Navegador



Balance 
Militar de
América
del Sur 2017
:

Presentación
Prólogo
Comentario
Adelanto
Adquisición

Buscador

Investigaciones sobre Defensa

      RESEÑAS

"Los orígenes del Museo Histórico Nacional", de Carolina Carmans

Apelando a dos enfoques, el de los procesos y el de la biografía, lleva adelante Carolina Carman este interesante libro sobre los orígenes del Museo Histórico Nacional.

resenia_180420_CARMAN.jpg

 

Suscripción a newsletter

Si desea recibir nuestro newsletter, por favor ingrese sus datos.
 
Inicio arrow Análisis arrow Trump apunta a China y Rusia en su estrategia de seguridad

Trump apunta a China y Rusia en su estrategia de seguridad PDF Imprimir E-Mail
Dic-19-17 - por Patricio Giusto

El presidente estadounidense Donald Trump presentó su estrategia de seguridad nacional y desató una fuerte polémica. El documento parece un intento de traducir el slogan “America First” en clave de dotar de una doctrina de política exterior a una presidencia que, hasta ahora, ha exhibido numerosas oscilaciones y contradicciones.

Lo más relevante de la nueva estrategia de seguridad de Trump es que China y Rusia son definidos como dos poderes “revisionistas” que buscan erosionar la prosperidad americana y crear un mundo antagónico a sus valores. El vetusto lenguaje de los tiempos de la Guerra Fría aparece rehabilitado, frente a una supuesta carrera de superpotencias por la hegemonía global.

“China y Rusia están decididas a hacer a las economías menos libres y menos justas, a hacer crecer sus ejércitos, controlar la información y reprimir sus sociedades para expandir su influencia”, expresa el documento. Washington ahora señala como “rivales” a Moscú y Pekín, pese a la proximidad y elogios que Trump ha intercambiado con sus líderes desde que asumió el poder.

Según la nueva estrategia, Estados Unidos considera que China y Rusia intentan revisar el statu quo global. En el caso de China, sobre todo mediante la reafirmación de su soberanía en el Mar del Sur de China. Respecto a Rusia, con su expansionismo militar en Europa del Este y sus operaciones cibernéticas a nivel global.

El documento señala, respecto a Latinoamérica, que China y Rusia buscan ampliar su influencia regional. Para los Estados Unidos, con el apoyo financiero de estas potencias al gobierno de Nicolás Maduro en Venezuela, ambas procurarían expandir su presencia económica y militar hacia el resto de la región.

Por otra parte, a contracorriente del mundo globalizado, la nueva estrategia de Trump ya no considera el cambio climático una amenaza para la seguridad de Estados Unidos. Y se reafirma el liderazgo del país como "indispensable" para contrarrestar las estrategias contraproducentes para el crecimiento económico. Se trata de uno de los principales quiebres respecto a la estrategia de su antecesor, Barack Obama.

“América vuelve con fuerza”, dijo Trump al presentar la estrategia. Lo cierto es que suena como una mera expresión de deseos. Pese al esfuerzo de institucionalizar una estrategia, no se perciben los medios para contrarrestar a las potencias “rivales” y hay evidente desconexión con las definiciones y políticas llevadas a cabo por Trump.

Decisiones como construir un muro en la frontera con México, el retiro del tratado Transpacífico, rechazar el acuerdo climático de París, la amenaza de atacar a Corea del Norte, retrotraer el acuerdo nuclear de Irán o reconocer que Jerusalén es la capital de Israel, no parecen haber sido resultado de cuidadosas evaluaciones en el marco de una estrategia marco. Al menos, cuesta mucho conectar los puntos.

Muchas de las decisiones de política exterior de Trump parecieron más bien tomadas de manera impulsiva y ligadas a intentar tapar los sucesivos traspiés de política interna. Es esperable que estos patrones de conducta de Trump no cambien tras la difusión de la estrategia de seguridad nacional.

Mala recepción en China y Rusia

Como era de esperarse, China y Rusia no recibieron de la mejor manera la estrategia de seguridad nacional de Trump. El Ministerio de Relaciones Exteriores de China respondió que Estados Unidos “debería abandonar su mentalidad de la Guerra Fría y dejar de distorsionar deliberadamente las intenciones de China”. De todas formas, la superpotencia comunista destacó las posibilidades cooperación estratégica entre ambas naciones, sobre todo en materia comercial.

Por su parte, el portavoz del Kremlin, Dmitry Peskov, indicó que Rusia está en desacuerdo con la visión de que es una amenaza para Estados Unidos. Calificó a la estrategia estadounidense como “Imperial” y “carente de disposición a aceptar un mundo multipolar”. No obstante, al igual que China, Rusia percibió positivamente la intención expresada por Trump de cooperar en temas de interés común. 

(*) Master of China Studies (Universidad de Zhejiang) y Magíster en Políticas Públicas (FLACSO). Politólogo y docente universitario (UCA). Director de Diagnóstico Político.

 
Documentos del CENM
¡nuevo!

Una visión de largo plazo:
Análisis del documento “Tendencias globales 2035” del Consejo de Inteligencia de los EEUU

ACTUALIDAD

ARGENTINA
Tomar decisiones sin compartir costos

LATINOAMÉRICA
América Latina al culminar marzo

INTERNACIONAL
El mundo entre Trump, Xi y Putin

EVOLUCIÓN SOCIOPOLÍTICA
Balance de la conflictividad social argentina durante septiembre

DEFENSA
Las reservas de las Fuerzas Armadas: una necesidad actual

OPINIÓN PÚBLICA
Una campaña de 20 meses

OPINIÓN
Proyección del bicentenario de Chacabuco

SECCIONES

ARGENTINA

BOLIVIA
BRASIL

CHILE

COLOMBIA
COYUNTURA
CUBA
DEFENSA
EL SALVADOR
EVOLUCION SOCIOPOLITICA
HONDURAS
IBEROAMERICA
INTERNACIONAL
LAS AMERICAS
LATINOAMERICA

MEXICO

MUNDO
NICARAGUA
OPINION PUBLICA
PARAGUAY

PERU

URUGUAY

VENEZUELA

Opinion Publica Indicadores de opinion publica de Argentina Indicadores de opinion publica de Argentina Indicadores de opinion publica de America Latina

Archivo historico banner_cp.jpg


Indicadores