Navegador

Buscador

Investigaciones sobre Defensa

Suscripción a newsletter

Si desea recibir nuestro newsletter, por favor ingrese sus datos.
 
Inicio arrow Análisis arrow Argentina arrow ¿Puede el Caso Maldonado cambiar la tendencia electoral?

¿Puede el Caso Maldonado cambiar la tendencia electoral? PDF Imprimir E-Mail
Oct-18-17 - por Rosendo Fraga

El oficialismo llega a la semana previa a la elección mejor posicionado para ganar. Los sondeos dan una ventaja de entre 6 y 2 puntos a favor de Cambiemos en la decisiva provincia de Buenos Aires, donde la ex presidenta Cristina Kirchner es la principal candidata de la oposición. Pero las encuestas hoy son un indicador relativo, aún en los países desarrollados. Las ventajas del oficialismo para ganar la elección son cuatro: tiene el gobierno nacional y el de la provincia de Buenos Aires, una acumulación de poder que permite el uso político de la obra pública y el lanzamiento de medidas de corte populista como los créditos Argenta, entre otras. En segundo lugar, el Peronismo está dividido. La suma del voto peronista tanto a nivel nacional como en el ámbito de la provincia de Buenos Aires, superará a Cambiemos. Pero su división permite el triunfo del oficialismo. A ello se agrega que hay mejores noticias sobre la economía. Si bien en el Gran Buenos Aires donde se define la elección, no llega este efecto, si se crea una esperanza o expectativa de que las cosas van a mejorar. Por último, el rol de Cristina es la cuarta ventaja a favor del gobierno. Sus errores, tanto en las candidaturas que eligió en 2015, como su negativa a competir con Randazzo en 2017, son acciones que han terminado favoreciendo a Cambiemos. 

La importancia de un triunfo oficialista el 22 de octubre tiene cinco consecuencias relevantes. La primera es el efecto regional. La victoria de Macri en noviembre de 2015 inició un proceso de “salida del populismo” en la región. Ahora, este giro está en discusión. Fuerzas populistas compiten en las presidenciales de Colombia, Brasil y México y Maduro está demostrando que  puede retener el poder. En este marco, que Macri gane la elección de medio mandato es una señal opuesta a un retorno del populismo en la región. En segundo lugar, reduce las dudas de los inversores respecto a la solidez del rumbo de la Argentina. El comportamiento positivo de los mercados después de las PASO, es un anticipo de ello. Como en seis de las últimas siete elecciones presidenciales, la previa anticipó el resultado, el probable triunfo de Macri en la elección legislativa, ya ha abierto la posibilidad de su reelección, como lo han reiterado tanto él mismo, como María Eugenia Vidal y Elisa Carrió. Un triunfo de Cambiemos en Buenos Aires, da garantía de gobernabilidad, dado que la derrota en este distrito hizo entrar en crisis a los cuatro gobiernos no-peronistas precedentes. Finalmente, una derrota de Cristina en la provincia de Buenos Aires, va a acentuar el proceso de declinación del Kirchnerismo. La ex Presidenta no va a desaparecer de la política, pero perderá la posibilidad de ser considerada alternativa de poder para 2019 y así permitirá la reorganización del Peronismo, sobre una línea más moderada. 

El gobierno ha tomado como modelo de resultado electoral a alcanzar, el de Alfonsín en 1985. Desde el restablecimiento de la democracia en 1983, la sociedad ha dado un voto de confianza a un nuevo proceso político, en los casos de Alfonsín (1985), Menem (1991) y Kirchner (2005).  Sólo De la Rúa fue derrotado en su primera elección (2001). Macri toma como modelo, el del otro Presidente no-peronista que ganó a los dos años. Alfonsín obtuvo en 1985 43% de los votos en el ámbito nacional, ganó en los cinco distritos más grandes (Buenos Aires, Capital, Córdoba, Santa Fe y Mendoza) y sólo fue derrotado en tres distritos chicos: La Rioja, Formosa y Tierra del Fuego. El Peronismo dividido en la provincia de Buenos Aires como ahora, permitió su triunfo en este distrito. En las PASO, Macri ganó sólo en diez de los veinticuatro distritos, perdió en dos de los cinco más grandes (Buenos Aires y Santa Fe) y la sigla Cambiemos tuvo 36% en el ámbito nacional. Macri aspira a ganar ahora en catorce distritos. Dos son Buenos Aires y Santa Fe donde perdió por menos de un punto, ganando así como Alfonsín en los cinco más grandes. A ellos espera sumar otros dos en los distritos más chicos. En cuanto al resultado nacional, pretende que la sigla de su alianza, alcance al 40% de los votos. Pero tendrá menos fuerza parlamentaria, ya que pese al incremento de bancas, no alcanzará mayoría en diputados, como sí tuvo el líder radical y en el Senado le faltarán una decena de senadores, cuando Alfonsín negociaba la mayoría con seis senadores de partidos provinciales.     

El triunfo en la elección legislativa consolidará a Cambiemos como la primera coalición de centro-derecha electoralmente exitosa desde los años treinta. Los estrategas del oficialismo sostienen que Cambiemos no es una fuerza de centro-derecha, como se afirma en todos los análisis y artículos que se publican fuera del país. Es una coalición integrada por el empresariado -como lo confirmó el Coloquio de IDEA- los grandes medios de comunicación y un conjunto de fuerzas políticas de centro-derecha, con matices. El PRO en sí mismo es de centro-derecha, el Radicalismo de centro y la Coalición Cívica, en los hechos ha girado hacia la derecha. Además, el voto de esta corriente ideológica hoy opta por Cambiemos. Políticamente, tiene todo el espectro del centro hacia la derecha y a la clase media como eje de su coalición social. Queda abierta la discusión de si ampliará alianzas hacia sectores del Peronismo o no lo hará. Se trata de una coalición similar a la que hoy sostiene a Temer en Brasil, a la que gobierna Perú con Kuckzynski, a la que está en el gobierno en  Colombia -si no fuera por el enfrentamiento entre Santos y Uribe- y la que respalda la candidatura de Piñera en Chile. Se trata del tipo de coalición que puede enfrentar con éxito a las alternativas populistas. En Venezuela no se da y la ausencia de los medios es una causa principal de ello. 

Pero el impacto que produce la aparición de un cuerpo en Chubut que podría de Maldonado, introduce un imponderable que puede influir en el resultado electoral. Puede hacerlo, porque cambio el eje de la agenda política. El cierre de campaña del oficialismo y los casos de corrupción que afectan al Kirchnerismo han quedado en un segundo lugar. Aún los medios que simpatizan más con el gobierno, proyectan fotos de Maldonado, con un aire de Che Guevara cuando presentan la información sobre el caso. Aunque Carrió haya hecho pocos días atrás declaraciones poco prudentes sobre el caso, su triunfo ya no puede impedirse. Pero en la decisiva provincia de Buenos Aires, la ventaja no es irreversible. El gobierno debe ahora evitar errores, como el que cometió José María Aznar una década atrás, cuando frente al sangriento atentado de Atocha del terrorismo fundamentalista, acusó a la ETA por el mismo y ello le costó la elección a su partido. 

 
GLOBAL TRENDS 2035
¡nuevo!


EL MUNDO EN 2035

ACTUALIDAD

ARGENTINA
El concepto de la reforma laboral

LATINOAMÉRICA
La elección de Venezuela y sus efectos políticos

INTERNACIONAL
Un mundo tenso e incierto

EVOLUCIÓN SOCIOPOLÍTICA
Balance de la conflictividad social argentina durante septiembre

DEFENSA
El debate sobre defensa y seguridad

OPINIÓN PÚBLICA
Seguimiento de intención de voto a presidente (Dic 2013 - Nov 2015)

OPINIÓN
Proyección del bicentenario de Chacabuco

SECCIONES

ARGENTINA

BOLIVIA
BRASIL

CHILE

COLOMBIA
COYUNTURA
CUBA
DEFENSA
EL SALVADOR
EVOLUCION SOCIOPOLITICA
HONDURAS
IBEROAMERICA
INTERNACIONAL
LAS AMERICAS
LATINOAMERICA

MEXICO

MUNDO
NICARAGUA
OPINION PUBLICA
PARAGUAY

PERU

URUGUAY

VENEZUELA

Opinion Publica Indicadores de opinion publica de Argentina Indicadores de opinion publica de Argentina Indicadores de opinion publica de America Latina

Archivo historico banner_cp.jpg


Indicadores