Navegador

Buscador

Investigaciones sobre Defensa

Suscripción a newsletter

Si desea recibir nuestro newsletter, por favor ingrese sus datos.
 
Inicio

La Cumbre del Grupo de Shanghai PDF Imprimir E-Mail
Jun-29-17 - por Rosendo Fraga

El 7 y 8 de junio en la capital de Kazajistán (Saná) tuvo lugar la 17ª Cumbre de presidentes del la Organización del Grupo de Shangai (OGS). Es interesante destacar como el hecho ha pasado deliberadamente desapercibido para la casi totalidad de los medios de comunicación occidentales. Es que esta Cumbre implica un fuerte avance en la creación de un poder estratégico euro-asiático, menos de dos semanas después cuando a fines de mayo, la Cumbre de la OTAN en Bruselas y la del G7 en Taormina (Italia) pusieran en evidencia la fractura estratégica de occidente, por las diferencias entre Trump por un lado y Merkel y Macron por el otro. El Grupo de Shangai está integrado por Rusia, China y cuatro países de Asia Central: Kazajistán, Kirguistán, Tayikistán y Uzbekistán. En la Cumbre del año pasado fueron aceptados India y Pakistán como nuevos miembros plenos. Ello implica que las cuatro potencias nucleares declaradas del Asia integran desde esta Cumbre esta Organización. Aunque India y Pakistán son adversarios y han entrado tres veces en guerra desde la Segunda Guerra Mundial, la relación de la primera con Rusia y el  segundo con China  - aliados históricos desde el fin del Imperio Británico- permitió esta incorporación. La Organización del Grupo de Shangai, no es una alianza militar como la OTAN, ni tampoco un ámbito de concertación de políticas como el G7. Se encuentra en una situación intermedia, siendo una asociación con intereses estratégicos que ha creado agencias específicas, como las dedicadas al terrorismo y al narcotráfico.  

En realidad en la OGS convergen el proyecto estratégico chino de “La Ruta de la Seda” y el ruso de la “Unión Euroasiática”. El primero, relanzado en mayo en Beijing, tiene como eje la conexión de infraestructura y transporte desde el Extremo Oriente hasta Europa, con vías que se abren hacia el Sur de Europa, los Balcanes y Europa Central, atravesando India, Pakistán, Asia Central, Medio Oriente y el Cáucaso. El segundo intenta ser un bloque comercial que a partir de las ex repúblicas soviéticas transforme a Rusia en un verdadero espacio político y económico que vaya desde la frontera con China hasta el Báltico, como sucedía con la URSS. La OGS es ante todo un gran proyecto geopolítico, que busca concentrar el poder estratégico euro-asiático, sin renunciar a ninguno de los nacionalismos que lo integran, comenzando por los de sus tres principales potencias: Rusia, India y China. No desafía formalmente a Occidente, pero es claro que avanza en su articulación a partir de su crisis estratégica, que ha agudizado la llegada al poder de Trump en los EE.UU. y el Brexit británico. Cabe señalar que el acuerdo de Alemania con Rusia en materia de gas, ha generado en estos días resquemores en Europa, sobre todo en los países de Europa Central y Oriental, que integraron el bloque soviético. 

La OGS se muestra muy prudente en cuanto a la inclusión de nuevos países, pero sus “observadores” y “socios de diálogo” van dando una perspectiva de ella. En la primera situación, se encuentran Bielorusia, Irán, Afganistán y Mongolia. Los dos primeros son aliados de Moscú, el tercero es hoy un aliado militar de EE.UU. que despliega tropas en el país contra los talibanes y el cuarto es un país clave para China, por las amplias fronteras que comparten. En la segunda condición están Armenia y Azerbaiyán -dos enemigos entre si, que están en el Cáucaso y son ex republicas de la URSS-  Camboya, Nepal y Sri Lanka en Asia y Turquía en el Oriente Próximo. Los tres primeros tienen una fuerte influencia estratégica de China y la última es un integrante de la OTAN, que combate en Siria junto con EE.UU. Esta cumbre fue el décimo encuentro entre Putin y Xi quienes en los últimos años han logrado una buena sintonía. La primera inclusión al grupo original que eran sólo cinco países fue Uzbekistán y la segunda la que acaba de tener lugar con India y Pakistán y ello sucedió a lo largo de dos décadas. Que la primera se haya incorporado es una derrota importante de la diplomacia estadounidense, que desde fines del siglo XX asume que sólo una coalición de las tres potencias asiáticas (Moscú, Beijing y Nueva Delhi), puede poner en riesgo la hegemonía global estadounidense en el siglo XXI.     

El terrorismo fundamentalista islámico y en especial el EI y la guerra de Siria fueron los temas más relevantes tratados por los ocho presidentes que asistieron a la Cumbre. China, Rusia e India -donde viven 270 millones de musulmanes- se ven amenazados por este tipo de terrorismo. En la declaración final de la Cumbre criticaron la falta de coherencia de los países occidentales en su actitud frente al terrorismo fundamentalista islámico, cuestionando el apoyo a las milicias árabes sunnitas que combaten contra el régimen de Assad. Cabe señalar que sin intervenir directamente en el conflicto sirio como lo hace Rusia, los otros siete integrantes de la OGS, han coincidido con la política de Putin de sostener al régimen de Assad contra el EI y las milicias kurdo-árabes apoyadas por los EE.UU. Esto se da en un contexto en el cual la guerra civil siria se encamina a una internacionalización, al apoyar militarmente Moscú y Teherán al gobierno sirio y Washington y Ryad a las milicias árabes enfrentadas con Assad. También se da el juego de las potencias globales y subregionales, para asegurarse su esfera de influencia en Siria cuando se logre el cese de fuego primero y un acuerdo de paz después. Rusia quiere asegurarse el control de la base naval que tiene en Siria sobre el Mediterráneo, que es la única con que cuenta en este océano y que resulta clave para sus intereses en el Mar Negro y el Mar Caspio. Irán, quiere asegurarse el acceso a través de Siria hacia el Sur del Líbano, para poder seguir abasteciendo a Hezbollah férreo enemigo de Israel. Es menos claro el interés de EE.UU. y el de Arabia Saudita sin duda es neutralizar o por lo menos debilitar la influencia iraní en Siria. En las últimas horas, la aviación estadounidense atacando posiciones del EI en Siria y la flota rusa disparando misiles sobre ellas desde el Mediterráneo Oriental, evidencian el riesgo de una escalada de intervención externa. La crisis de Corea del Norte también fue tratada y en ella el grupo respaldó la política de China, de aumentar las presiones, pero evitar el empleo del instrumento militar. 

En conclusión: el 7 y 8 de junio tuvo lugar la Cumbre del Grupo de Shangai en la capital de Kazijistán, la primera en la que participan India y Pakistán de reciente incorporación;  en este grupo convergen dos proyectos geopolíticos: la Unión Euro-Asiática de Rusia, que tiene matriz comercial y el de la Ruta de la Seda de China centrado en la Infraestructura y el transporte; la OGS se muestra muy prudente en cuanto a la incorporación de nuevos miembros, pero sus “observadores” y sus “socios de diálogo” dan una idea de su posible ampliación y  la lucha contra el terrorismo fundamentalista islámico y la guerra civil de Siria fueron temas principales en esta Cumbre que respaldó la estrategia de Rusia en este conflicto y la de China en Corea del Norte.  

 
GLOBAL TRENDS 2035
¡nuevo!


EL MUNDO EN 2035

ACTUALIDAD

ARGENTINA
La particular elección porteña

LATINOAMÉRICA
El TLC entre China y el MERCOSUR

INTERNACIONAL
El surgimiento de una nueva era

EVOLUCIÓN SOCIOPOLÍTICA
Balance de la conflictividad social argentina durante abril

DEFENSA
¿Ante una crisis por error de cálculo?

OPINIÓN PÚBLICA
Seguimiento de intención de voto a presidente (Dic 2013 - Nov 2015)

OPINIÓN
Proyección del bicentenario de Chacabuco

SECCIONES

ARGENTINA

BOLIVIA
BRASIL

CHILE

COLOMBIA
COYUNTURA
CUBA
DEFENSA
EL SALVADOR
EVOLUCION SOCIOPOLITICA
HONDURAS
IBEROAMERICA
INTERNACIONAL
LAS AMERICAS
LATINOAMERICA

MEXICO

MUNDO
NICARAGUA
OPINION PUBLICA
PARAGUAY

PERU

URUGUAY

VENEZUELA

Opinion Publica Indicadores de opinion publica de Argentina Indicadores de opinion publica de Argentina Indicadores de opinion publica de America Latina

Archivo historico banner_cp.jpg


Indicadores