Navegador

Buscador

Investigaciones sobre Defensa

Suscripción a newsletter

Si desea recibir nuestro newsletter, por favor ingrese sus datos.
 
Inicio arrow Análisis arrow Proyecciones e incertidumbres de la crisis brasileña

Proyecciones e incertidumbres de la crisis brasileña PDF Imprimir E-Mail
May-24-17 - por Rosendo Fraga

La crisis de Brasil es considerada una amenaza regional, pero por lo menos hasta ahora, no global. Aunque Brasil es la séptima economía del mundo, debajo de Francia y el Reino Unido que son la quinta y la sexta, los mercados no perciben que su crisis pueda tener el efecto global que tuvieron las crisis de México, Indonesia y Rusia en los noventa. Los BRICSA, que reúnen a los países emergentes más importantes (China, India, Rusia y Sudáfrica además de Brasil), no dan señales de inquietud o incertidumbre por la crítica situación política y económica que afecta a la economía más grande de América Latina. Pero los efectos de esta crisis se hacen sentir claramente en esta región y en particular en América del Sur. El impacto de esta crisis llega con más fuerza a los países del Mercosur, luego a los de la región Andina y después a México y América Central. Es claro que la sufrirá más Argentina que México. Uruguay, Paraguay y Bolivia que los países de América Central. El efecto es triple: a) En comercio, cuando más dependa un país de al región de las exportaciones a Brasil, más sufrirá. b) En finanzas, cuanto mayor sea la dependencia del endeudamiento, mayor será el costo. c) En lo político, en razón de que a mayor incertidumbre política, mayores serán los efectos de la crisis brasileña. 

No hay actores ni globales ni regionales hoy con capacidad de incidir en el desarrollo de la crisis que sufre Brasil. Es un país muy grande, para que otro u otros tengan capacidad o posibilidad de influir en ella. Los EEUU de Trump, no dan prioridad a América del Sur. El Presidente estadounidense se ha limitado a decir semanas después de asumir, que iba a buscar una alianza con tres países de América del Sur: Perú, Argentina y Colombia y coherente con ello recibió a sus tres presidentes sucesivamente. Pero se ha mantenido relativamente distante de la crisis venezolana, como lo hará ahora con la brasileña. China, tiene importantes lazos comerciales y e de inversiones en Brasil, de quien es su principal socio en intercambio. Pero el país sudamericano está fuera de sus prioridades estratégicas. La dimensión de un rescate financiero de Brasil -la deuda es 75% del PBI y el pago de intereses requiere el 7% anual del mismo- sería de una dimensión que superaría por mucho el que dio EEUU a México cuando la crisis del Tequila a mediados de los años noventa. El 24 de mayo, asume el nuevo Presidente de Ecuador, el oficialista Lenin Moreno. Asistirán la mayoría de los presidentes sudamericanos. Unasur, que reúne a los 12 países que están al sur del Canal de Panamá, tiene como Presidente “pro-tempore” a Macri, quien intentará tratar el tema con sus colegas de este grupo. Pero no es fácil que los demás países de UNASUR -que se ha estado inactiva en los últimos meses por las diferencias que genera la crisis venezolana- logre concretar alguna gestión concreta más allá de lo declarativo. 

La crisis política ha escalado, dividiendo a la coalición oficialista, cuando la economía comenzaba a recuperarse. En el primer trimestre volvió a crecer tras dos años de caída. El 1,12% de crecimiento fue un muy buen arranque, que auguraba que el país crecería más de lo previsto. En abril, por primera vez en más de dos años, se registró aumento del empleo formal. Se crearon 60.000 puestos de trabajo registrados, frente a una pérdida de 64.000 en marzo y cuando el país sufre el record de desempleo de su historial, con 13,4%. La crisis política comienza por poner en duda un hecho que los mercados juzgaban vital: que la cámara de diputados apruebe el 31 de mayo la reforma previsional. Detrás de la denuncia a partir de la delación del titular de un grupo importante en la industria de la carne (Battista de JBS), se manifiesta la división de la coalición que sostenía a Temer. El diario O’Globo -el más importante de Brasil- pidió su renuncia, pero Folha de Sao Pablo, lo sigue defendiendo. El ex presidente Cardoso también ha pedido la renuncia del Presidente y su partido (PSDB) no concurrió a un dialogo con los dirigentes de su coalición que convocó Temer el domingo 21 por la noche. Temer por su parte contra-ataca, niega los cargos, denuncia que las pruebas están manipuladas e insiste en que no renunciará. A su vez el máximo tribunal del país, decidió postergar la definición sobre si avanza o no en la investigación esta nueva denuncia contra Temer. En este marco, la oposición con eje en el PT, en las calles pide elecciones directas ya y Lula -cada vez más complicado también en las investigaciones de corrupción- pide la renuncia de Temer y también que se adelanten las elecciones, que deben hacerse recién en el último trimestre de 2018.  

La crisis no tiene una salida fácil y puede prolongarse varias semanas. Temer no esta dispuesto a renunciar y luchará por retener el poder hasta su ultima posibilidad. El desplazamiento por juicio político como sucedió el año pasado con Dilma, requiere un proceso complejo, que en el caso de ella, se desarrolló en las dos cámaras del Congreso entre mayo y agosto. Por ahora no parece existir la mayoría parlamentaria para desplazarlo. Cabe la posibilidad que la Suprema Corte decida avanzar con la investigación de este caso y condene a Temer. Pero ello llevará meses. También es posible que el máximo Tribunal Constitucional, lo condene junto con Dilma, en la causa por finananciamiento ilegal de su campaña. En caso que los fallos judiciales precipitaran su renuncia, asume la Presidencia un aliado de Temer (Maia), que es Presidente de la Cámara de Diputados, quien debe convocar al Congreso para elegir que ciudadano terminará el mandato. En este caso no hay un candidato claro. Los mercados impulsan al Ministro de Economía (Mireilles), la oposición de centro-derecha al ex Presidente Cardoso y hasta se menciona a un ex ministro de Lula y Dilma (Jobim), un jurista respetado que ocupó el Ministerio de Defensa en sus gobiernos. Las elecciones anticipadas, requieren la reforma de la Constitución, lo que es un proceso largo y complejo, que no sólo requiere mayorías calificadas reiteradas en las dos cámaras del Congreso, sino también la ratificación de las legislaturas estaduales. 

En conclusión: la crisis político-económica de Brasil es percibida como una amenaza regional, pero por lo menos hasta ahora no como global; no hay actores globales o regionales con aptitud de ejercer una influencia concreta en ella, que se resolverá en términos nacionales; la crisis ha escalado dividiendo a la coalición oficialista justo cuando la economía y el empleo comenzaban a recuperarse y  la situación no tiene una salida fácil y puede prolongarse semanas o incluso meses, siempre que no actúe un imponderable que altere o acelere la crisis.

 
GLOBAL TRENDS 2035
¡nuevo!


EL MUNDO EN 2035

ACTUALIDAD

ARGENTINA
El concepto de la reforma laboral

LATINOAMÉRICA
La elección de Venezuela y sus efectos políticos

INTERNACIONAL
Un mundo tenso e incierto

EVOLUCIÓN SOCIOPOLÍTICA
Balance de la conflictividad social argentina durante septiembre

DEFENSA
El debate sobre defensa y seguridad

OPINIÓN PÚBLICA
Seguimiento de intención de voto a presidente (Dic 2013 - Nov 2015)

OPINIÓN
Proyección del bicentenario de Chacabuco

SECCIONES

ARGENTINA

BOLIVIA
BRASIL

CHILE

COLOMBIA
COYUNTURA
CUBA
DEFENSA
EL SALVADOR
EVOLUCION SOCIOPOLITICA
HONDURAS
IBEROAMERICA
INTERNACIONAL
LAS AMERICAS
LATINOAMERICA

MEXICO

MUNDO
NICARAGUA
OPINION PUBLICA
PARAGUAY

PERU

URUGUAY

VENEZUELA

Opinion Publica Indicadores de opinion publica de Argentina Indicadores de opinion publica de Argentina Indicadores de opinion publica de America Latina

Archivo historico banner_cp.jpg


Indicadores