Navegador

Buscador

Investigaciones sobre Defensa

Suscripción a newsletter

Si desea recibir nuestro newsletter, por favor ingrese sus datos.
 
Inicio arrow Publicaciones arrow Libros arrow "El exilio de Perón: Los papeles del Archivo Hoover", por varios autores

"El exilio de Perón: Los papeles del Archivo Hoover", por varios autores PDF Imprimir E-Mail
Jul-19-17 - Reseña de Rosendo Fraga

EL EXILIO DE PERÓN: Los papeles del Archivo Hoover 

Claudio Bellini / Fabián Bosoer / Fernando Devoto / Christine Mathias / Julio Melon / Mario Plotkin

José Carlos Chiaramonte / Herbert S. Klein Coordinadores

Buenos Aires, Editorial Sudamericana, 2017 

resenia170719vvaa.jpg

Como bien lo explican los coordinadores en el prólogo que suscriben, el Archivo Hoover sobre los documentos de Perón en el exilio, integrados por cartas que él enviaba e informes y cartas que recibía, es un elemento muy valioso para la historia del Peronismo en este período. 

Yo agregaría, que resultan por demás interesantes para indagar en que es el Peronismo, dado su notable vigencia en la Argentina de hoy. Se trata de un enfoque histórico fundamental para entender los fenómenos políticos del presente. 

Los seis trabajos que integran el libro, trabajan sobre los documentos de este archivo, desde distintos enfoques. Claudio Bellini, indaga sobre el pensamiento político y económico de Perón, planteado entorno a la problemática argentina; Fabián Bosoer, acerca de las tendencias extremas que coexistían en el movimiento peronista en esos años, los que iban de la izquierda a la derecha, a través de la comunicación con varios personajes “claves”; Fernando Devoto, trata la relación de Perón con los intelectuales, eligiendo un conjunto que muestra heterogeneidad y diversidad; Christine  Mathias, analiza el “capital simbólico” que representaba el líder exilado sobre las masas del norte argentino; Julio César Melon Pirro, destaca el rol que tuvieron en este período el Consejo Coordinador y Supervisor del Peronismo y Mariano Ben Plotkin elige la visión de Perón acerca del revisionismo histórico. 

Como notas comunes a los seis trabajos, se confirma el pragmatismo de Perón, al cual subordina la ideología, a la que  otorga un rol instrumental; la tendencia a tratar de contentar a todos, más acentuada que en otros líderes políticos populistas; su modalidad de no permitir que se consolide ninguna instancia de poder relevante por debajo de su liderazgo, evitándolo a través de canales paralelos y profundización de los conflictos dentro de su movimiento; el claro objetivo que tiene Perón a los pocos meses de ser derrocado de recuperar el poder y para ello organizar y utilizar a su movimiento y una clara vocación por la política, para la cual tiene condiciones innatas, pese a ser un militar profesional. 

Mientras los trabajos de Bellini, Plotkin y Mathias confirman esta subordinación de la ideología al pragmatismo y el de Melon las maniobras para evitar la consolidación de centros de poder alternativos, los de Bosoer y el de Devoto, dan claros ejemplos de la tendencia de Perón a servirse de personajes y sectores no sólo diversos, sino contradictorios. 

Bosoer, plantea como Perón en los años sesenta, utiliza simultánea y alternativamente, a sectores de corte revolucionario y otros que representan exactamente lo contrario. Para ello analiza la comunicación de Perón, con Rodolfo Puigross, un intelectual de izquierda que proviene del Partido Comunista; con Rodolfo Galimberti precursor de la Tendencia Revolucionaria Peronista;  el General Miguel Ángel Iñiguez, el que si bien tiene origen nacionalista en determinados momentos coincide e integra la resistencia peronista; el Teniente Coronel Jorge Osinde que actúa como delegado militar y se mueve en lo que puede denominarse la derecha peronista y Alberto Ottalagano, con una postura neofascista. Este último y Puigross están en las antípodas en lo ideológico. Osinde y Galimberti se enfrentarán en los hechos conocidos como “Masacre de Ezeiza”. 

Perón los usa a todos de acuerdo a las circunstancias. 

Devoto, se concentra en los intelectuales, que muestran una diversidad y contradicción similar. Trata también las comunicaciones de Perón con un hombre proveniente de la izquierda como es Puiggros;  el intercambio con Abelardo Ramos quizás la figuras más caracterizada de la “izquierda nacional”; con Arturo Jauretche, representante del nacionalismo populista nucleado en el grupo Forja y con el historiador Norberto Galasso, que tiene una línea de izquierda nacional, aunque con matices particulares. También las comunicaciones con Raúl Scalabrini Ortiz, representante del nacionalismo económico anti-británico articulado en la década del treinta. A ellos se agrega Diego Luis Molinari. 

Pero también trata la comunicación de Perón con figuras que lo que puede ser denominado el nacionalismo tradicional o aristocratizante: Marcelo Sánchez Sorondo y con sus particularidades, Walter Beveraggi Allende. 

Completa el espectro con la escritora Marta Lynch representante de las adhesiones del antiperonistas “arrepentidos” de quienes Perón comienza a recibir adhesiones ya desde los años sesenta y con Félix Luna, el único de todos los nombrados, que nunca tuvo simpatía por Perón.   

Claramente predomina una tendencia nacionalista, pero con diferencias, matices y contradicciones. Perón trata de utilizarlos a todos, adecuando los mensajes. 

Los seis estudios en conjunto, permiten avanzar en la discusión sobre que es el Peronismo: ¿Partido, movimiento, ideología, doctrina o cultura política? 

Quizás las respuesta en que contiene las cinco condiciones o características al mismo tiempo.

En mi opinión en este momento, comenzando el Peronismo su octava década de vida, su nota más dominante puede ser la última: es una cultura política. 

La simbología (la marcha, las fotos de Perón y Evita etc.) ha disminuido notablemente, como lo muestran hoy las campañas de Cristina, Massa o incluso Randazzo. Pero cuando la ex Presidente -que nunca se mostró admiradora del fundador del Peronismo- perdona un disidente como Jorge Taiana y lo elige como segundo candidato a senador, o margina un leal como Luis D’Elia expulsándolo de su espacio, parecen hechos sorprendentes, pero que se inscriben en la “cultura peronista” que ha marcado Perón.

 

Para el historiador, el libro deja planteada una pregunta metodológica que no es menor: ¿Qué será de la historia del siglo XXI sin las cartas, fuente fundamental para la reconstrucción de la historia del los últimos siglos? ¿Los mails y los tweets de hoy serán fuente de la historia o desaparecerán por cambios  tecnológicos?

 

Son muchas e importantes las razones para leer este libro. 

 
GLOBAL TRENDS 2035
¡nuevo!


EL MUNDO EN 2035

ACTUALIDAD

ARGENTINA
El concepto de la reforma laboral

LATINOAMÉRICA
La elección de Venezuela y sus efectos políticos

INTERNACIONAL
Un mundo tenso e incierto

EVOLUCIÓN SOCIOPOLÍTICA
Balance de la conflictividad social argentina durante septiembre

DEFENSA
El debate sobre defensa y seguridad

OPINIÓN PÚBLICA
Seguimiento de intención de voto a presidente (Dic 2013 - Nov 2015)

OPINIÓN
Proyección del bicentenario de Chacabuco

SECCIONES

ARGENTINA

BOLIVIA
BRASIL

CHILE

COLOMBIA
COYUNTURA
CUBA
DEFENSA
EL SALVADOR
EVOLUCION SOCIOPOLITICA
HONDURAS
IBEROAMERICA
INTERNACIONAL
LAS AMERICAS
LATINOAMERICA

MEXICO

MUNDO
NICARAGUA
OPINION PUBLICA
PARAGUAY

PERU

URUGUAY

VENEZUELA

Opinion Publica Indicadores de opinion publica de Argentina Indicadores de opinion publica de Argentina Indicadores de opinion publica de America Latina

Archivo historico banner_cp.jpg


Indicadores