Navegador

Buscador

Investigaciones sobre Defensa

Suscripción a newsletter

Si desea recibir nuestro newsletter, por favor ingrese sus datos.
 
Inicio arrow Análisis arrow Argentina arrow Por qué es importante la eleccion de octubre

Por qué es importante la eleccion de octubre PDF Imprimir E-Mail
Jun-27-17 - por Rosendo Fraga

De las siete elecciones presidenciales realizadas a partir de 1983, en seis de ellas, la elección previa a la presidencial anticipó la derrota o victoria de quien gobernaba en la presidencial siguiente. 

En una visión más larga, los cuatro presidentes no-peronistas electos antes que Macri desde el 17 de octubre de 1945, (Frondizi, Illia, Alfonsín y De la Rua) todos entraron en crisis tras perder la elección en la provincia de Buenos Aires y tuvieron problemas de gobernabilidad después. 

Es por ello que ganar o perder la provincia de Buenos Aires, es ganar o perder la elección nacional. No sólo porque este distrito es el 40% de los votos, sino porque el efecto de la elección se nacionaliza. 

Tomando las últimas cuatro elecciones de medio mandato, el triunfo de Duhalde para senador en 1999 en esta provincia, el de Cristina Kirchner en 2005 para el mismo cargo y distrito, el de Narváez para diputado nacional en 2009 y el de Massa en 2005, definieron el efecto nacional, más allá de la suma nacional de votos, que fue a favor del gobierno nacional en las dos primeras y en contra en las dos últimas. 

Con estos antecedentes, ganar por un voto la provincia de Buenos Aires, será ganar la elección nacional. 

No son antecedentes que permitan un pronóstico matemático hacia el futuro, pero si determinan percepciones políticas. 

Si la lista de Cambiemos encabezada por Esteban Bullrich gana, comenzará a percibirse a Mauricio Macri como un Presidente de ocho años y si pierde, como una de cuatro, aunque las cosas después puedan ser distintas.   

El Presidente ya un año atrás, asumió esta situación. En agosto de 2016, en su discurso de apertura del “Mini Davos” que se realizó en el Centro Cultural Kirchner, dijo “Creo que vamos a tener una elección maravillosa, que va a confirmar la dirección que hemos elegido”. 

Tres meses atrás, manifestó que en esta elección se juega “su éxito o su fracaso”. Es una suerte de apuesta al todo o nada. 

En febrero, la gobernadora María Eugenia Vidal dijo que se podía perder la elección en la provincia y que si ello sucedía no iba a estar en riesgo la gobernabilidad. Pero esta visión, duró como estrategia sólo un día, ya que debió alinearse con la estrategia nacional centrada en “polarizar” la elección contra el Kirchnerismo. 

Pero la irrupción de la Cristina en la puja política, ha sumado dudas sobre el rumbo económico. Dos meses atrás, el Embajador de Japón en Buenos Aires, una semana antes que el Presidente argentino visitara su país, dijo que los inversores de su país esperaban la definición de la elección legislativa para tomar decisiones. 

Hace un mes, los embajadores de Alemania, Francia e Italia ante nuestro país, en un seminario sobre la UE y Argentina, plantearon en forma coincidente, que los inversores de sus países temían un retorno del populismo en Argentina. 

No hay embajador de EEUU en funciones, pero el último que ejerció ese cargo, Noah Mamet, dijo al mismo tiempo que los inversores estadounidenses esperan las definiciones políticas para tomar decisiones. 

La decisión adoptada el 20 de junio por un banco de inversión de postergar la elevación de Argentina, de mercado de frontera a mercado emergente por un año, tuvo la misma argumentación: esperar para verificar cuando sustentables con en el tiempo los cambios de política económica de esta administración. 

Puesto en este contexto, las PASO que tienen lugar el 13 de agosto ya adquirirán significación. Ninguna de las opciones que finalmente competirán en la provincia de Buenos Aires, tendrán competencia. (Las dos listas que iban a competir con Randazzo todavía no han presentado los avales necesarios). Ello hace que el único significado de esta elección primaria obligatoria, sea anticipar el resultado del 22 de octubre. 

Como antecedente, cuatro años atrás fue lo que sucedió. A minutos del cierre de listas, fracasó en 2013 el intento de construir un gran frente anti-K, con Massa, Macri, Scioli y Narváez. Al final sólo los dos primeros integraron esta alianza. El tercero se mantuvo en las filas kirchneristas y el último compitió por su lado. 

En las PASO, Massa obtuvo 36% e Insaurralde 30%. En las elecciones, el primero llegó al 44% y el segundo sólo subió al 32%. La diferencia a favor del primero entre que en las primarias fue de 6 puntos en la elección llegó a 12. Se acentuó la polarización y la reasignación de votos de las terceras fuerzas, fue más a favor del primero que el segundo. 

No es un pronóstico, pero si un precedente a tener en cuenta. 

 
BALANCES Y PERSPECTIVAS ¡nuevo!

ARGENTINA:
Balance 2016 | Perspectivas 2017
LATINOAMÉRICA:
Balance 2016 | Perspectivas 2017
MUNDO:
Balance 2016 | Perspectivas 2017

ACTUALIDAD

ARGENTINA
La particular elección porteña

LATINOAMÉRICA
El TLC entre China y el MERCOSUR

INTERNACIONAL
El surgimiento de una nueva era

EVOLUCIÓN SOCIOPOLÍTICA
Balance de la conflictividad social argentina durante abril

DEFENSA
¿Ante una crisis por error de cálculo?

OPINIÓN PÚBLICA
Seguimiento de intención de voto a presidente (Dic 2013 - Nov 2015)

OPINIÓN
Proyección del bicentenario de Chacabuco

SECCIONES

ARGENTINA

BOLIVIA
BRASIL

CHILE

COLOMBIA
COYUNTURA
CUBA
DEFENSA
EL SALVADOR
EVOLUCION SOCIOPOLITICA
HONDURAS
IBEROAMERICA
INTERNACIONAL
LAS AMERICAS
LATINOAMERICA

MEXICO

MUNDO
NICARAGUA
OPINION PUBLICA
PARAGUAY

PERU

URUGUAY

VENEZUELA

Opinion Publica Indicadores de opinion publica de Argentina Indicadores de opinion publica de Argentina Indicadores de opinion publica de America Latina

Archivo historico banner_cp.jpg


Indicadores