Navegador

Buscador

Investigaciones sobre Defensa

Suscripción a newsletter

Si desea recibir nuestro newsletter, por favor ingrese sus datos.
 
Inicio arrow Análisis arrow Corea del Norte: Una guerra no tan probable pero cada vez más cercana

Corea del Norte: Una guerra no tan probable pero cada vez más cercana PDF Imprimir E-Mail
Sep-07-17 - por Rosendo Fraga

La guerra entorno a Corea del Norte no es el escenario más probable, pero nunca estuvo tan cerca desde el fin de la contienda que dividió la península coreana en los años cincuenta del siglo pasado. La primera circunstancia que crea esta situación, es la personalidad de los lideres de éste país y EEUU: Kim y Trump. El primero viene escalando a gran velocidad la sucesión de lanzamientos mislisticos y ensayos nucleares. En los 6 años que lleva en el poder, Kim ha realizado el doble que su padre -de quien heredó el poder- en las dos décadas que ejerció el gobierno. A su vez Trump, ha mostrado como ningún otro Presidente estadounidense su intención -no verdadera decisión- de utilizar al vía militar para neutralizar el desarrollo militar de alta tecnología nor-coreano. Si en las próximas semana, Kim tras probar una bomba de hidrógeno con varias veces más poder de destrucción que las lanzadas por EEUU en Japón en 1945 y que puede ser transportada por sus misiles, realizara el lanzamiento de un misil de alcance media hacia el Pacifico Norte, demostraría que tiene capacidad de destrucción masiva sobre la isla de Guam, Alaska y eventualmente otras partes más pobladas del territorio estadounidense. Trump, que viene amenazando reiteradamente con una represalia bélica sin tener en éxito en frenar a Kim, comenzaría a encontrar argumentos de que realmente está amenazando la seguridad del pueblo estadounidense. 

Si por un error de cálculo, un misil nor-coreano con carga nuclear fuera disparado hacia EEUU, ello desataría un “dominó” de acciones militares sucesivas que involucrarían a otros países. Desde los tres grupos de portaaviones que EEUU en la zona y desde sus bases en Corea del Sur y Japón, se destruirían las inhalaciones nucleares y misilísticas nor-coreanas. Pero Kim reaccionaría con fuerzas convencionales. Primero disparando con su artillería desplegada en la frontera con Corea del Sur -la mayor concentración urbana de este país ubicada a sólo 60 kilómetros de la frontera- provocando gran cantidad de victimas civiles, como las que posiblemente habría producido el ataque estadounidense previo. Los efectivos de las Fuerzas Armadas nor-coreanos, superan el millón de hombres y pese a su baja población, siguen  las de EEUU y China -los dos gastos militares más grandes del mundo- y probablemente avanzarían sobre el sur. La principal base militar estadounidense en Corea del Sur, también está al alcance de la artillería convencional nor-coreana. La destrucción de los cañones, distribuidos a lo largo de la frontera, es más difícil que el ataque a las instalaciones nucleares y misilísticas. Japón es una isla y por lo tanto no corre el riesgo de un ataque convencional, pero el último lanzamiento misilistico de Kim realizado el pasado agosto, fue sobrevolar el espacio propio de Japón. La incógnita pasa a ser que actitud adoptara China en este escenario. En 1994, cuando fue reelecto Clinton, la plataforma bipartidaria en política exterior, planteaba como uno de sus objetivos “contener los regímenes rojos” que eran: Irak, Libia, Irán, Siria y Corea del Norte. Ha pasado casi un cuarto de siglo y Trump ejerce el sexto periodo presidencial desde entonces. Durante la Administración Bush, fue invadido Irak y Saddam enjuiciado y ejecutado. En la Administración Obama, fue muerto Khadafy por insurgentes apoyados por occidente, en el medio de una caótica guerra civil. Hubo un acuerdo con Irán para que suspenda su proyecto nuclear, el que hoy Trump considera insuficiente. Assad en Siria ha sobrevivido 6 años a una cruenta guerra civil, gracias al apoyo de Rusia, Irán y Hebollah, pese al apoyo de las potencias occidentales a los rebeldes. Probablemente la estrategia de Kim está influida por estos precedentes. 

El endurecimiento de las sanciones que pide EEUU en el Consejo de Seguridad de la UN con el apoyo del Reino Unido y Francia, no es acompañado por China y Rusia, que buscan evitar la escalada. Las potencias occidentales piden que en esta octava ronda de sanciones -es claro que no han resultados hasta ahora- todos los países del mundo sus pendan su comercio y las inversiones con Corea del Norte. El 90% de las importaciones nor-coreanas provienen de China, quien no esta dispuesta a suspenderlas en línea con lo que pide EEUU. Rusia tiene la misma posición, aunque más que por intereses regionales, por el antagonismo que se ha instalado en la relación bilateral con Washington. En el pasado, las sanciones económicas no han sido demasiado efectivas para torcer la voluntad de líderes autoritarios. China ha dicho claramente que no permitirá una situación de caos, guerra y nuclearización en el Península coreana. Japón, con un primer ministro nacionalista como Abe, aumenta el gasto militar para 2018. Corea del Sur con un primer ministro pacifista, ha decidido desplegar el sistema anti-misiles estadounidense -algo que resistió desde que llegó al poder- ante el aumento del riesgo militar y tras un cuarto de siglo vuelve a aceptar armas nucleares de EEUU en su territorio. 

La Cumbre de los BRICS que se realizó esta semana en Xiamen (China), volvió a mostrar la convergencia estratégica que se registra en Asia. El Presidente Xi y el primer ministro Modi, pudieron sellar el acuerdo alcanzado a fines de agosto, para replegar al mismo tiempo las tropas que habían desplegado desde mediados de junio por un conflicto bilateral entorno a sus intereses estratégicos entorno al pequeño Reino de Bután. El Presidente chino en su discurso de apertura, instó a los miembros del grupo a realizar reformas estructurales para ganar competividad frente a occidente. Los cinco integrantes (China, Rusia, India, Brasil y Sudáfrica), coincidieron en defender el libre comercio y la apertura. Xi y Putin ajustaron su posición frente a la crisis de Corea del Norte. El Presidente chino, firmó 14 acuerdos con su par brasileño (Temer), la mayoría de infraestructura e instó a las empresas de su país a participar en las privatizaciones de Brasil. En un paso de ampliación y consolidación, se constituyó el “BRICS plus”, integrado por emergentes medianos: México de América Latina, Kazajstán de Asia Central, Corea del Sur, Tailandia  y Pakistán de Asia, Nigeria y Egipto de África.        

En conclusión: la guerra entre Corea del Norte y EEUU no es el escenario más probable, pero nunca estuvo tan cerca desde los años cincuenta del siglo pasado;  un “error de cálculo” por parte de Corea del Norte o EEUU, puede desatar un “dominó”, con intervención primero de Corea del Sur, posiblemente de Japón y eventualmente de China;  el Consejo de Seguridad de la UN muestra a las potencias occidentales reclamando sanciones económicas más severas para Corea del Norte y China junto con Rusia, pidiendo más diálogo y la Cumbre de los BRICS permitió a Xi acercar posiciones con Putin y con Modi y la ampliación mediante la versión “plus” de emergentes medianos, evidencia voluntad política de fortalecer el grupo.

 
GLOBAL TRENDS 2035
¡nuevo!


EL MUNDO EN 2035

ACTUALIDAD

ARGENTINA
El concepto de la reforma laboral

LATINOAMÉRICA
La elección de Venezuela y sus efectos políticos

INTERNACIONAL
Un mundo tenso e incierto

EVOLUCIÓN SOCIOPOLÍTICA
Balance de la conflictividad social argentina durante septiembre

DEFENSA
El debate sobre defensa y seguridad

OPINIÓN PÚBLICA
Seguimiento de intención de voto a presidente (Dic 2013 - Nov 2015)

OPINIÓN
Proyección del bicentenario de Chacabuco

SECCIONES

ARGENTINA

BOLIVIA
BRASIL

CHILE

COLOMBIA
COYUNTURA
CUBA
DEFENSA
EL SALVADOR
EVOLUCION SOCIOPOLITICA
HONDURAS
IBEROAMERICA
INTERNACIONAL
LAS AMERICAS
LATINOAMERICA

MEXICO

MUNDO
NICARAGUA
OPINION PUBLICA
PARAGUAY

PERU

URUGUAY

VENEZUELA

Opinion Publica Indicadores de opinion publica de Argentina Indicadores de opinion publica de Argentina Indicadores de opinion publica de America Latina

Archivo historico banner_cp.jpg


Indicadores