Navegador

Buscador

Investigaciones sobre Defensa

Suscripción a newsletter

Si desea recibir nuestro newsletter, por favor ingrese sus datos.
 
Inicio

La oposición y el antikirchnerismo, divididos en tres PDF Imprimir E-Mail
Jun-26-17 - por Rosendo Fraga

El 22 de octubre, se elegirán veinticuatro senadores nacionales y sólo tres de ellos -un octavo- en la provincia de Buenos Aires. De los 127 diputados nacionales que se eligen el mismo día, nada más que 35 -menos del 30%- pertenecen a dicho distrito, que tiene el 38% del padrón electoral nacional. 

Pero la historia muestra que en este tipo de elecciones legislativas de medio mandato, ganar o peder la elección es ganar o perder la provincia de Buenos Aires. No hay segunda vuelta y un voto define el resultado. 

Ello explica porque el cierre de listas ratificó que la atención está y estará centrada en la decisiva provincia de Buenos Aires. 

Que el Peronismo vaya divido en este distrito, ha sido la constante, no la excepción. En 2005, la puja electoral se libró entre Cristina Fernández de Kirchner por el Frente para la Victoria e Hilda Duhalde por el PJ, imponiéndose la primera por 46% sobre 20% de la segunda. Cuatro años después, para diputados nacionales, la lista del PJ Disidente que encabezaba Francisco de Narváez, se impuso con 35%, sobre la de Néstor Kirchner que llegó al 32%. La última elección de este tipo tuvo lugar en 2013 y el Frente Renovador con Sergio Massa encabezando la lista tuvo 44%, frente del candidato kirchnerista, Martín Insaurralde que quedó relegado al 32%. 

La “polarización” -la suma de votos en este tipo de elección entre los dos primeros- fue  atenuada y en las últimas tres elecciones osciló entre el 66% y el 76% de los votos.

La gran novedad, es que por primera vez en cuatro elecciones bonaerenses de medio mandato, la puja por el primer lugar no se dará entre dos facciones del Peronismo, sino que será entre una opción no-peronista (Cambiemos) y otra proveniente del Peronismo (probablemente Unión Ciudadana), encabezada por la ex Presidente Cristina Fernández de Kirchner. 

Que el Peronismo esté dividido en tres, con listas encabezadas por ella, Sergio Massa y Florencio Randazzo, es una ventaja para el oficialismo, que le puede permitir ganar como primera minoría con algo más de un tercio de los votos. 

Pero al mismo tiempo, el “anti-kirchnerismo” también se presenta dividido en tres, ya que lo representan Cambiemos, la coalición de Massa y Stolbizer y el Frente Justicialista de Randazzo. Que tres ofertas compitan por confrontar con la ex Presidente, limita las posibilidades del oficialismo nacional y bonaerense de polarizar el voto contra la ex Presidente. 

En cuanto al factor territorial, el gobierno nacional y el provincial están con la lista de Cambiemos que lleva a Esteban Bullrich como primer candidato a senador nacional. Pero la relación de fuerzas es diferente en los municipios. En el conurbano,- donde están dos cada tres votos bonaerenses,- Cambiemos tiene uno cada cuatro y Cristina más de la mitad, incluyendo los dos más poblados (Matanza y Lomas de Zamora). Massa y Randazzo y Massa cuentan con dos cada uno en este ámbito.

Cristina como es su contante, se modera en campaña. Está haciendo hoy lo que hizo en las presidenciales de 2007 y 2011. Cuando gobierna y hace política confronta, cuando está en campaña seduce. 

El deterioro de la situación social será su eje de campaña, cuando el conurbano bonaerense tiene el record de desempleo del país con 11,8% y un nivel de pobreza por encima del promedio. 

Cambiemos por su parte centrará su campaña en la inseguridad, empeñando hasta el último hombre de los cuerpos especiales y las últimas reservas de la policía bonaerense y las fuerzas de seguridad federales en las esquinas más peligrosas del conurbano. 

También apelará a la corrupción, pero no es un tema que concentre la atención de los votantes de las franjas más populares del conurbano, aunque si en las ciudades del interior de la provincia, donde el peso del Peronismo siempre ha sido menor. 

Los escenarios serán diferentes si el 22 de octubre Cambiemos ha ganado o perdido por un voto la provincia de Buenos Aires. Si la gana, se instalará la percepción de que Macri gobernará un ciclo de ocho años. Si la pierde, de que será sólo de cuatro, aunque las cosas después puedan ser diferentes. 

Para Cristina, ganar es avanzar sobre su candidatura presidencial para 2019. Si pierde, buscará atrincherarse en el Senado con un bloque propio para seguir existiendo. 

 
BALANCES Y PERSPECTIVAS ¡nuevo!

ARGENTINA:
Balance 2016 | Perspectivas 2017
LATINOAMÉRICA:
Balance 2016 | Perspectivas 2017
MUNDO:
Balance 2016 | Perspectivas 2017

ACTUALIDAD

ARGENTINA
La particular elección porteña

LATINOAMÉRICA
El TLC entre China y el MERCOSUR

INTERNACIONAL
El surgimiento de una nueva era

EVOLUCIÓN SOCIOPOLÍTICA
Balance de la conflictividad social argentina durante abril

DEFENSA
¿Ante una crisis por error de cálculo?

OPINIÓN PÚBLICA
Seguimiento de intención de voto a presidente (Dic 2013 - Nov 2015)

OPINIÓN
Proyección del bicentenario de Chacabuco

SECCIONES

ARGENTINA

BOLIVIA
BRASIL

CHILE

COLOMBIA
COYUNTURA
CUBA
DEFENSA
EL SALVADOR
EVOLUCION SOCIOPOLITICA
HONDURAS
IBEROAMERICA
INTERNACIONAL
LAS AMERICAS
LATINOAMERICA

MEXICO

MUNDO
NICARAGUA
OPINION PUBLICA
PARAGUAY

PERU

URUGUAY

VENEZUELA

Opinion Publica Indicadores de opinion publica de Argentina Indicadores de opinion publica de Argentina Indicadores de opinion publica de America Latina

Archivo historico banner_cp.jpg


Indicadores