahora propugnan su regulación, por el uso más eficaz por sus adversarios.

 
Documentos del CENM
¡nuevo!

Una visión de largo plazo:
Análisis del documento “Tendencias globales 2035” del Consejo de Inteligencia de los EEUU

ACTUALIDAD

ARGENTINA
Macri consigue el presupuesto y Cristina avanza

LATINOAMÉRICA
Opinión pública, insatisfacción e instituciones en América Latina

INTERNACIONAL
Se debilita la cohesión política de Europa

EVOLUCIÓN SOCIOPOLÍTICA
Informe de conflictividad social en Argentina (Nov-18)

DEFENSA
Investigación judicial sobre defensa

OPINIÓN PÚBLICA
Cómo salir del péndulo ideológico

OPINIÓN
Una necesaria cultura de defensa

SECCIONES

ARGENTINA

BOLIVIA
BRASIL

CHILE

COLOMBIA
COYUNTURA
CUBA
DEFENSA
EL SALVADOR
EVOLUCION SOCIOPOLITICA
HONDURAS
IBEROAMERICA
INTERNACIONAL
LAS AMERICAS
LATINOAMERICA

MEXICO

MUNDO
NICARAGUA
OPINION PUBLICA
PARAGUAY

PERU

URUGUAY

VENEZUELA

Opinion Publica Indicadores de opinion publica de Argentina Indicadores de opinion publica de Argentina Indicadores de opinion publica de America Latina

Archivo historico banner_cp.jpg


Indicadores