Navegador

Buscador

Investigaciones sobre Defensa

Suscripción a newsletter

Si desea recibir nuestro newsletter, por favor ingrese sus datos.
 
Inicio

El despliegue del conflicto estratégico PDF Imprimir E-Mail
Jun-22-17 - por Rosendo Fraga

El epicentro del conflicto estratégico militar global sigue estando en el Asia, siendo Corea del Norte el mayor riesgo. No cabe duda que este país tiene el arma nuclear y las dudas son la cantidad de armas de este tipo (los cálculos van entre 13 y 30 bombas) y el alcance de sus misiles. Los tiene de corto alcance, los está terminando de desarrollar de mediano y da pasos para tenerlos intercontinentales. Los lanzamientos de misiles realizados en lo que va del año, alcanzan a diez, realizados en violación de disposiciones de la UN. EE.UU. ha completado el despliegue de tres de sus portaaviones (Vinson, Reagan y Nimitz) con sus respectivos grupos aeronavales y de desembarco frente a las costas de este país. De acuerdo a su doctrina militar, tres son los grupos con los cuales hay que contar en el teatro de operaciones para emprender una acción ofensiva. La muerte de un estudiante estadounidense que estuvo preso en Nor-Corea, ha llevado a Trump a enviar aviones supersónicos a las bases militares que tiene en la región en Japón y Corea del Sur. Al mismo tiempo, el destructor Dewey de la Marina estadounidense navegó a principios de junio a 20 millas de las islas artificiales construidas por el gobierno chino en lo que denomina el “Mar del Sur de China”, que es el conflicto más relevante entre Washington y Beijing en términos territoriales. 

La segunda prioridad es el conflicto bélico contra el EI en Irak y Siria, donde están en conflicto EE.UU. y Rusia. Esta organización terrorista ha perdido la mitad del territorio de su “Califato” ocupado en 2014 en ambos países. Pero ha logrado prolongar la resistencia en sus dos capitales Mosul (Irak) y Raqqa (Siria). En la primera, las fuerzas iraquíes combaten junto con milicias kurdas entrenadas y armadas por los EE.UU., junto con tropas de élite de este país e intensos bombardeos de su Fuerza Aérea. En la segunda, las fuerzas de Assad combaten al EI con apoyo de Rusia a Irán, que tienen tropas terrestres en el terreno. A su vez las milicias opositoras a Assad también combaten al EI con apoyo de la coalición militar liderada por EE.UU. que realiza intensos bombardeos, no sólo contra el EI, sino también contra las fuerzas de Assad. A partir del derribo de un avión sirio por parte de fuerzas estadounidenses, tropas sirias con apoyo ruso-iraní y milicias contrarias a Assad con apoyo de EE.UU. y sus aliados, han entrado en combate a 40 kilómetros de Raqqa. Moscú anunció que derribará aviones estadounidenses si éstos siguen atacando las Fuerzas de Assad. Al mismo tiempo, Washington muestra fuertes contradicciones en su política en el Golfo Pérsico. A fines de mayo, Trump visitó Arabia Saudita, cerrando el mayor contrato militar de la historia, al vender a este país armas modernas por 320.000 millones de dólares, durante más de una década. Pero tras apoyar el bloqueo del gobierno saudí a Qatar, la semana pasada EE.UU. anunció la venta de 36 aviones de combate modernos a este país del Golfo, vendiendo así al mismo tiempo armas ofensivas a las dos partes del conflicto abierto entre las monarquías del Golfo Pérsico. 

La tercera prioridad del conflicto estratégico-militar global es Afganistán y EE.UU. ha decidido aumentar considerablemente su despliegue militar en el país. Washington teme hoy un “derrumbe” del gobierno afgano pro-Washington, como sucediera en los setenta con el vietnamita del sur o en los ochenta con el pro-soviético en el mismo Afganistán. Desde 2001, las fuerzas estaounidenses en el marco de la primea operación extra-regional de la OTAN vienen combatiendo a los talibanes en el país e intentando fortalecer un gobierno local que combata contra ellos. El problema involucra a Pakistán -una de las cuatro potencias nucleares declaradas del Asia junto con China, Rusia e India- que tiene amplia frontera con Afganistán y donde los talibanes tienen bases de apoyo. Las fuerzas afganas sólo controlan el 57% del territorio y han sido derrotadas por los talibanes en las últimas batallas que se han librado. Para 2017, el demorado repliegue de Obama contemplaba quedaran sólo 5.000 hombres. Pero hay 8.900 los que se aumentarán entre 3.000 y 5.000 más en los próximos meses. Se trata de una decisión adoptada por el estamento militar de la Administración Trump que confirma su poder creciente: ha sido la opinión coincidente de tres militares: el Secretario de Defensa (Mattis), el titular del Consejo de Seguridad Nacional (Mc Master) y el comandante estadounidense en Afganistán (Nicholson). 

La cuarta prioridad -aunque primera para los medios occidentales- es el terrorismo fundamentalista islámico en Europa. En 2016 fueron detenidas en la Unión Europea 718 acusadas de pertenecer a las redes del terrorismo fundamentalista islámico, articuladas por el EI, Al Qaeda y otras organizaciones menos notorias. En lo que va del año, dicha cifra se ha incrementado. Los últimos días muestran la complejidad del problema, aunque los muertos no hayan sido muchos. En Paris, un terrorista hace estallar un auto con explosivos contra un móvil policial en los Campos Eliseos. Es detenido con un arsenal y estaría vinculado al EI. En Bruselas, un terrorista suicida es abatido en el aeropuerto cuando se disponía a hacer estallar una carga explosiva. En Londres, en una represalia contra el terrorismo fundamentalista islámico, un mecánico desempleado atropelló una decena de musulmanes que salían de rezar en unan mezquita, matando a uno e hiriendo a los demás. El incendio en Londres de un edificio donde vivían familias musulmanas, provocando 79 muertos y desaparecidos, ha incrementado la tensión inter-racial en la capital británica cuyo alcalde es musulmán. Todo ello crea un temor creciente en Europa. Pero cabe recordar que entre  las victimas mortales del terrorismo fundamentalista islámico en el mundo en lo que va del año, hay más de 10 musulmanes por cada no-musulmán muertos en occidente. Es decir que el terrorismo fundamentalista islámico es ante todo un conflicto-intra musulmán, aunque en Europa y EE.UU. se lo percibe básicamente como anti-occidental, que también lo es.   

En conclusión: el epicentro del conflicto estratégico global está en el Asia y se desarrolla entorno a Corea del Norte y el Mar del Sur de China; el conflicto con el EI en Irak y Siria puede ser considerado la segunda prioridad, con EE.UU. y Rusia empeñándose cada vez más en apoyo de facciones enfrentadas, aunque ambas están contra el EI;  evitar que caiga el gobierno de Afganistán en manos de los talibanes es prioridad para EE.UU., que ha decidido aumentar sus tropas en el país para impedirlo; por último, desde una perspectiva global, el terrorismo fundamentalista islámico en Europa puede ser considerado como la cuarta prioridad, pero es la primera para el 8% de la población que vive en ella.

 
BALANCES Y PERSPECTIVAS ¡nuevo!

ARGENTINA:
Balance 2016 | Perspectivas 2017
LATINOAMÉRICA:
Balance 2016 | Perspectivas 2017
MUNDO:
Balance 2016 | Perspectivas 2017

ACTUALIDAD

ARGENTINA
La particular elección porteña

LATINOAMÉRICA
El TLC entre China y el MERCOSUR

INTERNACIONAL
El surgimiento de una nueva era

EVOLUCIÓN SOCIOPOLÍTICA
Balance de la conflictividad social argentina durante abril

DEFENSA
¿Ante una crisis por error de cálculo?

OPINIÓN PÚBLICA
Seguimiento de intención de voto a presidente (Dic 2013 - Nov 2015)

OPINIÓN
Proyección del bicentenario de Chacabuco

SECCIONES

ARGENTINA

BOLIVIA
BRASIL

CHILE

COLOMBIA
COYUNTURA
CUBA
DEFENSA
EL SALVADOR
EVOLUCION SOCIOPOLITICA
HONDURAS
IBEROAMERICA
INTERNACIONAL
LAS AMERICAS
LATINOAMERICA

MEXICO

MUNDO
NICARAGUA
OPINION PUBLICA
PARAGUAY

PERU

URUGUAY

VENEZUELA

Opinion Publica Indicadores de opinion publica de Argentina Indicadores de opinion publica de Argentina Indicadores de opinion publica de America Latina

Archivo historico banner_cp.jpg


Indicadores